Sesión "Inversión y Fortalecimiento de Cadenas Regionales de Valor como Motor para la Recuperación Económica" de la Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores del BID, 19 de marzo del 2021

 

Palabras de Angel Gurría,

Secretario General, OCDE

Paris, 19 de marzo 2021

Estimado Presidente Duque, Presidente Claver-Carone, amigos y amigas:

Es un gusto participar en este foro sobre inversión y fortalecimiento de cadenas regionales de valor como motor para la recuperación económica.

El choque de la pandemia y las tensiones que han sufrido las cadenas de suministro han llevado a muchas empresas a reevaluar y reorganizar sus cadenas de suministro. Esto presenta una gran oportunidad para que los países de América Latina y el Caribe refuercen su integración regional y diversificación económica, ya que en 2015 solo el 16% de las exportaciones totales de ALC estaban destinadas al mercado regional, comparado con el 49% en el mercado del TLCAN.

Un elemento clave para una recuperación fuerte y duradera es la diversificación económica. La diversificación facilita el control de la volatilidad, la expansión de las oportunidades de mercado, y fomenta resultados más incluyentes para las PYMES, las mujeres y los grupos menos representados. La diversificación es también un catalizador importante para el aumento de la productividad, lo que resulta particularmente relevante dado que el nivel total de los factores de productividad en América Latina es solo alrededor del 37% del de los Estados Unidos.

Algunos países de la región ya han logrado avances en este campo. En el caso de Colombia, se adoptó la Política de Desarrollo Productivo en 2016. Y Costa Rica, que actualmente exporta más de cuatro mil productos distintos, tiene un largo recorrido en materia de integración en los mercados globales.

Permítanme compartir cuatro elementos que para nosotros son claves para alcanzar una diversificación económica exitosa: 1.) sistemas de incentivos que fomenten el comercio y la competencia efectiva; 2.) inversiones y reformas dirigidas a la reducción de los costes del comercio; 3.) medidas de apoyo al ajuste y la reasignación de los recursos; y 4.) intervenciones públicas para corregir los fallos normativos y del mercado.

Si bien son muchas las vías que conducen a una mayor diversificación, todas se apoyan en el comercio y la inversión. Y es que una estrategia de diversificación exitosa debe prever la adopción de nuevas tecnologías, la servificación de la producción y la reasignación de recursos entre sectores y entre empresas.

Asimismo, para crear sistemas eficientes de incentivos es preciso examinar las políticas en un amplio rango de ámbitos.

En este sentido, la OCDE cuenta con una serie de instrumentos que pueden ayudar a ALC a diseñar políticas idóneas para la diversificación. Por ejemplo, los índices de la OCDE de restrictividad del comercio de servicios (IRCS/STRI) y de la regulación de la inversión extranjera directa (IED) señalan los ámbitos que requieren una mayor liberalización para facilitar las inversiones y la integración en las redes internacionales de producción. De hecho, el año pasado, el IRCS identificó 115 cambios de políticas en 26 países, la mayoría afectando los flujos de inversión extranjera directa, incluyendo en países de ALC.

De igual modo, el Marco de Acción para la Inversión y la Guía de la OCDE de Debida Diligencia para una Conducta Empresarial Responsable puede ayudar a garantizar que las políticas de inversión sean abiertas y no creen distorsiones, generando a la vez resultados positivos y más inclusivos.

Señoras y señores,

Ahora que nuestras economías están en vías de recuperación, es el momento de sentar las bases para un mejor crecimiento, un crecimiento más resiliente, mas inclusivo, mas verde, a través de una mayor diversificación e integración de las cadenas regionales de valor.

Para ello, cuenten con el apoyo de la OCDE.

 

Documents connexes

 

Annual report
Découvrez
l'OCDE
Téléchargez
Brochure
Rapport
annuel
Téléchargez