Con más de 1 millón de personas en el mundo afectadas por la COVID-19 y la mitad de la población mundial experimentando medidas de confinamiento, los gobiernos nacionales están adoptando una amplia gama de medidas para responder con medidas específicas y hacer frente a la emergencia de salud pública y sus repercusiones económicas. La OCDE estima que, por cada mes de medida de contención estricta, habrá una pérdida de 2 puntos porcentuales en el PIB anual. El impacto de la crisis COVID-19 ese manifiesta de forma diferenciada en los países, impactando con mayor intensidad algunas algunas regiones y ciudades más que otras. La combinación de medidas nacionales y subnacionales y la capacidad de trabajar conjuntamente, son fundamentales para dar una respuesta eficaz a esta crisis y, en última instancia, a cualquier emergencia. Al 3 de abril, las respuestas de los gobiernos nacionales y subnacionales pusieron de manifiesto que:

  • La COVID-19 tiene un gran impacto regional, que exige respuestas diferenciadas de gobernanza y de política. El impacto regional y local de la crisis ha sido bastante asimétrico. En China, el 83% de los casos confirmados se concentraron en la provincia de Hubei. En Italia, el norte del país fue el más afectado y Lombardía registró el mayor número de casos (alrededor del 41% del total de casos en Italia). En Francia, las regiones de Île-de-France (37% de los casos) y Grand Est (29%) fueron las más afectadas a partir del 1 de abril. En los Estados Unidos, el estado de Nueva York tiene la mayor proporción de casos de COVID-19 (40%). Los países están manejando la asimetría de diversas maneras. En China, el gobierno central asignó a la provincia de Hubei 35 millones de yuan en subvenciones generales que se utilizarán a discreción del gobierno provincial, siguiendo la orientación de la política nacional. El gobierno francés está trasladando a los pacientes de las regiones más afectadas a otras que están menos afectadas. Italia está negociando la aplicación de fondos en el marco de la Iniciativa de Respuesta Corona de la UE a los servicios de salud pública, las PYMES, los trabajadores y los hogares. Corea aprobó un presupuesto adicional en marzo de 2020 que incluye que incluye el apoyo a la ciudad de Daegu y a la provincia de Kyeongsang del Norte, dos de las zonas más afectadas.

  • Los gobiernos subnacionales están en la primera línea de la respuesta a la crisis COVID-19. Las autoridades regionales y locales son responsables de aplicar medidas de contención críticas a corto plazo y de realizar actividades de recuperación a más largo plazo, desde la atención sanitaria y social hasta el desarrollo económico y la inversión pública. Los gobiernos subnacionales representan la cuarta parte del total de los gastos de salud pública, en promedio en la OCDE, y oscilan entre más del 90% en Suiza o España y menos del 1% en Francia o Nueva Zelandia. Directa o indirectamente, también prestan apoyo a los miembros de las poblaciones más vulnerables, como los adultos mayores, los migrantes y las personas sin hogar. Para atender a estas demandas se requieren iniciativas proactivas y flexibilidad por parte de todos los niveles de gobierno, que van desde la forma en que se prestan los servicios, hasta el ajuste de los reglamentos que enmarcan dicha actividad. Algunos municipios austríacos ofrecen servicios de entrega de alimentos a las personas enfermas y vulnerables que lo soliciten. Más de 60 ciudades en China han cambiado las normas que rigen la propiedad y permiten un retraso en el cumplimiento de las obligaciones contractuales. Las autoridades locales en Grecia deben elaborar un registro de personas que requieren asistencia, incluyendo a los necesitados. Las medidas del “Estado de Emergencia” en el Japón permiten a las autoridades confiscar grandes edificios para convertirlos en hospitales improvisados. El Gobierno del Reino Unido está introduciendo medidas para dar a los Consejos Locales una mayor flexibilidad y permitirles concentrar más recursos en la respuesta a COVID-19. En los Estados Unidos, los gobiernos estatales están implementando proactivamente medidas de gestión de crisis, incluso en colaboración con sus vecinos.

  • Los gobiernos subnacionales tienen un rol clave que desempeñar en la movilización de herramientas digitales para hacer un mejor seguimiento de la pandemia, el rastreo y los tests, e informar la toma de decisiones en todos los niveles. En Alemania, la prueba del coronavirus se ha incrementado considerablemente desde el comienzo de la crisis y Alemania ahora puede efectuar medio millón de pruebas por semana. La amplia red de laboratorios existente en todo el país ha contribuido a organizar el testeo relativamente muy rápido y a gran escala. La región de Véneto en Italia aplicó con éxito un enfoque múltiple para controlar el virus, dando énfasis a las pruebas exhaustivas, rastreo proactivo, diagnóstico y atención domiciliaria, y monitoreo del personal médico y otros trabajadores vulnerables. En Corea, las autoridades utilizaron la información local de los teléfonos celulares para hacer el seguimiento de los movimientos de las personas infectadas para rastrear los movimientos de las personas infectadas, y muchas municipalidades establecieron módulos de prueba de COVID-19 "drive-through", en los que personal médico con ropa de protección toma muestras de personas en automóviles, lo que facilita la realización de pruebas masivas y continuas. El gobierno de Noruega lanzó una herramienta de información en línea a través de la cual todos los residentes del país pueden informar sobre sus síntomas respiratorios y condiciones subyacentes.

  • Una respuesta coordinada de todos los niveles gubernamentales puede minimizar las fallas en la gestión de la crisis. El mayor riesgo de una acción no coordinada durante una crisis es "pasar la pelota" a otros niveles de gobierno, lo que resulta en una respuesta desarticulada. Este hecho puede generar riesgo colectivo. También puede reavivar el debate entre centralización y descentralización. Sin embargo, no es el grado de centralización o descentralización lo que importa para el éxito de las medidas de respuesta. De hecho, mientras que algunos gobiernos están recentralizando la gestión de la salud en respuesta a la crisis, como Noruega y Suiza, otros como el Reino Unido, la están descentralizando. Lo que importa es la eficacia de los mecanismos de coordinación establecidos y la capacidad de los agentes gubernamentales para alinear las prioridades, aplicar respuestas conjuntas, apoyarse mutuamente y fomentar el intercambio diario de información, incluso con los ciudadanos. La respuesta efectiva a la crisis resalta que los mecanismos de una coordinación dinámica vertical y horizontal son más importantes. El Organismo de Salud Pública del Canadá activó el Centro de Operaciones de la Cartera de Salud (HPOC), que actúa como centro de coordinación de las actividades de respuesta y de apoyo a las operaciones de emergencia en los distintos niveles de gobierno. Chile estableció el Comité Social para COVID-19 reuniendo a representantes gubernamentales a nivel nacional y local, y académicos y profesionales del sector salud. En Alemania, el estado Federal y la Länder decidieron conjuntamente cerrar las actividades económicas no esenciales. España estableció una comisión interministerial para asegurar la coordinación dentro del gobierno, y una comisión interterritorial para apoyar la cooperación entre los diferentes niveles de gobierno.

  • El impacto económico a mediano plazo también diferirá entre las regiones, en función de la exposición de una región a los sectores comerciables, las cadenas de valor mundiales y el tipo de especialización (por ejemplo, el turismo). Las regiones metropolitanas muestran un riesgo relativamente más alto de interrupción del empleo que las demás regiones (OCDE, de próxima publicación). Esto podría dar lugar a diferencias significativas en el empleo y el PIB regionales, lo que afectaría a una recuperación económica bien distribuida. Sin embargo, a mediano y largo plazo es probable que el efecto -incluso con respecto a las repercusiones territoriales en la crisis económica y financiera- sea más uniforme en todas las regiones.

  • La presión sobre las finanzas subnacionales será considerable, a corto, medio y largo plazo. Implementar medidas para abordar el virus aumenta la presión sobre el gasto subnacional. Entretanto, el ingreso subnacional se verá afectado por la reducción de los ingresos derivados de los impuestos, aranceles y tasas o de los activos, que son sensibles a las fluctuaciones económicas y a las decisiones políticas. Es fundamental mitigar el impacto financiero en los gobiernos subnacionales y ayudarlos a comprometer los recursos urgentes necesarios para ayudar a la población o apoyar a las empresas. En Finlandia, el gobierno anunció que Asegurará que no haya lagunas en la financiación de los gobiernos locales, "y una de las primeras medidas anunciadas es el aumento de la participación municipal en los ingresos del impuesto sobre la renta de las empresas". En Francia, el "proyecto de ley de emergencia" permite a los gobiernos subnacionales derogar la norma de gastos adoptada en 2018, que limita el crecimiento de sus gastos de funcionamiento al 1,2%. El gobierno de Noruega anunció una subvención discrecional a los municipios para cubrir los gastos adicionales causados por el brote. En España, ahora se permite a los gobiernos locales asignar hasta 300 millones de euros del excedente de 2019 para financiar la ayuda económica y todo el suministro de atención primaria y atención de dependencia gestionada por los servicios sociales. A nivel regional, un "plan de choque" incluye varias medidas para dotar a las Comunidades Autónomas de más recursos para combatir el coronavirus.

  • Los gobiernos nacionales y subnacionales encabezarán la labor de recuperación económica, inclusive mediante planes de recuperación regionales y locales que probablemente incluyan el apoyo a las empresas y paquetes de estímulo dirigidos a la inversión pública. Parte de esta actividad ya está en marcha. Francia estableció grupos de tareas regionales que incluyen bancos de desarrollo a fin de acelerar las medidas de apoyo a las empresas, mientras que se han desbloqueado 1.000 millones de euros en fondos nacionales y regionales para apoyar a los artesanos, los minoristas y las pequeñas empresas. Polonia anunció un paquete de recuperación económica que incluye promover la inversión pública. La Unión Europea lanzó la "Iniciativa de Inversión de Respuesta Corona" (CRII, complementada por la CRII+) dirigida a los sistemas de atención sanitaria, las PYMES, los mercados laborales y otras partes vulnerables de las economías de los Estados miembros de la UE. Los Estados Unidos aprobaron un paquete de ayuda de 2 billones de dólares para individuos y empresas. Incluye dinero para los hospitales y proveedores de atención médica más afectados, así como asistencia financiera para pequeñas empresas y préstamos para empresas en dificultades.

En menos de tres meses en el primer trimestre de 2020, la crisis COVID-19 se convirtió en una pandemia global, contaminando a casi todos los países y afectando a más de un millón de personas en el mundo. La mitad de la población mundial está experimentando un encierro con fuertes medidas de contención. Las escuelas y las universidades permanecen cerradas para alrededor de mil millones de estudiantes de todas las edades. Además de la crisis de la salud y la tragedia humana, el coronavirus, ya ha afectado profundamente a las economías, el desempleo y la sostenibilidad de las finanzas públicas. Todos los sectores económicos se están viendo afectados, aunque interrumpidas, las cadenas de suministro mundiales, una menor demanda de bienes y servicios importados, una disminución del turismo internacional (OECD, 2020[1]) y una reducción de los viajes de negocios. Las PYMES y los empresarios se verán especialmente afectados por las medidas para contener la propagación del virus (OECD, 2020[2]). El desempleo y el número de solicitantes de ayuda han empezado a aumentar considerablemente. La economía mundial está preparada para una recesión, y la OCDE estima que, por cada mes de contención estricta, habrá una pérdida de 2 puntos porcentuales en el PIB anual (OECD, 2020[3]).

La crisis global COVID-19 tiene una clara dimensión territorial. Primero, el impacto regional y local de la crisis ha sido muy asimétrica dentro de los países – algunas regiones han sido más afectadas que otras, al menos en la fase inicial de la pandemia. En términos económicos, el impacto de la crisis también diferirá a través de las regiones, dependiendo de su dependiendo de su exposición a sectores comercializables, exposición a cadenas de valor globales y tipo de especialización, como el turismo. Sobre todo, regiones turísticas y regiones metropolitanas parecen estar con mayor riesgo de interrupción del trabajo que otras regiones (OCDE, próxima publicación [3]). Segundo, los gobiernos subnacionales – municipalidades y regiones – han estado a la vanguardia de la gestión de la crisis, ya que son responsables de los aspectos críticos de las medidas de contención, la atención médica, los servicios sociales, el desarrollo económico y la inversión pública. Debido a que esas responsabilidades están compartidas entre todos los niveles del gobierno, es esencial tener mecanismos efectivos de coordinación. "La estrecha coordinación entre todos los agentes encargados de la respuesta a nivel central y regional es la base de una respuesta eficaz" (WHO, 2020[4]). Esta nota se centra en la dimensión territorial de COVID-19 y en la gestión de la crisis en todos los niveles de gobierno.

