La crisis relacionada con la pandemia del virus denominado COVID-19 ha generado grandes interrupciones en la economía y en la vida de las empresas, ya sea que puedan o no continuar sus actividades. Estas interrupciones están creando una amplia gama de impactos en las empresas, muchas de las cuales tienen dificultades financieras. La crisis de COVID-19 y la respuesta posterior han expuesto vulnerabilidades importantes en las operaciones de las empresas y las cadenas de suministro vinculadas a las condiciones de trabajo y la preparación para desastres. Como resultado, la salud y los medios de vida de los trabajadores están en peligro.

Los gobiernos han tomado medidas extraordinarias para tartar de contener la pandemia, tales como cuarentenas generales y el cierre a gran escala de la actividad económicas, así como la emisiñon de paquetes de ayuda y recuperación para apoyar a las empresas y trabajadores. Muchas empresas también han dado un paso al frente para contribuir al esfuerzo de contención y para aplacar el golpe económico sobre sus trabajadores y cadenas de suministro. Sin embargo, las respuestas gubernamentales y de las propias empresas pueden crear efectos negativos para sí mismos.

Un enfoque de conducta empresarial responsable (CER) para la respuesta a la crisis del COVID-19, ayudará a garantizar que los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza establecidos en los estándares de CER reconocidos internacionalmente sean centrales en el diseño e implementación de las respuestas gubernamentales y empresariales. Estos estándares, en particular las Líneas Directrices de la OCDE para empresas multinacionales y la Guía de Debida Diligencia de la OCDE, establecen la expectativa de que las empresas contribuyan al desarrollo sostenible, evitando y abordando los impactos adversos de sus actividades, incluso a lo largo de sus cadenas de suministro. La incorporación de estos estándares y herramientas de CER en las medidas para abordar la crisis del COVID-19 puede ayudar a los gobiernos y las empresas a tomar decisiones y abordar los problemas ambientales, sociales y de gobernanza relacionados con la crisis, pero también a garantizar que tales respuestas no creen riesgos adicionales para personas, planeta y sociedad.

Las formas en que las empresas responden frente a la variedad de problemas de CER en el marco de la crisis tendrán repercusiones duraderas en relación con sus balances y productividad durante el período de recuperación. Es probable que las empresas que tomen medidas proactivas para abordar los riesgos del COVID-19 de una manera que mitiguen los impactos adversos sobre los trabajadores y las cadenas de suministro, también generen más valor y resistencia en el largo plazo, mejorando su viabilidad a corto plazo y sus perspectivas de recuperación tanto en el mediano como largo plazo. En el corto plazo, mantener presente la CER en medio de la crisis también garantizará que la respuesta no tenga efectos adversos en las personas y el planeta.

El Coronavirus COVID-19 representa para la economía global el mayor peligro desde la crisis financiera.1 Está afectando gravemente la actividad económica y, como muestra un informe reciente de la ONU, está teniendo un impacto en prácticamente todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.2 El COVID-19 también está creando enormes desafíos para las grandes y pequeñas empresas en todo el mundo. La creciente evidencia de encuestas recientes a empresas sugiere graves inconvenientes, incluyendo en las cadenas de suministro, problemas de flujo de efectivo y la imposibilidad de cumplir con las fechas de entrega.3 Una débil demanda final de bienes y servicios importados, el aumento de la aversión al riesgo en los mercados financieros4 y la disminución de la confianza en los negocios también afectarán significativamente a las empresas y a sus cadenas de suministro.5

Los datos recientes de la OCDE sobre el efecto económico de la crisis y las medidas de contención relacionadas (ver abajo) indican que ‘el golpe inicial directo a nivel global sobre el nivel del PIB está usualmente entre el 20 y 25% para muchas de las principales economías avanzadas’.6 Los cierres completos o parciales están impactando a los sectores de diferentes maneras, afectando en diversos grados su capacidad de operar, la demanda de sus productos o servicios y sus balances (el Gráfico 1 muestra el impacto potencial de los cierres en economías seleccionadas del G7). De acuerdo con una encuesta de la Alianza Empresarial Responsible (Responsible Business Alliance -RBA por sus siglas en inglés), como consecuencia del COVID-19, el 50% de las fábricas de sus miembros y de proveedores no están funcionando a plena capacidad y el 15% de todas las fábricas están por debajo del 50% de producción, mientras que el 8% de las fábricas tienen menos del 10% de sus empleados de regreso al trabajo.7