Los gobiernos locales y regionales están en primera línea de la actual crisis COVID-19. En muchos países, los gobiernos subnacionales son los encargados de los aspectos críticos de la atención sanitaria, desde la atención primaria hasta la atención secundaria, incluida la gestión hospitalaria. Adicionalmente, los gobiernos subnacionales tienen responsabilidades clave en los servicios educativos y sociales, los últimos estando particularmente afectados por la crisis del COVID-19, incluyendo el cuidado de los adultos mayores, niños, personas con discapacidad, y otras poblaciones vulnerables. Los gobiernos subnacionales también necesitan garantizar la continuidad de los servicios públicos esenciales, como la distribución de agua y el saneamiento, la recogida y el tratamiento de desechos, la limpieza e higiene de las calles, el transporte público, el orden y la seguridad públicos y los servicios administrativos básicos, protegiendo al mismo tiempo a su propio personal. En particular, los servicios de emergencia y de policía son administrados algunas veces por el estado, las regiones y las municipalidades, y tienen un gran rol que desempeñar en el contexto del confinamiento para garantizar el control, la seguridad y el rescate.

El principal riesgo de la falta de coordinación en el contexto de la gestión de la crisis es “pasar la pelota” a otros niveles de gobierno y tener una respuesta desarticulada ante la crisis. Además de la coordinación vertical, se necesita coordinación horizontal entre jurisdicciones, entre regiones y entre municipios. En última instancia, esto plantea un riesgo colectivo. En sistemas muy descentralizados con mecanismos de coordinación poco desarrollados o débiles, puede haber un incentivo limitado para la cooperación interregional o intermunicipal (por ejemplo, compartiendo equipo, personal especializado, etc.), cuando el apoyo a un vecino puede poner en peligro la propia capacidad de responder adecuadamente a una situación de crisis. También ha surgido una cuestión crítica en las regiones transfronterizas en las que la cooperación se ha hecho más difícil debido al cierre de las fronteras, las restricciones a la circulación, en particular de los trabajadores transfronterizos, y la falta de acuerdos de coordinación eficaces. En la Unión Europea, por ejemplo, la Comisión Europea pidió el 13 de marzo que las medidas en las fronteras fueran "coordinadas, operacionales, proporcionadas y eficaces" en un contexto en que varios Estados miembros de la UE han aplicado cierres de fronteras no coordinados y medidas unilaterales.

El impacto de la crisis COVID-19 puede diferir de manera importante en distintas regiones y municipalidades – algunas estando afectadas más que otras (Figura 1). Como en todas las pandemias, el COVID-19 tiene dimensión espacial que necesita ser gestionada (McCoy, 2020 próxima publicación [4]). En la República Popular China (de ahora en adelante ‘China’), a partir de marzo de 2020, 83% de los casos confirmados se concentraban en la provincia de Hubei. A partir del 31 de marzo, en Italia, el norte del país fue el más afectado, y una de las regiones más ricas de Europa, Lombardía, registró el mayor número de casos (43,208, alrededor del 41% del total de casos en Italia). En Francia, las regiones de Île-de-France (37% de casos) y Grand Est (29%) fueron las más afectadas a partir del 1 de marzo. En España, todas las Comunidades Autónomas ahora están afectadas por el COVID-19, con Madrid (30% de todos los casos en España) como la región más afectada, a partir del 31 de marzo de 2020. En los Estados Unidos, el estado de Nueva York tiene la proporción más alta de casos COVID-19 (40%). Es necesario que los instrumentos de gobernanza e instrumentos fiscales se adapten a esos efectos diferenciados, como las transferencias para apoyar a las regiones más afectadas.

Se puede explicar ese impacto diferenciado por la forma en que se desarrollaron los primeros "grupos" de casos, así como por el hecho de que el contagio puede propagarse más rápidamente en las grandes zonas urbanas, debido a la densidad y la proximidad, si no se introducen con suficiente antelación medidas de prevención, protección o contención. Como McCoy explica para el Reino Unido, los factores socioculturales, demográficos, económicos y geográficos específicos de la zona que influyen en la pauta de transmisión hacen que haya múltiples brotes y mini-epidemias en todo el país.

El impacto económico de la crisis también difiere a través de las regiones, dependiendo de su exposición a los sectores comercializables y a las especializaciones sectoriales. Por ejemplo, las regiones que dependen en mayor medida de la industria del turismo estarán más afectadas que otras regiones. El impacto en el empleo regional y en el PIB pueden variar significativamente entre regiones dentro de los países. Dentro de los países, una vez que se ha contabilizado el impacto en los destinos más turísticos, las regiones capitales u otras regiones metropolitanas suelen mostrar un riesgo relativamente mayor de interrupción del trabajo que otras regiones (OCDE, próxima publicación [3]).

La pandemia de la COVID-19 tiene efectos a corto, a mediano y a largo plazo en el funcionamiento y las finanzas de los gobiernos subnacionales, que se explorarán en las secciones de este documento (Figura 2). Mientras que a corto plazo las prioridades son gestionar la emergencia y la crisis de salud pública, las prioridades a medio plazo se centrarán más en la gestión de la crisis económica, social y de las finanzas públicas, mientras que a largo plazo la actual pandemia exige aumentar la resiliencia de nuestros sistemas sociales y económicos.

Administrar la crisis de salud pública implica adoptar e implementar medidas de emergencia y adaptar otros servicios públicos locales a la situación. En un número de países de la OCDE, los gobiernos subnacionales (estados, regiones y municipalidades) tienen grandes tienen grandes responsabilidades en subnacionales los servicios de salud pública y los hospitales. Los gobiernos representan alrededor del 24,5% del gasto total en salud pública en la OCDE1. Sin embargo, el grado de descentralización en el sector salud varía marcadamente en todos los países de la OCDE (Figura 1.A.1 e Figura 1.A.2 en el Anexo A).

La OCDE desarrolló la tipología para indicar el nivel de descentralización en el sector de la salud en los países de la OCDE (Recuadro 1), basándose en la combinación de tres ratios de gasto en relación con el gasto subnacional: i) como proporción del gasto total en salud pública; ii) como proporción del gasto subnacional total; iii) como participación en el PIB (Figura 1.A.1 e Figura 1.A.2 en el Anexo A).

Las regiones y los gobiernos locales tienen responsabilidades diferenciadas respecto a los servicios de salud. Por lo tanto, esta crisis tendrá un impacto diferenciado dentro del sector gubernamental subnacional. En la mayoría de países federales, la atención sanitaria es una responsabilidad importante de los gobiernos estatales, que son responsables de la atención secundaria, los hospitales y los servicios médicos especializados. Este es el caso en Australia, Austria, España, Suiza y Estados Unidos, por ejemplo. En Canadá, constitucionalmente, los gobiernos provinciales y territoriales son responsables mayormente de la prestación de atención médica, incluidos hospitales y otros servicios sociales. En México, la atención médica ha sido una responsabilidad compartida desde 1996. Bélgica y Alemania son dos excepciones notables entre los países federales. En Alemania, la salud es principalmente una responsabilidad federal. En Bélgica, las regiones y las comunidades se ocupan ahora de mayores responsabilidades en el sector salud, pero solamente desde la reforma del Estado de 2014. La salud es un área clave del gasto para los gobiernos regionales en España (37% del gasto total regional del gobierno), Austria (29%) y Australia (28%), así como en Italia (OECD, Forthcoming[7]). El rol de los gobiernos regionales también puede ser significativo en países unitarios, tales como Dinamarca y Suecia, donde la atención de la salud es casi exclusivamente una responsabilidad de nivel regional, que representa el 90% del gasto regional.

El rol de los municipios en la atención sanitaria se encuentra más en los centros de atención primaria y en la prevención. Sin embargo, en algunos países, los municipios o las entidades de cooperación intermunicipal pueden tener amplias responsabilidades en materia de servicios e infraestructura de atención de la salud. En Finlandia, las municipalidades y las autoridades municipales conjuntas se encargan de la atención primaria y secundaria de la salud. En los Países Bajos hay 25 servicios municipales de salud (GGD), que son estructuras de cooperación intermunicipal establecidas a escala de funcionamiento regional.

La participación de los gobiernos subnacionales en la financiación de la salud pública se ha incrementado en muchos países de la OCDE en los últimos 20 años, por ejemplo, en Dinamarca, en España y en Estados Unidos. Sin embargo, también hubo recentralización en el sector de la salud en algunos países, como Grecia, Hungría, Irlanda y Noruega. En general, la proporción del gasto sanitario en el PIB aumentó un punto porcentual entre 1998 y 2018 en el caso del gobierno general, mientras que aumentó 0,1 puntos porcentuales a nivel subnacional en el promedio no ponderado de la OCDE (Figura 4). Es importante resaltar el incremento del gasto público en salud en los últimos diez años, es decir después de la crisis global de 2008, pues la proporción del PIB ha sido moderada en los niveles de gobierno general y subnacional (respectivamente 0,2 y 0,1 puntos porcentuales). Algunos países han sido seriamente afectados por la recesión económica a raíz de la crisis financiera y las consiguientes medidas de austeridad y recortes de gastos que comenzaron en 2009, incluso en el sector de la salud de varios países, como Grecia y Portugal. En otros, como Estados Unidos, el incremento del gasto público se desencadenó por un aumento de las transferencias gubernamentales a Medicare y Medicaid (OECD, 2020[8]).

El impacto inmediato de la COVID-19 en los gobiernos subnacionales será significativo en los países en los que tienen las mayores responsabilidades en materia de atención sanitaria. Esto podría ser principalmente cierto en países federales donde los gobiernos estatales tienen grandes responsabilidades en materia de salud, como Australia, Austria, Canadá, España, Suiza, y los Estados Unidos, pero también en países unitarios, tales como Italia y los países nórdicos. Los gobiernos subnacionales, en coordinación con el gobierno central o federal, tienen que implementar medidas urgentes de adaptación de infraestructura hospitalaria y servicios a las necesidades que van rápidamente en aumento. En el corto plazo, los servicios de salud se enfrentan a un fuerte aumento de los costos. Esto puede incluir el aumento de los gastos de personal, el costo de nuevos análisis de laboratorio, el consumo de material adicional y el seguimiento de la alimentación, la compra de respiradores, la creación de nuevas camas de hospital, etc. A pesar del hecho que en muchos países la estrategia es responder a la crisis es posponiendo tratamientos médicos que no sean urgentes para crear capacidad sanitaria, es probable que el efecto de los gastos directos previstos siga siendo elevado. En Finlandia, los primeros cálculos sugieren que el efecto directo sobre los proveedores de servicios de salud significará un aumento de los gastos de entre el 10% y el 20% durante 2020-2021, suponiendo que el 35% de la población se vea afectada.

Algunos debates recientes en la gestión de crisis han cuestionado el vínculo entre la descentralización y las disparidades en el acceso a la atención médica. Las disparidades regionales en el acceso al cuidado de la salud son bastante elevadas en algunos países (Figura 5), cuando se le mide por el número de camas hospitalarias por cada 1000 habitantes. Algunas investigaciones señalan que las disparidades regionales en los resultados de salud no han aumentado después de la descentralización del gasto en atención médica en España e Italia (Lopéz-Casasnovas, Costa-Font and Planas, 2005[9]; Bianco and Bripi, 2010[10]), pero se necesitaría un análisis más profundo para explorar aún más el vínculo entre las disparidades regionales, la descentralización, el acceso a la atención médica y los resultados de salud.

Además de otros servicios de salud, los gobiernos subnacionales están enfrentando necesidades urgentes relacionadas con sus otras responsabilidades como resultado del COVID-19. Esta necesidad incluye servicios sociales, junto con el cuidado de los adultos mayores, niños, personas con discapacidad, y la protección de las poblaciones vulnerables tales como las personas sin hogar, los migrantes, etc. – todos los que directa o indirectamente están afectados por el virus. En muchos países de la OCDE, los gobiernos subnacionales tienen a su cargo diversos servicios de protección social y transferencias sociales. La protección social representa, en promedio no ponderado, el 18% del gasto subnacional y 14% del total del gasto social público (Figura 6), pero estos porcentajes son mucho más altos en los países en los que los gobiernos subnacionales tienen importantes responsabilidades en materia de protección social, tales como Austria, Bélgica, Alemania, Japón, los países nórdicos y el Reino Unido. Los gobiernos subnacionales, y especialmente los gobiernos locales, a menudo son el primer recurso en tiempos de crisis social. Esto tiene un impacto inmediato y fuerte en el gasto social, especialmente entre las regiones y municipios más afectados.

Además, los gobiernos nacionales se enfrentan a la necesidad de adaptar diversos servicios públicos bajo su responsabilidad para cumplir con las necesidades derivadas de la situación actual. Esto incluye educación, un sector en el cual los gobiernos subnacionales también tienen responsabilidades importantes, que representa un promedio no ponderado de casi el 50% del gasto en educación pública. Los gobiernos regionales y locales están en la primera línea de la gestión del cierre de las escuelas preescolares, primarias y secundarias, así como de las universidades y escuelas superiores en algunos países. Otros servicios críticos gestionados por los gobiernos regionales y locales son los servicios públicos (es decir, la distribución y el tratamiento del agua, la recogida y el tratamiento de residuos, etc.), la higiene pública (es decir, la limpieza de las calles y la desinfección de las zonas públicas), la higiene pública (es decir, la limpieza de las calles y la desinfección de las zonas públicas), los servicios administrativos, el transporte público, el orden público y la seguridad (servicios de emergencia, políticas regionales y municipales), y los servicios recreativos.

En el contexto de la crisis, los gobiernos subnacionales tienen que gestionar el cierre total o parcial de ciertos servicios e instalaciones, asegurar la continuidad de los servicios públicos esenciales y desarrollar o proporcionar mejor acceso a los teleservicios (consultas de telemedicina, aplicaciones de teleeducación, pago de impuestos locales, acceso a la información gubernamental, etc.).

Como organizaciones políticas y administrativas, los gobiernos subnacionales también están adoptando nuevas maneras de trabajar, reunirse, gestionar el personal y reglamentar. A muchos gobiernos regionales y locales se les ha otorgado autoridad excepcional y bajo ciertas condiciones, para organizar reuniones de consejo deliberativas y ejecutivas virtuales a fin de tomar decisiones urgentes y adoptar medidas de emergencia. Como empleadores, los gobiernos subnacionales deben identificar la mejor manera de proteger a su personal, incluyendo al personal social y sanitario que podrían llegar a estar en contacto directo con el virus.

Para limitar la propagación del virus y restablecer la actividad económica, various países han optado por un aumento radical de las pruebas para permitir un distanciamiento social más específico. También se debe incrementar el uso de equipo de protección para prevenir la transmisión del virus. Ambas medidas requerirán un elevado incremento en inversión en pruebas del coronavirus y equipo de protección personal (es decir, máscaras, guantes, batas y protectores faciales). Si bien el aumento de los insumos y las inversiones en material de ensayo y protección sería enorme, esos gastos deberían equilibrarse con el devastador precio económico que se pagaría por la contención. Además, a medida que aumenta la producción del equipo necesario para el control y la protección, es probable que el precio unitario de ese equipo disminuya con el tiempo, lo que permitirá realizar pruebas aún más exhaustivas.

En países donde la prestación de servicios sociales y de salud está más descentralizada, los gobiernos subnacionales, tienen la gran responsabilidad de organizar, en conjunto con el personal médico, las operaciones de control. Estos gobiernos también jugarán un rol clave en la aplicación de la estrategia de salida ("rastrear, aislar, hacer pruebas y llevar a cabo el tratamiento") y en las medidas posteriores a la crisis (Recuadro 2). Si bien los gobiernos centrales tendrán que asegurar los recursos financieros y la coordinación, la prestación efectiva de servicios será responsabilidad de los gobiernos regionales y locales.

En los países con una prestación de servicios de salud más centralizada, el papel de los gobiernos subnacionales puede parecer más limitado. Sin embargo, en estos países los gobiernos locales y regionales desempeñan un papel importante en la ayuda al gobierno central para organizar las pruebas y las medidas de aislamiento. En Corea se establecieron en los gobiernos locales centros subnacionales específicos de lucha contra la pandemia para aplicar las medidas de contención y ayudar a coordinar las medidas locales con las autoridades centrales. Si bien Corea ha utilizado muchas medidas basadas en datos, como datos de seguimiento de GPS de teléfonos y automóviles, transacciones de tarjetas de crédito, historiales de viajes, imágenes de CCTV e inteligencia artificial para identificar casos de alta prioridad y rastrear las rutas de las personas infectadas, las autoridades locales aún requieren un esfuerzo considerable para implementar las pruebas reales. Por ejemplo, los gobiernos locales estuvieron muy involucrados en la creación de instalaciones de pruebas en carretera para responder a la creciente demanda de pruebas (Chung and Soh, 2020[11]; Business Insider, 2020[12]).

El impacto económico de la COVID-19 será significativo. La OCDE calcula que, por cada mes de contención, habrá una pérdida de 2 puntos porcentuales en el PIB anual. Todos los sectores económicos se ven afectados, dado que las cadenas de suministro mundiales están interrumpidas, la demanda de bienes y servicios importados es más débil, el turismo internacional ha disminuido y los viajes de negocios se han reducido. Las PYMES y los empresarios se verán especialmente afectados por las medidas para contener la propagación del virus. El desempleo y el número de solicitantes de ayuda aumentarán, profundizando las consecuencias de la desigualdad social y territorial. Cuanto más duren las restricciones en la actividad económica, las pérdidas financieras serán mayores las PYMES son especialmente vulnerables durante la crisis (OECD, 2020[16]). Esa es en parte la razón por la que muchos gobiernos han emitido amplios paquetes de apoyo para las PYMES, así como para las grandes empresas.2

El efecto en el sector público podría ser importante, en particular en los países que ya estaban muy endeudados antes de la COVID-19. En el corto plazo, los gobiernos centrales llevarán la carga. Aplicarán planes de recuperación, y algunos países ya han anunciado fuertes medidas de recuperación para apoyar la economía, dirigidas a las empresas y los hogares.

El impacto económico de la crisis también diferirá entre las regiones, dependiendo de su exposición a los sectores comercializables y a las cadenas de valor mundiales. Por ejemplo, las regiones que dependen en gran medida de la industria del turismo se verán más afectadas que las demás. Un análisis preliminar también muestra que las regiones capitales u otras regiones metropolitanas muestran un riesgo relativamente más alto de perturbación del trabajo que otras regiones (OCDE, de próxima publicación). En Estados Unidos, por ejemplo, el análisis de Brookings de la infección a nivel de condado y los datos económicos muestran que la carga de casos de la COVID-19 de la nación no sólo sigue estando muy concentrada, sino que los condados y las áreas metropolitanas más afectadas constituyen el núcleo de la capacidad productiva de la nación. De acuerdo con Brookings, los 50 condados más afectados de EE.UU. "mantienen más de 60 millones de puestos de trabajo y el 36% de su PIB" (Muro, Whiton and Maxim, 2020[17]).

Cuanto más duren las medidas de contención, el riesgo será mayor para las economías regionales. Un trabajo previo de la OCDE muestra que la recuperación de las regiones después de la crisis financiera global tomó mucho tiempo en países de la OCDE. En más de 40% de las regiones OCDE y UE, incluso siete años después del comienzo de la crisis, el PIB per cápita estaba todavía por debajo de los niveles anteriores a la crisis (OECD, forthcoming[18]).

Pero si el virus continúa expandiéndose de “puntos críticos” a otras regiones, y si las medidas de contención se mantienen durante mucho tiempo, es probable que el impacto general se haga uniforme en todas las regiones. En el mediano a largo plazo, el efecto – incluso con respecto al impacto territorial en la crisis económica y financiera – es probable que se haga más uniforme en todas las regiones.

Los gobiernos subnacionales suelen ser muy conscientes de las circunstancias locales y son los que mejor pueden apoyar a sus empresas locales. Mientras que, en el corto plazo, los empresarios y trabajadores locales probablemente se beneficiarían más con el apoyo en efectivo, se podrían ofrecer otras formas de apoyo económico por parte de los gobiernos locales, especialmente a mediano y largo plazo. Ejemplos de estos incluyen precios de los terrenos y de las construcciones, subvenciones municipales, acuerdos de préstamo y garantía, tipos de interés y financiación del capital social. Del mismo modo, podría considerarse la prestación de servicios públicos (por ejemplo, locales, servicios públicos, agua, desechos, conexiones de banda ancha) a las empresas de la localidad y a los hogares a un precio inferior al del mercado. Los gobiernos centrales y regionales pueden desempeñar un papel específico para garantizar la igualdad de trato a las PYMES similares.

El impacto en las finanzas públicas será significativo, especialmente en las finanzas de los gobiernos subnacionales (Figura 7). mientras que la crisis ya ha puesto presión a corto plazo sobre la salud y los gastos sociales, los principales efectos se esperan a mediano plazo, en gastos e ingresos. Sin embargo, este impacto podría variar ampliamente dependiendo de la exposición de las regiones a la COVID-19, la flexibilidad fiscal del gobierno subnacional para absorber la tensión excepcional de la existencia de fondos para días difíciles o reservas de fondos, y el alcance y la eficiencia de las políticas de apoyo de los niveles superiores de gobierno (S&P, 2020[19]; OECD, 2020[20]).

Los incrementos en el gasto social (pagos por desempleo, ingreso mínimo garantizado, apoyo familiar, subsidios de vivienda, ayuda de emergencia, vejez, etc.) se sumará a la presión sobre el gasto de los gobiernos subnacionales, más allá de la que se deriva del aumento de los costos asociados a la gestión de la crisis de la salud pública.

Además, a los gobiernos subnacionales también se les puede instar a que participen en los planes de recuperación nacionales y regionales y a que adopten medidas firmes de recuperación en el desarrollo económico regional y local para que apoyen a las empresas, en particular en las zonas más afectadas. Mediante políticas de recuperación específicas se podría atender a las regiones, ciudades y zonas locales más afectadas. En promedio, los gobiernos subnacionales son responsables del 57% de la inversión pública en la OCDE. En su calidad de grandes inversores públicos, se les puede movilizar aún más para que participen en los paquetes de estímulo destinados a la inversión pública, a fin de compensar la disminución de la inversión privada, como se vio en 2007-2008. Es probable que los gobiernos subnacionales participen en grandes programas de inversión destinados a mejorar la infraestructura sanitaria.

Paralelamente, los gobiernos subnacionales de la mayoría de los países pueden experimentar una gran disminución de los ingresos, incluidos los ingresos fiscales, las tasas e ingresos en aranceles de los usuarios y los ingresos por concepto de bienes. Se prevé una fuerte disminución de los ingresos fiscales, tanto de los impuestos compartidos como de los propios. Dado que los ingresos de los gobiernos subnacionales suelen basarse en la actividad del año anterior (por ejemplo, los impuestos sobre la renta, etc.), la mayoría de los gobiernos subnacionales verán empeorar la situación en 2021 o incluso en 2022, independientemente del grado de recuperación a nivel nacional.

El desplome de la actividad económica, el empleo y el consumo podría afectar al rendimiento de varios impuestos como el impuesto sobre la renta de las personas físicas (PIT), el impuesto sobre la renta de las empresas (CIT) y el impuesto sobre el valor añadido (IVA). De hecho, la disminución del consumo y de los ingresos de los hogares y las empresas reducirá automáticamente los ingresos de estos impuestos. Además, las medidas como las desgravaciones fiscales, las exenciones, los aplazamientos y la disminución de los tipos decididos en el marco de los paquetes de recuperación como medidas fiscales anticíclicas, podrían ampliar la disminución automática de los ingresos fiscales. Algunos gobiernos regionales y ciudades han adoptado medidas de desgravación fiscal para apoyar a las empresas y los hogares. De hecho, la mayoría de los programas de recuperación ya adoptados para limitar el impacto de la crisis en los hogares y en las empresas incluye una serie de medidas fiscales que darán lugar a una disminución de los ingresos fiscales para los presupuestos de los gobiernos subnacionales.

Estos impuestos, vulnerables al deterioro económico, son los impuestos nacionales que se comparten con los gobiernos subnacionales (como es el caso para el PIT en muchos países federales y unitarios de la OCDE, y, en menor medida para el IVA y el CIT) o impuestos de origen propio. El PIT es un impuesto municipal en Dinamarca, Finlandia, Islandia y Suecia. En Canadá y los EE.UU., lo recaudan las provincias y los estados, respectivamente. En algunos países, los gobiernos regionales y locales también pueden combinar los impuestos nacionales y aumentar la sobretasa de la tasa nacional, por ejemplo, el PIT en Italia o el CIT en Portugal.

Además de estos impuestos nacionales -compartidos o de fuente propia- muchos otros impuestos subnacionales pueden verse afectados por el declive económico. Estos incluyen impuestos relacionados con la actividad inmobiliaria (por ejemplo, impuestos sobre transacciones inmobiliarias, permisos y derechos de construcción, etc.), al consumo en los hogares y las empresas (por ejemplo, impuestos especiales, impuestos sobre los productos energéticos, impuestos sobre los automóviles, el ocio, el impuesto sobre el turismo, el impuesto sobre la publicidad, etc.), y sobre ciertos impuestos de negocios locales. Como ejemplos cabe citar el impuesto empresarial municipal en Alemania y Austria, la "contribución económica territorial" en Francia, el impuesto regional sobre la producción (IRAP) en Italia, el impuesto comercial municipal en Luxemburgo, el impuesto local sobre la renta en Corea y en el Japón, así como el impuesto de residencia que se aplica a los ingresos de las personas físicas y las empresas. Estos, así como otros impuestos "económicos" podrían ver reducida su base impositiva. Cabe señalar que algunos gobiernos centrales han decidido abolir el pago de varios impuestos locales durante algunos meses, como en Ucrania con los impuestos sobre la propiedad y la tierra, o en el Japón, donde se prevé la reducción y la exención del impuesto sobre la propiedad (Recuadro 3).