La crisis del COVID-19 está causando problemas financieros y problemas de liquidez para muchas empresas como resultado de la reducción o cancelación de sus negocios. Esto a su vez afecta a los trabajadores, cuyos ingresos y medios de vida están en riesgo. Si bien algunas empresas han podido proteger a su fuerza laboral de tales impactos, y están optando por mantener y pagar a los empleados durante la suspensión de sus actividades,8 muchas empresas han tenido que despedir trabajadores o reducir sus horas de trabajo.9 En marzo de 2020, la OIT estimó que el impacto del COVID-19 dará como resultado un aumento del desempleo global de entre 5,3 millones (escenario "bajo") y 24,7 millones (escenario "alto")10. Las nuevas cifras de desempleo que surgen de los países afectados sugieren que el impacto ya puede ser mayor que el escenario alto. Solo en los EE. UU., Aproximadamente 16,8 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo, lo que representa aproximadamente el 11% de la fuerza laboral de los EE. UU.11 Tal aumento en el desempleo puede afectar más a los trabajadores que no están cubiertos por una licencia regular (por ejemplo, licencia por enfermedad o desempleo) o redes de seguridad específicas y excepcionales frente al COVID-19 (ver más abajo), como trabajadores independientes, trabajadores con contrato de cero horas o trabajadores informales, entre los cuales muchos son trabajadores migrantes y mujeres.12

Para las empresas que pueden continuar con su actividad, la principal preocupación es proteger la salud y la seguridad de los trabajadores, y reducir la exposición de los trabajadores al COVID-19 en el lugar de trabajo representa un desafío clave.13 Muchas empresas luchan por identificar el equilibrio correcto de medidas y salvaguardas para proteger a los trabajadores de la exposición o propagación del virus, incluso limitando la interacción física en el trabajo, la introducción de medidas sanitarias mejoradas y alentando el teletrabajo, mientras se mantienen los servicios esenciales. Para las empresas en sectores clave como el cuidado de la salud, la seguridad o la producción de alimentos, la crisis puede llevar a un fuerte aumento de la actividad, lo que hace que los trabajadores tengan que trabajar en condiciones inseguras14 y/u horas extras, lo que puede afectar su bienestar, salud y vida en familia.15 Las mujeres corren un riesgo particular, ya que forman una gran proporción de la fuerza laboral en sectores particularmente expuestos como el comercio minorista de alimentos y la atención médica, y al asumir la mayor parte de la carga adicional en el hogar, como el aumento de las actividades de cuidado infantil que resultan del cierre de escuelas.16

Más allá de los impactos sobre los trabajadores, la crisis del COVID-19 puede asociar a las empresas con una amplia gama de problemas nuevos e imprevistos. La circulación continua de bienes y trabajadores es un vector potencial de contaminación, y también puede conducir a un mayor impacto ambiental. De otra parte, se ha dado también un cambio marcado en las concentraciones de emisiones de CO2 en diversos sectores y regiones, debido a cambios dramáticos en el enfoque o cierre de las cadenas de suministro o industrias.17

También se han informado riesgos relacionados con el fraude y la mala conducta financiera de las empresas en sus operaciones y cadenas de suministro. Por ejemplo, la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude lanzó recientemente investigaciones sobre las importaciones de productos falsos de salud e higiene relacionados con la lucha contra el virus, como máscaras, kits de prueba o desinfectantes.18 Del mismo modo, el COVID-19 ha creado un aumento en los riesgos digitales, como estafas de ‘phishing’ o piratería.19 Adicionalmente, se han informado abusos de los fondos de la red de seguridad frente al COVID-19. La crisis puede afectar los niveles de divulgación, ya que la auditoría presencial limitada debido a restricciones de viaje y el enfoque en la gestión de crisis puede retrasar o reducir la cantidad de datos proporcionados por las empresas.20

Para responder a las necesidades urgentes de la entrega oportuna y suficiente de bienes y servicios esenciales para combatir la crisis, es posible que las empresas generalmente compitan para colaborar de manera coherente con las leyes antimonopolio. Sin embargo, la crisis también puede ser una oportunidad para que algunas empresas incurran en prácticas anticompetitivas,21 como los acuerdos entre empresas para inflar los precios de bienes esenciales como productos de protección o para bajar los salarios en el sector,22 o bien para buscar construir posiciones dominantes o monopolios en el mercado de ciertos productos cruciales como los productos farmacéuticos.23