Los gobiernos subnacionales también pueden sufrir de una fuerte disminución en los cargos y tarifas de los usuarios. Este sería el resultado del cierre de numerosas como resultado del cierre de numerosas instalaciones públicas (por ejemplo, culturales, educativas y sedes deportivas), un uso decreciente de los servicios públicos locales, como el transporte público local, comidas escolares, aparcamientos, peajes, guarderías, tarifas administrativas, etc.

Finalmente, los ingresos de los activos físicos y financieros también podrían verse afectados, p. reducción de rentas, pérdida de dividendos de empresas públicas locales, menores ingresos por regalías resultantes de la recesión (disminución de los precios de las materias primas y menor producción).

Una fuerte disminución de los ingresos, combinada con un aumento continuo del gasto (debido al gasto social y la inversión) podría dar como resultado un efecto de tijera y, por lo tanto, un déficit del gobierno subnacional, como fue el caso en 2007-2008 (véase también (OECD, 2020[20]; OECD, 2013[21])). Esta situación podría llevar a un incremento en la deuda del gobierno subnacional mientras que una crisis en los mercados de capital de deuda podría afectar el stock actual de deuda subnacional. También podría afectar el acceso a nuevos préstamos por parte de los gobiernos subnacionales, que ya pueden verse debilitados por un menor desempeño fiscal y solvencia crediticia. De acuerdo con Fitch Ratings, hasta el 70% de los 300 gobiernos locales y regionales que la agencia califica podrían verse afectadas por el debilitamiento de los perfiles crediticios debido al impacto a mediano y largo plazo en su propio desempeño fiscal (sin un cambio en el riesgo de crédito soberano).

Es probable que los gobiernos centrales diseñen estrategias de recuperación y medidas anticíclicas para mitigar el impacto de la crisis en los presupuestos de los gobiernos subnacionales, evitar que lleven a cabo acciones procíclicas y garantizar la coherencia en la respuesta general del gobierno a la crisis. Algunos gobiernos ya han anunciado medidas fiscales dirigidas a los gobiernos subnacionales. Estos paquetes probablemente incluirán tanto las medidas del lado de los ingresos (por ejemplo, los acuerdos fiscales y los aumentos en las transferencias del gobierno central) como las medidas del lado de los gastos. Algunas asociaciones del gobierno subnacional están evaluando el costo de la crisis en los presupuestos subnacionales, incluyendo el impacto de las medidas de recuperación dirigidas a empresas y hogares en sus presupuestos. Comenzaron iniciando debates con los gobiernos centrales para diseñar medidas apropiadas para apoyar las finanzas subnacionales. Sin embargo, un aumento en las transferencias del gobierno central probablemente será insuficiente para compensar la disminución de los ingresos fiscales, los cargos y tarifas de los usuarios y los ingresos de la propiedad. En el largo plazo, las transferencias del gobierno central probablemente se reducirán para reequilibrar los presupuestos públicos (por ejemplo, a través de futuros planes de austeridad o consolidación).

Las calificaciones futuras de los gobiernos subnacionales dependerán significativamente del nivel de apoyo extraordinario brindado a los gobiernos subnacionales por los gobiernos centrales y la medida en que asumirán el papel de un estabilizador natural, absorbiendo los costos de un mayor desempleo y apoyando la producción económica (Fitch Ratings, 2020[22])..

Como lo ha enfatizado la OCDE, es necesario que a largo plazo los países desarrollen nuevos enfoques de política para reparar el daño y garantizar que estamos mejor preparados para futuras crisis. Los gobiernos centrales y subnacionales podrían incrementar la inversión en el cuidado de la salud y otros servicios públicos, y comprometerse a asegurar servicios básicos accesibles y de calidad para todos los territorios y personas. La crisis también podría contribuir a introducir mecanismos nuevos y reforzar los existentes para apoyar la prestación de servicios públicos y del gobierno local, incluso a través de servicios de gobierno electrónico más dinámicos o más diversificados, educación y aprendizaje electrónicos, telemedicina, etc. Además del apoyo a los gobiernos y a los ciudadanos en tiempos de crisis, servicios mejorados y ampliados como estos podrían contribuir al atractivo regional en áreas remotas y rurales, al tiempo que respaldan la transición hacia una economía baja en carbono. La fuerte disminución de las emisiones de carbono durante la contención en China, EE. UU. y Europa muestra que es posible avanzar para cumplir los objetivos climáticos.

Esta sección destaca diez tipos de medidas que están tomando los gobiernos nacionales y subnacionales para garantizar una coordinación efectiva en la crisis y apoyar a las regiones y ciudades para enfrentarla. El liderazgo y la coordinación por parte del gobierno nacional es fundamental en el contexto de crisis. Los gobiernos subnacionales – regiones y ciudades – también han emprendido una amplia gama de acciones para gestionar la salud pública y la crisis económica (OECD, 2020[23]). Una combinación de medidas nacionales con medidas surgidas desde el territorio “de abajo hacia arriba” es necesaria para una respuesta efectiva a la crisis multifacética. Al 31 de marzo, las principales categorías de medidas son las siguientes:

  1. 1. Mecanismos verticales de coordinación para fortalecer una respuesta coordinada a la crisis de la COVID-19 entre los distintos niveles de gobierno

  2. 2. Garantizar una respuesta coordinada entre las regiones / estados y minimizar las fallas de coordinación

  3. 3. Gestionar el impacto territorial asimétrico de la crisis

  4. 4. El rol clave de los gobiernos subnacionales en el rastreo y testeo

  5. 5. Apoyo a los grupos vulnerables

  6. 6. Centralización temporal – o descentralización – de la gestión de la salud pública

  7. 7. Mitigar el impacto económico/financiero en los gobiernos subnacionales

  8. 8. Mejora de la flexibilidad en los marcos regulatorios subnacionales

  9. 9. Enlace con gobiernos subnacionales para gestionar el impacto económico/financiero en empresas, trabajadores y hogares.

  10. 10. Impulsar la inversión pública en todos los niveles de gobierno.

  • En Australia, El Comité Principal de Protección de la Salud de Australia (AHPPC) coordina la respuesta de ayuda y toma las decisiones clave. El AHPPC está compuesto por los directores de salud de cada estado y territorio, el director médico y representantes de departamentos clave.

    El 17 de febrero de 2020, el AHPPC respaldó el Plan de Respuesta de Emergencia del Sector de la Salud de Australia para el Nuevo Coronavirus. El plan guía la respuesta de las agencias gubernamentales de salud, asegura que las acciones estén bien coordinadas y describe las cuatro etapas principales de la respuesta: i) acción inicial, ii) acción dirigida, iii) retirada y iv) preparación. El 5 de marzo, el gobierno australiano activó el Mecanismo Nacional de Coordinación (NCM) en respuesta a la propagación de la COVID-19. El NCM operará a través del Departamento del Interior y, junto con los estados y territorios, coordinará la respuesta de todo el gobierno a cuestiones ajenas a la gestión directa de la salud de COVID-19.

  • La Agencia de Salud Pública de Canadá activó el Centro de Operaciones de la Cartera de Salud (HPOC) el 15 de enero de 2020 y activó el Plan de Respuesta de Salud Pública Federal/Provincial/Territorial para Eventos Biológicos para apoyar la coordinación de la preparación y respuesta federal, provincial y territorial a COVID-19. El HPOC actúa como el punto focal para coordinar las actividades de respuesta y apoyar las operaciones de emergencia en diferentes niveles de gobierno. Estos pasos ayudan a garantizar una mejor coordinación en todo el país. Canadá ha desarrollado una "acción de todo el gobierno" basada en siete principios rectores, incluida la colaboración, que insta a todos los niveles de gobierno y partes interesadas a trabajar en asociación para generar una respuesta eficaz y coordinada. Estos principios se basan en las lecciones aprendidas de eventos pasados, particularmente el brote de SARS en 2003, que condujo a legislación, planes, infraestructura y recursos específicos para ayudar a garantizar que el país esté bien preparado para detectar y responder a un brote pandémico.

  • Chile. El gobierno ha establecido la Mesa Social para COVID-19 compuesta por representantes de las asociaciones municipales (alcaldes), autoridades gubernamentales, académicos y profesionales del sector salud. La Mesa se reúne dos veces a la semana con el objetivo de fortalecer el Plan de Acción COVID-19. Esta Mesa también se ha repetido a nivel regional.

  • En Francia, el gobierno publicó una guía para las regiones, condados (departamentos) y municipalidades que incluye las recomendaciones para ayudar a los gobiernos subnacionales a garantizar la continuidad de los servicios públicos locales. En particular, los gobiernos subnacionales deben actualizar y activar los Planes de Continuidad de Operaciones (BCP) para organizar la respuesta operativa y mantener las actividades esenciales. En el documento también se formulan recomendaciones "servicio por servicio", centrándose en los servicios que deben mantenerse o cerrarse, en particular los que reciben al público y las zonas públicas. Algunos servicios deben mantenerse, como los servicios relacionados con el agua potable, el saneamiento, la gestión del agua de lluvia, la recolección y el tratamiento de residuos, el servicio público de energía (por ejemplo, calefacción urbana, distribución de electricidad y gas) y algunos servicios administrativos, como el servicio del estado civil.

  • En Italia, el Gobierno declaró un estado de emergencia de seis meses como resultado del brote de coronavirus el 31 de enero de 2020. El jefe del Departamento de Protección Civil se encargó de coordinar las intervenciones necesarias para hacer frente a la emergencia a nivel territorial nacional. Estas incluyen ayudar a la población potencialmente afectada por el virus con base en las medidas adoptadas por el Ministerio de Salud, fortalecer los controles en aeropuertos y puertos, repatriar a los ciudadanos italianos ubicados en países en riesgo y establecer sistemas de comunicación e información para la gestión de crisis. En marzo de 2020, el gobierno nombró un Comisionado para tratar una serie de problemas logísticos y cuellos de botella, incluidos los suministros de máscaras, causados por la rápida propagación del virus y las dificultades para asegurar el equipo médico. En Italia, El Servicio Nacional de Salud, que ofrece acceso universal a la atención médica, tiene una base regional, con autoridades regionales responsables de la organización y prestación de servicios de salud.

  • Japón. Las prefecturas y las municipalidades en el Japón, tienen cierta autonomía en las áreas de la prevención áreas de prevención y planificación de respuesta a emergencias. Como el número de personas infectadas con el virus varía entre las prefecturas, cada gobierno local debe estimar su propio pico y prepararse para él. El ministerio de salud también pidió a los gobiernos locales decidir las instituciones médicas decida qué instituciones médicas atenderán a las personas que requieran hospitalización, reciban cuidados intensivos o sean conectadas un respirador. Se pidió a los municipios que prepararan los equipos y suministros médicos necesarios. Por lo tanto, el gobierno está trabajando con los municipios locales, que tienen la autoridad para designar o supervisar los centros de atención a personas mayores y los grupos involucrados, para garantizar que las medidas preventivas se implementen a fondo.

  • Los Países Bajos movilizan a médicos, laboratorios, servicios de salud municipales (GGD, organismos de cooperación intermunicipal) y el Instituto Nacional de Salud Pública y del Medio Ambiente y la Estructura de Coordinación Nacional para el Control de Enfermedades Infecciosas (LCI) del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente (RIVM) para trabajar juntos con objeto de combatir el brote de enfermedades infecciosas. Para la COVID-19, el RIVM se mantiene en contacto con los GGD que llevan a cabo sus operaciones bajo el liderazgo bajo el liderazgo del presidente de la región de seguridad. Todos los médicos y laboratorios deben notificar a los GGD de cada paciente que se considere infectado con el virus (Government of the Netherlands, 2020[24]).

  • En Portugal, el Gobierno estableció una línea de contacto para que los municipios respondan preguntas de otros municipios. El canal de contacto (covid-19@dgal.gov.pt) es operado por la Dirección General de Autoridades Locales (DGAL) del Ministerio de Modernización del Estado y Administración Pública. La DGAL publicó lineamientos para los municipios que están disponibles en el Portal Autárquico. El gobierno también solicitó a los municipios, áreas metropolitanas y entes intermunicipales preparar planes de contingencia en línea con los lineamientos emitidos por la DGAL.

  • España introdujo una comisión interministerial para garantizar la coordinación dentro del gobierno, y una comisión interterritorial para apoyar la cooperación entre los diferentes niveles de gobierno para gestionar la crisis COVID-19.

  • En el Reino Unido, las cuatro naciones (Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia y Gales) trabajaron con el gobierno del Reino Unido para desarrollar un plan de acción conjunto del Plan de Acción Corona Virus (COVID-19). Además, el Ministerio de Vivienda, Comunidades y Gobierno Local anunció medidas y orientación adicionales para abordar el brote del coronavirus. Esto incluye la creación de un grupo de trabajo para reunir a expertos de alto nivel de todos los sectores clave, incluidos los campos de resiliencia, gobierno local, salud pública y atención social para adultos, que evaluarán los planes del Foro de Resiliencia Local (LRF) y brindarán apoyo y asesoramiento para garantizar que estos planes sean consistentes.

  • El Comité Europeo de las Regiones (CoR) estableció una plataforma de intercambio para apoyar a las comunidades regionales y locales a través de Europa. Esta plataforma tiene como objetivo compartir necesidades y soluciones, mejorar el apoyo mutuo y actuar como un mecanismo de retroalimentación para permitir una verificación de la realidad de las medidas de la UE desde el ángulo local y regional.

Numerosas asociaciones nacionales de gobiernos locales están implementando planes de acción, plataformas de comunicación e información para sus miembros:

  • En Chile, el gobierno ha introducido un Plan de Acción para implementar medidas de acuerdo con implementar medidas de acuerdo con la Asociación Nacional de Municipios.

  • En Portugal, la Asociación Nacional de Municipios Portugueses (ANMP) promete apoyo municipal al gobierno y pide a los miembros que colaboren con las autoridades nacionales y defiendan activamente las medidas implementadas. La asociación publica análisis periódicos del impacto en los municipios de las medidas tomadas por el gobierno con respecto al COVID-19.

  • En Suecia, la Asociación Sueca de Autoridades Locales y Regionales (SALAR) está desempeñando un papel clave en informar a los electores, pero también en mantener el diálogo con las agencias del gobierno central a cargo de la gestión de la crisis.

  • En Australia, el Mecanismo de Coordinación Nacional, con sede en el Departamento de Asuntos Internos, coordina la respuesta jurisdiccional frente a los aspectos no relacionados con la salud de la pandemia.

  • En Brasil, sus 26 gobernadores estatales se reunieron el 26 de marzo por videoconferencia para analizar las acciones de emergencia debido a la propagación de COVID-19 en el país, y para solicitar que el gobierno federal implemente medidas financieras para ayudarlos a manejar la crisis.

  • En Alemania, la decisión de aislamiento se toma a nivel estatal o incluso local, y no a nivel federal. El gobierno federal se ha reunido con los líderes estatales para coordinar las restricciones a la circulación de Baviera, Hamburgo, Hesse, Baja Sajonia, Renania-Palatinado y Sarre, entraron en un aislamiento parcial alrededor del el 21 de marzo. El cierre de las actividades económicas no esenciales provino de un acuerdo entre el estado federal y el estado federado.

  • En Suiza, la Conferencia de Gobiernos Cantonales (KDK) participa en las actividades de coordinación relacionadas con la crisis de COVID-19, primero con el Consejo Federal a nivel confederal (el secretario del KdK forma parte del personal de crisis de la Confederación), pero también para asegurar la coordinación entre cantones. En particular, el KDK está coordinando conferencias especializadas con los 26 cantones para reunirse regularmente a fin de examinar diversos temas relacionados con la crisis.

  • En los Estados Unidos, no existe un enfoque comúnmente adoptado entre los 50 estados. Sin embargo, ha habido iniciativas de coordinación entre los estados: los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut establecieron un conjunto común de lineamientos sobre distanciamiento social y límites sobre recreación, a los que posteriormente se sumó también Pensilvania.

  • El traslado transfronterizo de pacientes con COVID-19 ha sido posible en el contexto de acuerdos de cooperación preexistentes entre las regiones fronterizas de Francia (Gran-Est), Alemania (Rhineland-Palatinate y Baden-Wütemberg, Suiza y Luxemburgo). En Alemania el presidente de Rhineland-Palatinate ha creado una fuerza de tarea fronteriza con las regiones holandesa y belgas para coordinar las acciones contra el nuevo coronavirus. En Francia, tanto el gobierno central como la región del Gran Este participan en esta cooperación.

  • En China, a principios de marzo el gobierno central asignó 35.000 millones de yuanes en subvenciones generales a la provincia de Hubei (donde se encuentra la ciudad de Wuhan). El gobierno provincial de Hubei tiene total discreción sobre el gasto de estas subvenciones, siguiendo la orientación de política general a nivel nacional.

  • En Francia, el gobierno está llevando a cabo un traslado de pacientes de las regiones más afectadas a otras.

  • En Italia, los primeros casos de la pandemia COVID-19 fueron confirmados el 31 de enero de 2020. En las siguientes semanas, once municipios situados en Lombardía y Véneto fueron identificados como los dos focos principales de contagio en Italia, y puestos en cuarentena. La mayoría de los casos positivos en las otras regiones se remontan a estos dos grupos. El 8 de marzo de 2020, un decreto del Presidente del Consejo de Ministros amplió la cuarentena a toda Lombardía y a otras 14 provincias septentrionales. Al día siguiente se amplió a todo el país, poniendo en cuarentena a más de 60 millones de personas. En el momento de redactar la presente nota, el Ministro de Cohesión Territorial y del Sur de Italia, junto con los Presidentes de las Regiones, estaba negociando un acuerdo para reprogramar y acelerar las inversiones en el marco de la "Iniciativa de Respuesta Corona de la UE" (aproximadamente 10 billones de euros, incluidos los programas operativos regionales y nacionales). Los fondos podrían destinarse a los servicios de salud pública, a las PYMEs, al apoyo a trabajadores y hogares.

  • En Corea, un presupuesto suplementario adoptado en marzo de 2020 para responder al brote de COVID incluye un apoyo especial para la ciudad de Daegu y la provincia de Kyeongsang del Norte, que son las dos zonas más afectadas. Las medidas incluyen, por ejemplo, la construcción de un centro de atención endémica en la región suroriental del país, donde se encuentran las localidades más afectadas, el fortalecimiento de la prevención de enfermedades all aumentar, por ejemplo, salas de presión negativa, el apoyo a los pequeños minoristas y las PYMES y un apoyo especial a las economías locales.

  • En Canadá, la vigilancia y las pruebas se fortalecen continuamente mediante la cooperación federal-provincial-territorial. Se utilizan instrumentos de detección en línea para determinar quién debe someterse a las pruebas. El Gobierno de Quebec se sumará a otros gobiernos provinciales para añadir una herramienta en línea en su batalla contra COVID-19. El cuestionario interactivo y sencillo permitiría a las personas que se preguntan si un cosquilleo en la garganta o una fiebre leve significa que deben someterse a la prueba del virus o no. Muchos otros organismos de salud pública de todo el país ya han publicado herramientas similares en sus sitios web. Manitoba, Saskatchewan, Alberta, Columbia Británica y Terranova y Labrador tienen pruebas similares que hacen entre 7 y 10 preguntas y pueden ser completadas en menos de un minuto.

  • En Finlandia, las pruebas de coronavirus se han concentrado en cinco laboratorios del sector público, que están situados en cuatro ciudades principales. Estos laboratorios son administrados por distritos hospitalarios (unidades cooperativas intermunicipales responsables de los hospitales regionales), universidades o el gobierno central. Además, otros cuatro laboratorios regionales tienen la capacidad de realizar las pruebas. Hasta la fecha, sólo se ha autorizado a unos pocos laboratorios privados a realizar pruebas, pero sólo con el permiso caso por caso de un funcionario médico que trabaje en un hospital público. El número de pruebas realizadas hasta ahora es de 3.770 pruebas por millón de habitantes. Sin embargo, el Gobierno ha aumentado recientemente la capacidad de realizar pruebas a 2 300 personas diariamente. El plan consiste en seguir aumentando considerablemente la capacidad de realización de pruebas.

  • En Alemania, las pruebas de coronavirus se han incrementado considerablemente desde el comienzo de la crisis, y Alemania puede ahora realizar medio millón de pruebas por semana y aumentará las pruebas a 200.000 por día. Además, ya han comenzado los preparativos para probar los anticuerpos desarrollados en la población. Actualmente hay planes para hacer pruebas a más de 1000 000 personas para ver si han superado la infección con COVID-19. La densa red de laboratorios en toda Alemania ha ayudado a organizar las pruebas con relativa rapidez y a gran escala.

  • En Italia, la realización de pruebas a los 3 300 residentes de la ciudad de Vò-Euganeo permitió adoptar medidas de contención eficaces que acabaron por detener todas las nuevas infecciones. Vò-Euganeo fue uno de los primeros centros del brote de coronavirus de Italia, y el lugar del brote de coronavirus de Italia, y el de la primera muerte relacionada con el virus de Italia el 22 de febrero. La decisión de someter a todos los residentes a pruebas, independientemente de que presentaran síntomas, dio lugar a una cuarentena efectiva de los infectados y sus contactos una vez confirmada la infección. Esto permitió a las autoridades de salud construir un cuadro completo de la situación de la pandemia y detener completamente la propagación de la enfermedad en la ciudad. Las pruebas se hicieron en dos rondas. La primera ronda se llevó a cabo en toda la población de la ciudad a finales de febrero, encontrando un 3% de la población infectada. La mitad de los portadores eran asintomáticos. Todos los infectados fueron aislados, y la segunda ronda de pruebas se llevó a cabo 10 días después, con resultados que indicaban que la tasa de infección había bajado al 0,3%. En la segunda ronda se siguió identificando a los individuos asintomáticos y se les puso en cuarentena. Basándose en la experiencia de Vò-Eugneo, la región del Véneto amplió el uso de las pruebas. Las personas serán examinadas en los hospitales, pero también en sus automóviles, con "hisopos de conducción" y se les enviarán los resultados por correo electrónico en pocas horas. El plan es llevar a cabo 20.000 pruebas al día durante las próximas tres semanas. Hasta la fecha, Italia en su conjunto ha realizado 7 280 pruebas por millón de habitantes. Las experiencias de Lombardía y Véneto son instructivas. Estas dos regiones italianas vecinas tomaron dos estrategias diferentes y vieron resultados diferentes. Lombardía tiene 10 millones de habitantes, y al 31 de marzo registró alrededor de 43 000 casos de COVID-19 y unas 7 200 muertes. Véneto tiene 5 millones de habitantes pero ha visto sólo 9 000 casos y menos de 480 muertes. El enfoque de Veneto para controlar el brote incluyó:

    • Pruebas extensas: Las personas con síntomas y las personas asintomáticas fueron examinadas siempre que fuera posible.

    • Rastreo proactivo: Si alguien resultaba positivo, todas las personas con las que viven se hacían la prueba o, si las pruebas no estaban disponibles, debían someterse a cuarentena.

    • Énfasis en el diagnóstico y la atención en el hogar: La atención médica se dirigió a los hogares de personas sospechosas de estar enfermas con COVID-10 y recolectaron muestras para poder analizarlas, evitando que se expusieran o que expusieran a otros al visitar un hospital o un consultorio médico.

    • Supervisión del personal médico y otros trabajadores vulnerables: se supervisó de cerca a médicos, enfermeras, cuidadores de residencias de ancianos y cajeros de tiendas de comestibles y farmacéuticos para detectar posibles infecciones.

Inicialmente, la estrategia de Lombardía fue mucho menos agresiva. Sólo un mes después del brote en Italia, Lombardía y otras regiones comenzaron a tomar medidas para emular algunos de los aspectos del "enfoque Véneto", y solicitaron apoyo adicional del gobierno central para ayudarles a aumentar su capacidad de diagnóstico.

  • En Corea se creó una página web interactiva y actualizada en la que se ubicaron en el mapa los 19 casos de COVID en el país, así como los lugares que los pacientes declararon haber visitado (https://coronamap.site/). Las autoridades hicieron un seguimiento de los movimientos de las personas infectadas mediante información sobre la ubicación de los teléfonos móviles, el uso de tarjetas de crédito y la extracción de datos de las grabaciones de CCTV, y luego publicaron listas sumamente detalladas de su paradero. Las pruebas masivas también han sido la principal estrategia para combatir el coronavirus. Corea ha realizado pruebas a 7.600 personas por millón de habitantes, lo que supone ser el segundo en el mundo, después de Noruega, que ha testeado el doble que Corea). Se establecieron Centros Subnacionales Específicos para las medidas de lucha contra la Pandemia en los gobiernos locales para aplicar las medidas de contención y ayudar a coordinar las medidas locales con las autoridades centrales. Si bien en Corea se han utilizado diversas medidas basadas en datos, como los datos de rastreo por GPS de teléfonos y automóviles, las transacciones con tarjetas de crédito, los historiales de viaje, las grabaciones de circuito cerrado de televisión y la inteligencia artificial para identificar los casos de alta prioridad y rastrear las rutas de las personas infectadas, todavía se requiere un esfuerzo considerable por parte de las autoridades locales para llevar a cabo las pruebas propiamente dichas. Por ejemplo, los gobiernos locales desempeñaron un papel importante en el establecimiento de instalaciones de ensayo en las carreteras en respuesta a la creciente demanda de ensayos. Múltiples municipalidades, encabezadas por Goyang, han creado equipos de prueba "drive-thru" COVID-19, donde personal médico con ropa de protección toma muestras de personas en automóviles. El proceso dura 15 minutos, cuesta menos de 20 dólares y elimina el contacto directo, ya que las muestras pueden recogerse a través de una ventana abierta, lo que permite al conductor permanecer en su vehículo.