Además de los impactos del COVID -19 sobre las propias operaciones de las empresas, estas también han enfrentado interrupciones significativas en sus cadenas de suministro.24 En una encuesta centrada en los negocios y los impactos de la cadena de suministro, el Instituto para la Gestión del Suministro (Institute for Supply Management) descubrió que más del 80% considera que su organización va a experimentar algún impacto relacionado con las interrupciones generadas por el COVID-19.25

Ambos trastornos de la oferta y la demanda exacerban el impacto socioeconómico del virus. Los proveedores pueden no estar ya en condiciones de continuar la actividad y cumplir con los contratos. La creciente evidencia generada por las categorías de bienes de consumo sugiere que los compradores globales también están deteniendo o cancelando pedidos previsibles en el futuro. Estas reacciones pueden llevar a la totalidad de la oferta de la cadena de suministro a detenerse y poner a millones de empresas y sus trabajadores en situación de riesgo económico.26 El recuadro 1 proporciona ejemplos de interrupciones de la cadena de suministro en los sectores de prendas de vestir y minerales que pueden conducir a impactos adversos en los derechos humanos y laborales.

Muchos proveedores continuarán haciendo todo lo posible para mantener la actividad empresarial a fin de evitar perder ingresos, lo que a su vez puede exponer a sus propios trabajadores, contratistas y clientes al virus o al riesgo de propagarlo aún más. Según los informes, en sectores con una gran proporción de trabajadores migrantes, como el sector manufacturero en Asia, los paros en la actividad laboral y las cancelaciones de pedidos tienen una serie de efectos indirectos, ya que las viviendas para los trabajadores pueden estar cerradas y los trabajadores que regresan a sus países están en riesgo de propagar el virus aún más.27

La crisis del COVID-19 está impulsando una acción gubernamental urgente y sin precedentes para gestionar la emergencia de salud y al mismo tiempo garantizar la continuidad en la provisión de bienes y servicios básicos. Los gobiernos también están tomando medidas para abordar los impactos económicos masivos relacionados con las políticas de contención que ahora están afectando a aproximadamente la mitad de la población mundial28 bajo alguna forma de confinamiento, y han detenido la actividad económica. Estas medidas incluyen programas de ayuda, rescate, nacionalización y estímulo que se encuentran entre los más ambiciosos de la historia.29 El paquete de estímulo de EE. UU. Se estima en más de 2 billones de dólares,30 mientras que en Europa los planes gubernamentales combinados anunciados hasta la fecha se estiman en alrededor de 1,7 billones de euros.31 El objetivo de estos programas es financiar necesidades cruciales como el acceso directo al efectivo por parte de las empresas,32 las prestaciones de desempleo parcial para los trabajadores afectados por las caídas de actividad,33 pero también la recuperación económica futura. De acuerdo con los datos de la OCDE (actualizados al 3 de abril de 2020), el 97% de los países miembros de la organización han introducido o anunciado medidas para proporcionar apoyo financiero a las empresas afectadas por una caída de la demanda, y el 92% está tomando medidas para proporcionar apoyo a los ingresos a los trabajadores que pierdan sus empleos o ingresos por cuenta propia.34

Tanto las medidas de contención como las de apoyo económico son necesarias para combatir la pandemia y sus efectos socioeconómicos, pero también pueden crear efectos no deseados en relación con la conducta de las empresas. Las cuarentenas generales pueden crear riesgos de sobornos y comportamiento ilícito por parte de las empresas que buscan evadirlas, por ejemplo, empresas que pretenden caracterizarse de manera fraudulenta en brindar "servicios esenciales" para poder continuar su actividad.35

Frente a cambios e impactos sin precedentes en las propias operaciones de las empresas o en sus cadenas de suministro, vinculadas ya sea a una disminución o aumento de la actividad, las empresas han tratado de adoptar una variedad de respuestas, muchas de las cuales ponen activamente recursos, logística, habilidades y enfoques innovadores al servicio frente a la lucha contra la pandemia.36 Por ejemplo, las empresas han tomado medidas extraordinarias para garantizar el suministro continuo de bienes y servicios esenciales, redirigiendo la producción para fabricar productos de protección y equipos de salud.37