  • En Nueva Zelandia, los servicios regionales de salud pública son prestados por 12 unidades de salud pública propiedad de las juntas sanitarias distritales, así como por diversas ONGs. En respuesta a COVID-19, el Gobierno de Nueva Zelandia casi duplicó los recursos destinados a las Unidades de Salud Pública regionales a fin de aumentar la capacidad de realizar pruebas de contacto. Proporcionó 32 millones de dólares neozelandeses adicionales para ampliar la capacidad y el equipo de cuidados intensivos adicionales en los hospitales, 50 millones de dólares neozelandeses para apoyar a los médicos de cabecera y la atención primaria, y 20 millones de dólares neozelandeses para mejorar las consultas por videoconferencia y telesalud.

  • Noruega, es actualmente el país con el mayor número de pruebas (15 570 personas por millón de habitantes). Además de las pruebas masivas, el Gobierno ha puesto en marcha recientemente un instrumento de informes en línea en el que todos los noruegos y extranjeros que viven en Noruega pueden informar sobre sus síntomas respiratorios y las afecciones subyacentes. La idea de las pruebas es tener un mejor conocimiento de la propagación de los síntomas respiratorios en el país. La tasa de mortalidad en Noruega es todavía muy baja, 26 personas, aunque ya hay más de 4 240 infecciones confirmadas.

  • En Austria, algunos municipios (por ejemplo, Fernitz-Mellach) ofrecen servicios públicos de entrega de alimentos a personas enfermas y vulnerables, directamente en sus casas, previa solicitud.

  • En Canadá, el gobierno federal ha duplicado el programa "Reaching Home" que proporciona fondos para las personas sin hogar. Las provincias, así como los municipios, también están estableciendo fondos de emergencia por medio de servicios de apoyo familiar y comunitario. El Servicio Indígena del Canadá (ISC) está trabajando en estrecha colaboración con el Organismo de Salud Pública del Canadá, con otros departamentos y contrapartes provinciales y territoriales para proteger la salud y la seguridad de las comunidades de las Primeras Naciones y comunidades Inuits, para apoyarlas en la respuesta a las amenazas a la salud pública, incluido el nuevo coronavirus. Además, se está estableciendo un fondo destinado específicamente a apoyar a las comunidades indígenas en esta crisis.

  • En Francia, los gobiernos de nivel subnacional, y particularmente las autoridades locales, están monitoreando y abordando las necesidades específicas de las poblaciones vulnerables, incluidos los migrantes. Por ejemplo, la ciudad de Rennes ha transformado temporalmente los hoteles en refugios para migrantes, mientras que en París la administración de servicios sociales está llamando a la acción a los ciudadanos, contactándolos con las ONG que trabajan en su zona. 

  • En Grecia, según las medidas de emergencia actuales, las autoridades locales deben crear un registro de los ciudadanos que requieren asistencia, incluidos los indigentes. A los hogares vulnerables se les asignarán trabajadores de atención que se asegurarán de que esos hogares reciban los medicamentos y suministros domésticos necesarios, así como de asegurar el acceso a los servicios sanitarios y de saneamiento básicos.

  • En Hungría, los gobiernos locales tienen la obligación de organizar los suministros para las personas mayores que se quedan en casa y de asumir el cuidado de ellas como una tarea prioritaria.

  • En Islandia, las autoridades estatales y locales están estableciendo un fondo de contingencia que proporcionará el alcance para las acciones necesarias para abordar los efectos de COVID-19 en los servicios sociales y en los servicios específicos para los grupos vulnerables, si es necesario.

  • En Irlanda, el Departamento de Planificación de la Vivienda y Gobierno Local ha estado en contacto constante con el Ejecutivo de la Región de Dublín encargado de las personas sin hogar (DRHE) y con las autoridades locales de todo el país para coordinar la respuesta a COVID-19 entre los usuarios de los alojamientos de emergencia y los que duermen en la calle. El DRHE, las autoridades principales regionales y las ONG identificaron las camas de emergencia y los alojamientos adecuados para proporcionar capacidad a las personas para que se auto-aislaran, de ser necesario. El Health Service Executive (HSE) ha publicado orientaciones a todas las autoridades locales y proveedores de servicios a este respecto.

  • En Italia, el 17 de marzo, el Gobierno aprobó un paquete de medidas económicas de 25.000 millones de euros para ayudar a las empresas y las familias italianas. El paquete "Curar a Italia" incluye más de 10.000 millones de euros para apoyar a los trabajadores que corren el riesgo de perder su empleo debido al brote de coronavirus, y se extiende a los trabajadores independientes y precarios. Para estas categorías "más débiles", el Gobierno proporcionará una contribución única de 600 euros. El decreto también aumenta los recursos disponibles para ayudar a las empresas a pagar a los trabajadores despedidos temporalmente debido al cierre forzoso. Las familias con hijos en edad escolar recibirán apoyo con una licencia parental más larga y el llamado bono de " baby-sitter ", dado el cierre de escuelas. El 28 de marzo se asignaron 4.300 millones de euros a través del Fondo de Solidaridad Municipal en concepto de una cuota de las transferencias anuales ordinarias a los municipios, y 400 millones de euros a los 8.000 gobiernos locales para proporcionar vales de alimentos y compras a las personas necesitadas. Los 4.300 millones de euros son un anticipo de las transferencias anuales ordinarias a los municipios junto con los 400 millones de euros para la emergencia alimentaria. 

  • En Eslovenia se alienta a los gobiernos locales a que cooperen con una organización de prestadores de servicios sociales profesionales y voluntarios dentro de su jurisdicción para prestar servicios a los grupos vulnerables (por ejemplo, los que no tienen a nadie que les lleve alimentos y medicinas).

  • En China, a principios de febrero, el gobierno central alentó a los gobiernos subnacionales a diseñar medidas localizadas a nivel de país, en lugar de aplicar un conjunto de medidas a toda la región, aunque esto excluye las regiones que se ven ampliamente afectadas por COVID-19, como la ciudad de Wuhan. De hecho, los gobiernos provinciales están facultados para publicar información sobre pandemias y enfermedades transmisibles desde 2006 por medio de la legislación, después de la crisis del SARS. Mientras tanto, se ha concedido a todos los gobiernos subnacionales (excepto a los municipios/aldeas) la facultad de eludir su gobierno directo de nivel superior para informar a los niveles superiores del gobierno, en caso de una emergencia pública importante.

  • En Noruega, a pesar de las medidas de coordinación entre el gobierno central y las autoridades locales, los municipios y condados tienen la facultad de decidir las medidas de protección de sus habitantes. Sin embargo, el Gobierno anunció recientemente que, como la crisis ha pasado de ser una crisis sanitaria a convertirse en una crisis nacional que abarca a todos los sectores, el Ministerio de Justicia y Gestión de Emergencias se encargará de coordinar la gestión de la crisis a nivel gubernamental.

  • En Suiza, el 16 de marzo de 2020, el gobierno federal reclasificó la situación en Suiza como "situación extraordinaria", lo que le permitió promulgar medidas nacionales. Esto permite al gobierno federal asumir algunas responsabilidades cantonales por un tiempo determinado coordinado en los 26 distritos cantonales, previo de la mudanza.

  • El gobierno del Reino Unido ha otorgado poderes de emergencia a las cuatro naciones (Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia y Gales) para hacer frente a la propagación de COVID-19 en sus territorios.

  • En Brasil, el 24 de marzo de 2020, el gobierno federal anunció un paquete de medidas para los estados y municipios por valor de 15.500 millones de euros para hacer frente al impacto de la pandemia COVID-19. Se suspenderá el pago de las deudas con el gobierno federal, mientras que los fondos se destinarán a la renegociación de la deuda subnacional con las instituciones bancarias. El gobierno federal también asignará fondos a los gobiernos subnacionales para la salud y la asistencia social. El gobierno desea acelerar la aprobación de dos proyectos de ley que están pendientes en el Congreso: el Pacto Federal, el Plan de Equilibrio Fiscal (también conocido como el Plan Mansueto), que crearía un espacio fiscal y fortalecería las finanzas de los gobiernos locales.

  • En Canadá, el 10 de marzo, el gobierno federal anunció un aumento de las transferencias presupuestarias para los servicios de salud a las provincias y territorios. A fin de seguir apoyando la preparación en materia de salud pública, el Gobierno del Canadá proporcionará 500 millones de dólares canadienses a las provincias y territorios para atender a las necesidades críticas del sistema de atención de la salud y a las actividades de preparación y mitigación.

  • En China, los gobiernos provinciales pueden conservar 5 puntos porcentuales adicionales de sus ingresos desde marzo de 2020 hasta finales de junio de 2020 (equivalentes a unos 110.000 millones de yuanes en total), lo que les ayudará a capear la crisis. Estos ingresos adicionales deben asignarse a los gobiernos municipales/condados y, por lo tanto, ser utilizados por ellos. Además, para el 5 de marzo, un total de 6,3 billones de yuanes en transferencias del gobierno central para 2020 se hicieron por adelantado a los gobiernos subnacionales. Entre ellos se incluyen subvenciones generales, servicios de salud y médicos (tanto urbanos como rurales), infraestructura e instalaciones, así como transferencias de compensación por valor de 1,6 billones de yuanes asignados a 26 provincias y regiones autónomas.

  • En Dinamarca, la actual ley de presupuesto permite al Estado sancionar a los municipios y regiones si gastan más dinero que el presupuestado. Sin embargo, como COVID-19 inevitablemente resultará en un aumento del gasto, esto puede dar lugar a problemas. El Gobierno está planeando actualmente conceder una exención en esta situación extraordinaria.

  • En Finlandia, la principal responsabilidad de la atención de la salud es con los municipios y las autoridades municipales conjuntas que llevarán la carga principal de COVID-19. Las autoridades locales tienen la obligación legal de estar preparadas para las enfermedades infecciosas y los ayuntamientos pueden tomar cualquier medida en su zona para hacer frente a la enfermedad. El Gobierno ha anunciado que se asegurará de que no haya ningún déficit de financiación para los gobiernos locales. Una de las primeras medidas anunciadas es el aumento de la participación municipal en los ingresos del impuesto sobre la renta de las sociedades. El gobierno central es, por ley, el último responsable de asegurar la prestación de los servicios básicos en todo el país. Además, el Estado está mucho mejor capacitado para responder a las crisis y, por lo tanto, apoyará a los municipios en la prestación de los servicios esenciales. Dado que la crisis del coronavirus ha afectado a los municipios de manera asimétrica, el gobierno central todavía no ha comprometido sumas específicas de apoyo. Los gastos causados por la pandemia a los municipios serán remunerados, pero los municipios deben mostrar primero los gastos.

  • En Francia, el 22 de marzo de 2020, el Parlamento ha aprobado un "proyecto de ley de emergencia" para garantizar la continuidad presupuestaria y financiera de los gobiernos subnacionales. Permite a los gobiernos subnacionales derogar la norma de gastos adoptada en 2018, que limita el crecimiento de sus gastos de funcionamiento al 1,2%. El objetivo es ayudar a la población o apoyar a las empresas que, de otro modo, superarían el límite máximo de gastos estipulado en su contrato. La ley de emergencia amplía en tres meses (hasta el 31 de julio de 2020) el plazo para la adopción de la ley de presupuestos locales, incluyendo la adopción de deliberaciones sobre impuestos locales, tasas y tarifas, con el fin de compensar el impacto de COVID-19 en las elecciones locales.

  • En Israel, en el marco de su conjunto de medidas de recuperación económica, el Gobierno anunció que se aplazará el pago del impuesto del consejo municipal, pero que se prestará asistencia financiera a los gobiernos locales más vulnerables.

  • En Corea, el gobierno ha elaborado un presupuesto suplementario de 11,7 billones de KRW para responder al brote de COVID, 8,5 billones de KRW para la esperada escasez de ingresos. El presupuesto suplementario se destinará a los esfuerzos de control de la enfermedad, así como a ayudar a las empresas afectadas y a las economías locales, incluyendo medidas para apoyar las capacidades de atención de COVID-19 locales y para aumentar los subsidios educativos y las subvenciones a los gobiernos locales para ayudarles a proteger el K-12 de la infección.

  • El Gobierno Noruego anunció una subvención discrecional de 250 millones de coronas noruegas (21 millones de euros) a los municipios para cubrir los gastos adicionales causados por el brote. En la primera fase, se asignarán 200 millones de coronas noruegas a los condados según el tamaño de la población. Los 50 millones de coronas noruegas restantes se distribuirán más adelante. Los gobernadores de los condados son responsables de distribuir los fondos discrecionales a los municipios según las necesidades.

  • En Portugal, la Ley del Estado de Emergencia No. 1-A / 2020, de 19 de marzo, incluye medidas excepcionales y temporales, entre las que se encuentra la posibilidad de aplazar las reuniones de los órganos ejecutivos y deliberantes hasta finales de junio (o de organizarlas por videoconferencia en determinadas condiciones), con lo que se aplaza efectivamente el plazo impuesto a los municipios y a sus órganos intermunicipales para enviar sus cuentas al Tribunal de Cuentas.

  • En España, el Real Decreto-Ley 8/2020 de 17 de marzo de medidas extraordinariamente urgentes para hacer frente a las repercusiones económicas y sociales de COVID-19 incluye una medida de apoyo a las finanzas locales. Se autoriza a los gobiernos locales a destinar hasta 300 millones de euros del superávit de 2019 a la financiación de las ayudas económicas y de toda la prestación de servicios de atención primaria y de atención a la dependencia gestionados por los servicios sociales. En el ámbito regional, el "plan de choque" presentado por el Gobierno el 17 de marzo incluye varias medidas para dotar a las Comunidades Autónomas (CCAA) de más recursos para combatir el coronavirus y mitigar los efectos económicos de la emergencia.

  • En Suecia, el Gobierno, el Partido del Centro y los liberales han presentado propuestas que se incluirán en otro presupuesto enmendado con medidas para contrarrestar los efectos económicos del brote de coronavirus. El presupuesto incluye propuestas de subvenciones estatales a los municipios y regiones para aumentar los gastos de atención de la salud, entre otras. La Asociación Sueca de Autoridades Locales y Regiones (SKL) ha señalado que los municipios y las regiones deben recibir del Estado una cobertura total de los gastos realizados para aplicar las medidas de prevención de la difusión en la sociedad. SKL está trabajando actualmente en la elaboración de un modelo para lograr la cobertura de los costos totales.

  • En Chile, la SUBDERE ha establecido una mesa de coordinación técnica con las diferentes Asociaciones Municipales para coordinar la aplicación de medidas preventivas, tales como asegurar procedimientos administrativos más flexibles y sencillos para los ciudadanos.

  • En China, hasta ahora más de 60 ciudades han cambiado las normas que rigen los terrenos, la mayoría de ellas relacionadas con los arrendamientos de terrenos y que permiten un retraso en la transferencia de las tasas o en el cumplimiento de otras obligaciones contractuales. Otro aspecto se refiere a los pagos anticipados, en los que se ha reducido la proporción.

  • En Francia, se aplican normas de adquisición específicas a todos los niveles de gobierno en caso de crisis sanitaria. La Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía y Finanzas ha publicado una nota "la passation et l'execution des marches publics en situation de crise sanitaire" ("La adjudicación y ejecución de la contratación pública en una situación de crisis de salud") para recordar estas normas específicas en el contexto de la crisis de Covid-19.

  • En Italia, 14 regiones adoptaron procedimientos simplificados (26 medidas en 14 regiones) para racionalizar los procedimientos burocráticos para las PYMES -como el aplazamiento de los plazos para la presentación de solicitudes de programas de financiación pública o para la presentación de informes sobre planes de inversión sujetos a incentivos públicos- y simplificaciones reglamentarias (incluso en la esfera de la contratación pública) (Centro de Trento para el Desarrollo Local de la OCDE, 2020[24]).

  • En Japón, el gobierno aprobó medidas de "estado de emergencia" para permitir a las autoridades mantener a la gente dentro y requisar edificios y usuarios para hospitales improvisados. Esta nueva ley permite al primer ministro declarar el estado de emergencia en una parte específica del país, y los gobiernos locales pueden exigir a los residentes que permanezcan en sus casas, cerrar las escuelas y limitar el uso de las instalaciones para grandes reuniones.

  • En Corea, cada departamento y gobierno local tiene instrucciones de utilizar un sistema administrativo activo. Por ejemplo, el Ministerio de Salud y Bienestar Social utiliza el "Comité de apoyo administrativo activo" para proporcionar un subsidio temporal para la adquisición del equipo especial necesario para las clínicas de detección. El Servicio de Adquisiciones Públicas también utiliza el sistema para proceder al contrato de suministro de máscaras y el pago inmediatamente después de la entrega de los bienes (después de la recepción de los recibos).

  • En el Reino Unido, el Gobierno está introduciendo medidas prácticas para dar a los municipios una mayor flexibilidad y permitirles centrar aún más sus recursos en la respuesta a COVID-19, por ejemplo, relajando las restricciones a las entregas en los supermercados; aplazando las elecciones locales, de alcalde y de comisarios de policía y de delincuencia hasta mayo del año próximo; y considerando la posibilidad de avanzar en la legislación para eliminar el requisito de que las reuniones anuales del consejo se celebren en persona. Además, los consejos podrán utilizar su discreción en cuanto a los plazos para las solicitudes de libertad de información.

  • En China, en la ciudad de Suzhou (una ciudad a nivel de prefectura), así como en muchos gobiernos provinciales y grandes ciudades, se publicaron políticas de apoyo a las empresas, incluidas las PYMES. Entre las principales medidas figuraban reducciones o exenciones fiscales, en particular en relación con el impuesto sobre la propiedad inmobiliaria y el impuesto sobre el uso de la tierra También se posibilitó el aplazamiento del pago de los impuestos hasta tres meses para las empresas que pudieran demostrar que se habían visto afectadas por la crisis. Del mismo modo, se aplicó la postergación de los pagos de la seguridad social hasta 12 meses como medida de apoyo. Los fondos de la seguridad social se utilizaron para financiar medidas de apoyo a las empresas. Los bancos privados recibieron el mandato de retener los costos de financiación de las PYMES al nivel de 2019, y de reducir las tasas de interés de algunos préstamos a PYMES en al menos un 10%. También se redujeron los alquileres de las PYMES que se alojan en propiedades estatales. En cuanto a otras medidas, la ciudad de Beijing ha publicado políticas de apoyo a las empresas que subvencionan el 95% del costo de todo tipo de formación profesional en línea que se proporciona a los empleados durante la crisis. En algunas otras ciudades y provincias, se proporcionan subsidios a las empresas que contratan empleados de grupos vulnerables (es decir, de familias de bajos ingresos, trabajadores de zonas rurales, trabajadores desempleados registrados en zonas urbanas, etc.) durante la crisis, y proporcionan contratos de más de un año de duración. Las empresas que tienen empleados confinados en la provincia de Hubei, también recibieron subsidios.

  • En Francia, se están adoptando medidas conjuntas entre los gobiernos nacionales y regionales para gestionar la crisis en el marco del nuevo Consejo Económico Estados-Regiones establecido en diciembre de 2019. Esto incluye el establecimiento de grupos de trabajo regionales que incorporan a los bancos de desarrollo (BPI) con el fin de acelerar las medidas de apoyo a las empresas. Además, los gobiernos regionales desbloquearán 250 millones de euros (además de los 750 millones de euros asignados por el Estado) para participar en el fondo de apoyo a los artesanos, los comerciantes y las pequeñas empresas anunciado por el Presidente.

  • En Finlandia, el Gobierno puso en marcha dos nuevos servicios financieros para mitigar el impacto económico de la pandemia de coronavirus en las PYMEs. Éstos están destinados al menos a los servicios turísticos y auxiliares del turismo, a las industrias creativas y de espectáculos y a todos los sectores en los que se vean afectadas las cadenas de subcontratación. Las autorizaciones de subvención del organismo de apoyo a las empresas del Gobierno, Business Finland, se incrementarán en 150 millones de euros para permitir la adopción de medidas inmediatas de apoyo a las empresas. Las primeras decisiones de financiación se tomaron el 20 de marzo de 2020. A nivel de gobierno subnacional, cada municipio decide sus propias medidas. Por ejemplo, la ciudad de Helsinki decidió suspender los alquileres de locales comerciales y otros locales de negocios de la ciudad hasta tres meses. Además, los alquileres adeudados pueden pagarse sin penalización, de acuerdo con un calendario de pagos de 12 meses que se acordará con cada inquilino. Además, la ciudad de Helsinki puso en marcha medidas relacionadas con el asesoramiento empresarial para ayudar a las PYMES a capear la crisis. En general, los municipios se centrarán principalmente en el apoyo a los trabajadores autónomos. En el caso de las PYMES con empleados, los organismos del gobierno central como Finvera y Business Finland, así como las oficinas regionales del estado, serán las principales fuentes de apoyo.

  • En Alemania, Baviera lanzó un paquete de rescate y otros territorios han aplicado medidas que amplían los programas de financiación existentes. Se están introduciendo medidas relacionadas con los impuestos, como el aplazamiento sin intereses de las obligaciones fiscales, los pagos adelantados ajustados y la renuncia a las medidas de ejecución y a los pagos atrasados.

  • En Irlanda, el Departamento de Asuntos Empresariales, Empresa e Innovación (DBEI) está utilizando sus Oficinas Locales de Empresa para proporcionar apoyo a las empresas, en particular a las microempresas y a las PYMES. Este apoyo incluye, por ejemplo, préstamos COVID-19 de hasta 50.000 millones de euros de la Oficina de microfinanzas de Irlanda hacia las microempresas. Dentro de esta iniciativas ENTERPRISE Ireland ha dispueso 200 millones de Euros que incluyen un Plan de Rescate y Reestructuración para empresas vulnerables pero viables que necesitan reestructurar o transformar su negocio. También ofrece subvenciones para prestar apoyo de consultoría a las empresas.

  • En Italia, el 17 de marzo, el Gobierno aprobó un paquete de estímulo económico de 25.000 millones de euros para sostener el sistema de atención de la salud y apoyar a los hogares y las empresas. Incluye fondos para complementar los salarios y apoyar a los exportadores. El paquete también aplaza los plazos fiscales, ofrece una suspensión de los pagos de préstamos e hipotecas para las PYMES y las familias e introduce garantías públicas más sólidas para los bancos, en una medida que -según las previsiones del gobierno- inyectará hasta 340.000 millones de euros en nueva liquidez en el mercado crediticio.

  • En los Países Bajos, el gobierno central analizará con los gobiernos locales la forma en que pueden apoyar a los empresarios locales dentro de los marcos normativos vigentes. Para apoyar la liquidez de las empresas locales, el gobierno central estudiará si es posible aplazar la recaudación de los impuestos locales, incluidos los impuestos de turismo.

  • En Suecia, los gobiernos locales han decidido diversas medidas para apoyar a sus empresas locales. Entre las principales medidas figuran la ampliación de los plazos de pago de las tasas y los alquileres hasta seis meses y la facilitación de los procesos de expedición de permisos.

  • En el Reino Unido, el gobierno proporcionará 2.200 millones de libras esterlinas adicionales para que las autoridades locales apoyen a las pequeñas empresas que ya pagan tarifas empresariales escasas o nulas debido al Alivio de Tarifas para Pequeñas Empresas (SBBR).

  • Los Estados Unidos aprobaron un programa de ayuda de 2 trillones de dólares para ciudadanos y empresas. Los elementos clave del programa incluyen el envío de cheques directamente a los ciudadanos y a las familias, una importante ampliación de las prestaciones por desempleo, dinero para los hospitales y los proveedores de servicios de salud más afectados, asistencia financiera para las pequeñas empresas y 500.000 millones de dólares en préstamos para las empresas en dificultades.

  • La Unión Europea puso en marcha, el 1 de abril de 2020, una "Iniciativa de inversión en respuesta a la crisis" (CRII) dirigida a los sistemas de atención de la salud, las PYME, los mercados laborales y otras partes vulnerables de las economías de los Estados miembros de la UE. La Comisión propone movilizar rápidamente las reservas de efectivo de los fondos de la UE. Esto proporcionará una liquidez inmediata a los presupuestos de los Estados miembros y ayudará a adelantar los 37.000 millones de euros de financiación de la política de cohesión, aún no asignados, a los programas de la política de cohesión para 2014-2020, dando así un impulso muy necesario a la inversión económica. El 5 de abril, la CRII se complementó con la "CRII+", que aumenta aún más la flexibilidad en el uso de los fondos de cohesión. Esta mayor flexibilidad se proporciona, entre otras cosas, por medio de.

    • Posibilidades de transferencia entre los tres fondos de la política de cohesión (el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo Social Europeo y el Fondo de Cohesión);

    • Transferencias entre las diferentes categorías de regiones (por ejemplo, menos frente a más desarrolladas);

    • Flexibilidad en cuanto a la concentración temática;

    • La posibilidad de una tasa de cofinanciación de la UE del 100% para el ejercicio contable 2020-2021, y;

    • La simplificación de los pasos de procedimientos.

      Además, el 23 de marzo, la Unión Europea también suspendió las normas de la UE sobre los déficits presupuestarios incluidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento para permitir a los gobiernos apoyar sus economías durante la crisis de COVID-19 en todos los niveles de gobierno.

  • En Islandia, el gobierno presentó el 23 de marzo un paquete de respuesta a la crisis de COVID-19 que asciende a 1 500 millones de euros (casi el 8% del PIB de Islandia). Su objetivo es mitigar los efectos de la pandemia salvaguardando el sustento económico de las personas y las empresas, protegiendo el sistema de bienestar e impulsando la economía. Como parte de las medidas, el gobierno acelerará los proyectos de inversión pública. En particular, las medidas incluyen una iniciativa de inversión de 132 millones de euros para el transporte, la construcción pública, la infraestructura de tecnologías de la información, la investigación, la ciencia y la innovación en colaboración con los municipios. El programa actual contiene proyectos a corto plazo, mientras que se está preparando otra iniciativa para 2021-2023, que supondrá una inversión en gran escala que requerirá más planificación y preparación.