Muchas empresas han dirigido a su personal a trabajar desde casa y, si no es posible, han establecido protocolos de higiene para proteger a sus trabajadores. Dichos protocolos también se han implementado para garantizar que los bienes y servicios proporcionados a los clientes no los pongan en riesgo de contaminación. Para responder a los riesgos económicos que enfrentan los trabajadores, contratistas y proveedores, algunas empresas han tomado medidas proactivas e hicieron compromisos para protegerlos del desempleo, recortes salariales o reducciones en los pedidos.38

En conjunto, estas respuestas están demostrando ser cruciales para abordar las repercusiones económicas y los riesgos para la salud derivados de la crisis, En algunos casos, sin embargo, estas practicas también pueden tener efectos no deseados por si mismas, algunos más manejables que otros, por ejemplo:

  • Trabajar desde casa puede crear problemas de equilibrio entre la vida laboral y personal para los trabajadores, especialmente si tienen deberes de cuidado, como resultado del cierre de escuelas;

  • Mayores recursos en las tecnologías de comunicación digital crean nuevos riesgos para la privacidad y el uso de datos personales o de propiedad;39

  • La redirección urgente de suministros requiere apresurarse a través de la debida diligencia y la evaluación de las instalaciones de producción, así como el respeto por parte de los nuevos proveedores de los requisitos ambientales, sociales, de gobierno y otros relacionados con la CER.

  • Algunas empresas pueden verse obligadas a tomar medidas a corto plazo para reducir costos a expensas de sus sistemas de CER, el bienestar de los trabajadores o la salud y la seguridad.40

La descripción general dada previamente, ha demostrado que las respuestas de empresas y gobiernos a la crisis del COVID-19 están teniendo un impacto significativo en las personas, el planeta y la sociedad. En este contexto, la implementación de estándares globales de conducta empresarial responsable (CER) es particularmente importante para identificarlos, mitigarlos y abordarlos.

Los estándares e instrumentos de la OCDE sobre CER, a saber, las Líneas Directrices de la OECD para empresas multinacionales (las Directrices) y la Guía de Debida Diligencia de la OCDE para una CER, además de las Guías Sectoriales específicas de Debida Diligencia, pueden ayudar a los gobiernos y a las empresas en la toma de decisiones y en abordar los problemas ambientales, sociales y de gobernanza derivados de la crisis, pero también, para garantizar que tales respuestas no creen más riesgos para las personas, el planeta y la sociedad. Las Directrices de la OCDE son el instrumento internacional de CER más completo, que abarca la responsabilidad empresarial en una amplia gama de áreas, incluidos los derechos humanos, los derechos de los trabajadores y las relaciones laborales, el medio ambiente, el soborno, los intereses del consumidor, la ciencia y la tecnología, la competencia y los impuestos. Las Directrices brindan recomendaciones a las empresas en todas estas áreas y esperan que estas realicen la debida diligencia con respecto a los riesgos asociados con sus operaciones, incluidas sus cadenas de suministro y otras relaciones comerciales.

Para una empresa, observar los estándares de CER e implementar la debida diligencia en su respuesta a la crisis del COVID-19 ayudará a garantizar que sus decisiones comerciales eviten y aborden posibles impactos adversos sobre las personas y el planeta, incluso en su cadena de suministro. Aquellas empresas que tomen medidas proactivas para abordar los riesgos del COVID-19 de una manera que mitigue los impactos adversos sobre los trabajadores y las cadenas de suministro, es más probable que generen más valor en el largo plazo y resiliencia. Específicamente, las siguientes problemáticas asociadas a la CER parecen ser más relevantes para ayudar a las empresas a responder y recuperarse de los choques operativos y en las cadenas de suminstro provenientes de la crisis:

Las relaciones laborales efectivas y la participación de las partes interesadas, incluido el compromiso directo con los trabajadores y con sus representantes a nivel de la empresa, sus filiales y empresas conjuntas, o incluso proveedores, pueden ayudar a identificar soluciones viables a corto y largo plazo, para abordar las presiones de reducción de costos, incluidas las soluciones en torno a los recortes salariales o la demora en los pagos salariales, al tiempo que permiten un inicio más rápido de las operaciones durante el período de recuperación.41 Por ejemplo, elaborar un plan de contingencia con trabajadores, si es necesario, uno que sea financiado tanto por la empresa como por ajustes salariales acordados por los trabajadores, puede tener más sentido comercial que pagar el precio de disolver grandes segmentos de una fuerza laboral que tardó años en construirse y entrenar. Se ha reportado que los permisos y despidos tienen un impacto negativo en la productividad de los trabajadores restantes.42 La contratación y capacitación para reemplazar al personal perdido también tiene costos significativos (que pueden ser hasta dos veces más altos que su salario anual). Los informes sugieren que los nuevos trabajadores pueden tomar hasta dos años para alcanzar la productividad total.43