  • En Israel, en el marco del conjunto de medidas de recuperación económica, el Gobierno ha anunciado que acelerará la infraestructura de crecimiento económico, incluida la promoción de la investigación y el desarrollo, los proyectos de innovación, el apoyo a las inversiones y las exportaciones mediante subvenciones del Ministerio de Economía, y la aceleración de los proyectos de infraestructura (electrificación y duplicación de los ferrocarriles, vías rápidas, autopistas, centros de transporte integrado, establecimiento de una línea de transmisión de gas, infraestructura de drenaje para eliminar los bloqueos y prevenir las inundaciones, etc.).

  • En Lituania. El gobierno ha establecido un paquete de recuperación económica que comprende un componente dedicado a "Impulsar la economía" que asciende a 1.000 millones de euros. El Plan de Acción Económica y Financiera prevé la aceleración de los programas de inversión, la aceleración de los pagos y el aumento de la intensidad de la financiación. También permite la reasignación de los fondos de inversión de la UE a los ámbitos de la salud, el empleo y las empresas, acelera el uso del presupuesto estatal para los gastos corrientes, utiliza todos los fondos de los programas de Cambio Climático, Mantenimiento de Carreteras y Desarrollo y acelera la renovación de los edificios de apartamentos.

  • En Polonia, el 18 de marzo el Gobierno anunció un paquete de recuperación económica para contrarrestar las consecuencias de la pandemia de coronavirus. El importe asciende a unos 48.000 millones de euros (casi el 10% del PIB polaco). Tiene cinco pilares, incluido uno dedicado a impulsar la inversión pública en 6.600 millones de euros. El gobierno establecerá un fondo especial para financiar la inversión pública en la construcción de carreteras locales, la digitalización, la modernización de las escuelas, la transformación de la energía, la protección del medio ambiente y la reconstrucción de la infraestructura pública. El fondo está compuesto por recursos nacionales, independientes del apoyo de la UE. Sin embargo, la flexibilidad propuesta por la UE en el uso de los fondos de cohesión también podría ser movilizada.

Referencias

[25] Allain-Dupré, D. (2011), Multi-level Governance of Public Investment: Lessons from the Crisis, OECD Regional Development Working Papers, 2011/05, OECD Publishing, http://dx.doi.org/10.1787/5kg87n3bp6jb-en.

[5] Beazley, I. et al. (2019), Decentralisation and performance measurement systems in health care, OECD Working Papers on Fiscal Federalism, No. 28, OECD Publishing, http://dx.doi.org/10.1787/6f34dc12-en.

[10] Bianco, M. and F. Bripi (2010), Difficulties in doing business, Società editrice il Mulino, pp. 863-892, http://dx.doi.org/10.1432/34189:y:2010:i:4:p:863-892.

[12] Business Insider (2020), See the drive-thru clinics South Korea is using to test patients for coronavirus, https://www.businessinsider.fr/us/south-korea-launches-drive-thru-coronavirus-testing-facilities-as-demand-soars-2020-2.

[11] Chung, D. and H. Soh (2020), Korea’s response to COVID-19: Early lessons in tackling the pandemic, https://blogs.worldbank.org/eastasiapacific/koreas-response-covid-19-early-lessons-tackling-pandemic.

[14] Financial Times (2020), “Aggressive testing helps Italian town cut new coronavirus cases to zero”, Financial Times, https://www.ft.com/content/0dba7ea8-6713-11ea-800d-da70cff6e4d3.

[22] Fitch Ratings (2020), Fitch Ratings: Coronavirus Will Put Pressure on Sub-Sovereign Finances (Press Release 25 March 2020), https://www.fitchratings.com/.

[24] Government of the Netherlands (2020), Frequently asked questions about the approach to tackling coronavirus in the Netherlands, https://www.government.nl/topics/coronavirus-covid-19/tackling-new-coronavirus-in-the-netherlands (accessed on 20 March 2020).

[6] James, C. et al. (2019), Decentralisation in the health sector and responsibilities across levels of government: Impact on spending decisions and the budget, 7th Meeting of the OECD Joint Network of Senior Budget and Health Officials, https://www.oecd.org/officialdocuments/publicdisplaydocumentpdf/?cote=COM/DELSA/GOV(2019)2&docLanguage=En.

[9] Lopéz-Casasnovas, G., J. Costa-Font and I. Planas (2005), “Diversity and regional inequalities in the Spanish ‘system of health care services”, Health Economics, Vol. 14/1, pp. S221-35, http://dx.doi.org/10.1002/hec.1038.

[17] Muro, Whiton and Maxim (2020), “COVID-19 is hitting the nation’s largest metros the hardest, making a “restart” of the economy more difficult”, The Avenue, Brookings, https://www.brookings.edu/blog/the-avenue/2020/04/01/why-it-will-be-difficult-to-restart-the-economy-after-covid-19/?utm_campaign=brookings-comm&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=85726548.

[23] OECD (2020), Coronavirus (COVID-19): Cities policy responses (as of 27 March 2020), https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=126_126769-yen45847kf&title=Coronavirus-COVID-19-Cities-Policy-Responses.

[16] OECD (2020), Coronavirus (COVID-19): SME policy responses, OECD Publishing, http://www.oecd.org/coronavirus/policy-responses/coronavirus-covid-19-sme-policy-responses-04440101/.

[20] OECD (2020), Covid-19 and intergovernmental Fiscal Relations: Early responses and main lessons from the Financial Crisis.

[2] OECD (2020), Covid-19: SME Policy Responses, OECD Publishing, https://www.oecd.org/cfe/leed/COVID-19-Italian-regions-SME-policy-responses.pdf (accessed on 16 March 2020).

[8] OECD (2020), Focus on public funding in healthcare.

[3] OECD (2020), OECD updates G20 summit on outlook for global economy, OECD Publishing, http://www.oecd.org/newsroom/oecd-updates-g20-summit-on-outlook-for-global-economy.htm (accessed on 28 March 2020).

[1] OECD (2020), Tourism Policy Responses to the coronavirus (COVID-19), OECD Publishing, https://www.oecd.org/coronavirus/policy-responses/tourism-policy-responses-to-the-coronavirus-covid-19-6466aa20/ (accessed on 25 March 2020).

[26] OECD (2014), Effective Public Investment across Levels of Government: Principles for Action, OECD Publishing, https://www.oecd.org/effective-public-investment-toolkit/Effective-Public-Investment-Brochure.pdf.

[21] OECD (2013), Investing Together: Working Effectively across Levels of Government, OECD Multi-level Governance Studies, OECD Publishing, Paris, https://dx.doi.org/10.1787/9789264197022-en.

[7] OECD (Forthcoming), Pilot Database on Regional Government Finance and Investment: Key Findings.

[18] OECD (forthcoming), Which regional economies are most affected by COVID-19?.

[13] Romer, P. and A. Garber (2020), “Will Our Economy Die From Coronavirus? It will if we keep up our current strategy.”, The New York Times, https://www.nytimes.com/2020/03/23/opinion/coronavirus-depression.html (accessed on 23 March 2020).

[19] S&P (2020), COVID-19 Credit Update: The Sudden Economic Stop Will Bring Intense Credit Pressure, https://www.spglobal.com/ratings/en/research/articles/200317-covid-19-credit-update-the-sudden-economic-stop-will-bring-intense-credit-pressure-11392437.

[15] The Economist (2020), “Developing and deploying tests for SARS-CoV-2 is crucial”, The Economist, Science & Technology, https://www.economist.com/science-and-technology/2020/03/19/developing-and-deploying-tests-for-sars-cov-2-is-crucial (accessed on 19 March 2020).

[4] WHO (2020), WHO rapid response team concludes mission to Italy for COVID-19 response, https://www.euro.who.int/en/countries/italy/news/news/2020/3/who-rapid-response-team-concludes-mission-to-italy-for-covid-19-response.

Fuentes de los diferentes ejemplos de países (Información de la oficina de la OCDE en el país, artículos de prensa, sitios web de los gobiernos)

Australia

Austria

Bélgica

Brasil

Canadá

Chile

China

Colombia

Corea

Dinamarca

Eslovenia

España

Estados Unidos

Estonia

Finlandia

Francia

Hungría

Irlanda

Islandia

Israel

Italia

Japón

Lituania

Nueva Zelanda

Noruega

Países Bajos

Polonia

Portugal

Reino Unido

Suecia

Suiza

Turquía

Unión Europea

En varios países federales, y casi federales, la atención de la salud es una de las principales responsabilidades de los gobiernos estatales. Es el caso de Australia, Austria, España, Suiza y Estados Unidos, por ejemplo, donde los gastos de los gobiernos subnacionales en materia de salud representan más del 40% del total de los gastos de salud pública y más del 20% de sus gastos, lo que equivale a más del 4% del PIB (salvo en Suiza para estas dos últimas ratios). En el Canadá y México, la atención de la salud es también una competencia importante. En el Canadá, constitucionalmente, los gobiernos provinciales y territoriales tienen la mayor responsabilidad en la prestación de servicios de salud, incluidos los hospitales y otros servicios sociales. En México, la atención de la salud es una responsabilidad compartida desde 1996. Bélgica y Alemania son dos excepciones notables entre los países federales. En Alemania la salud es en su mayor parte una responsabilidad federal. En Bélgica, las regiones y comunidades están ahora a cargo de responsabilidades más amplias en el sector de la salud, pero sólo desde la reforma del Estado de 2014.

La atención de la salud es también una importante responsabilidad subnacional en varios países unitarios. En Italia, los gastos sanitarios de los gobiernos subnacionales representan el 65% del total de los gastos de salud pública y el 49% del total de los gastos de los gobiernos subnacionales, es decir, el 6,7% del PIB. Es la responsabilidad principal de los gobiernos regionales de Italia. La atención sanitaria representa alrededor del 85% de su gasto. En los países nórdicos, en particular en Dinamarca, Finlandia y Suecia, las amplias responsabilidades de planificación, organización, prestación y financiación de los servicios e infraestructuras de atención sanitaria están descentralizadas a nivel municipal o intermunicipal (por ejemplo, los centros de atención primaria) y a nivel regional (por ejemplo, los hospitales y los servicios médicos especializados). En Dinamarca y Suecia, la atención de la salud es casi exclusivamente una responsabilidad de nivel regional, y representa el 90% del gasto regional. En Finlandia, los municipios y las autoridades municipales conjuntas se encargan de la atención primaria y secundaria de la salud. En Noruega los servicios de salud especializados (hospitales) son responsabilidad del gobierno central, mientras que la atención primaria de salud es proporcionada por los municipios.

En otros países, la atención de la salud sigue siendo una responsabilidad muy centralizada, y el gobierno subnacional representa menos del 10% del total del gasto público en salud en 17 países, e incluso menos del 1% en Francia, Grecia, Islandia, Irlanda, Israel, Luxemburgo, Nueva Zelandia y Turquía. En estos países, las competencias en materia de salud recaen más a menudo en el gobierno central o en los organismos de seguridad social, dejando poco o ningún papel a los gobiernos subnacionales (Beazley et al., 2019[5]; James et al., 2019[6]).

Contact

Dorothée ALLAIN-DUPRÉ (✉ Dorothee.ALLAIN-DUPRE@oecd.org)

Media: Alexandra TAYLOR (✉ Alexandra.TAYLOR@oecd.org)

Notas

← 1. 24.5% se refiere al promedio no ponderado de los países de la OCDE. Al tomar los promedios ponderados (por población), los gobiernos subnacionales representan el 31,8% del total de los gastos de salud pública no consolidados y el 38% de los gastos de salud pública consolidados.

← 2. En la Unión Europea, la ayuda de los gobiernos centrales y locales a las empresas está sujeta a las normas de ayuda estatal de la CE.

Disclaimer

El presente trabajo se publica bajo la responsabilidad del Secretario General de la OCDE. Las opiniones expresadas y los argumentos utilizados en el mismo no reflejan necesariamente el punto de vista oficial de los países miembros de la OCDE.

Tanto este documento, así como cualquier dato y cualquier mapa que se incluya en él, se entenderán sin perjuicio respecto al estatus o la soberanía de cualquier territorio, a la delimitación de fronteras y límites internacionales, ni al nombre de cualquier territorio, ciudad o área.

Publicado originalmente por la OCDE en inglés con el título: Managing the crisis across levels of government,

Traducido con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú. Esta no es una traducción oficial de la OCDE. En caso de discrepancia entre el documento original y la traducción, sólo se considerará válido el texto del documento original.

© OCDE 2020

El uso del contenido del presente trabajo, tanto en formato digital como impreso, se rige por los términos y condiciones que se encuentran disponibles en: http://www.oecd.org/termsandconditions.