Las empresas que han implementado prácticas sólidas sobre las licencias y beneficios de los trabajadores probablemente estén en mejores condiciones para recuperarse rápidamente de los efectos a medio y largo plazo de la crisis, siempre que puedan mantenerse solventes a corto plazo. Es probable que tales prácticas en la baja laboral ayuden a las empresas a retener las habilidades críticas de los empleados y el conocimiento técnico durante la crisis. La evidencia también sugiere de manera más amplia que proporcionar tales beneficios aumenta la moral y la confianza de los trabajadores, lo que tiene una gama de beneficios asociados con una mayor productividad y retención de los trabajadores, todo lo cual puede ser útil para las empresas en el período de recuperación.44 A corto plazo, las empresas con licencias y beneficios sólidos también se observan más atractivas para los inversores en medio de la volatilidad del mercado (ver los beneficios relacionados con el precio de las acciones y la volatilidad a continuación).

Las empresas con prácticas sólidas de gestión de salud y seguridad, incluidas las relacionadas con el uso de productos químicos, la higiene y el saneamiento, y la salud de los trabajadores, pueden aprovechar estos procesos más rápidamente para responder a las amenazas a corto plazo. La información oportuna y confiable sobre salud y seguridad a nivel de la empresa, sus filiales o empresas conjuntas y el proveedor, cuando se combina con políticas claras de la compañía dirigidas a una respuesta rápida, evitar accidentes o proteger a los trabajadores, resultará particularmente crítico para la capacidad de recuperación en el corto y largo plazo de la empresa.

Tener un liderazgo y una responsabilidad claramente definida para la planificación de desastres y continuidad a nivel de la alta dirección (incluida la Junta) será particularmente importante para tratar tanto la respuesta de recuperación de la crisis tanto a corto como a largo plazo. Las políticas sólidas sobre estos temas, y los controles internos correspondientes, los sistemas de información y las líneas de comunicación claramente definidas son otros aspectos clave del buen gobierno corporativo en emergencias y desastres.

Información de la debida diligencia de la cadena de suministro, por ejemplo, sobre el origen de las materias primas y otros datos de trazabilidad, cuando se superponen los riesgos relacionados con el COVID-19 (como las tasas de infección, las restricciones gubernamentales y las interrupciones asociadas en los canales de producción o distribución), se puede utilizar para comprender las vulnerabilidades a corto y mediano plazo en la cadena de suministro y apoyar la planificación de la continuidad para gestionar las interrupciones.

Es probable que los accionistas, los reguladores y el público en general, esperen informes más frecuentes y específicos sobre la amplia gama de riesgos financieros, ambientales, sociales y de gobierno que enfrentan las empresas como resultado de la crisis del COVID-19, así como los planes de contingencia que tienen implementados.

Más allá de la cadena de suministro y la capacidad de recuperación operativa, es probable que incorporar la CER en la gestión de la crisis del COVID-19 se traduzca directamente en valor a largo plazo y otros beneficios que respaldarán la recuperación de una empresa de la crisis. Estos beneficios se pueden dividir en varias categorías:

Los informes sugieren que la crisis del COVID-19 y la volatilidad del mercado resultante ha aumentado el interés de los inversores en cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés), en particular las cuestiones descritas anteriormente, que se consideran indicadores de desempeño a largo plazo y gestión de riesgos.45 Algunos informes sugieren que los fondos ESG ya han superado a los fondos tradicionales durante la crisis.46

Las empresas que buscan implementar una planificación de continuidad efectiva teniendo en cuenta el rango de problemas de CER relacionados con la crisis, incluyendo evitar los despidos y mantener los pagos salariales, pueden estar mejor ubicadas para acceder a capital fresco, fondos especiales de emergencia y programas de ayuda, independientemente de cualquier condición que pueda o no incluirse.

Tomar medidas proactivas para minimizar los impactos negativos de la respuesta de la empresa a la crisis puede evitar una serie de riesgos legales.47 La suspensión abrupta de contratos o la cancelación de pedidos con proveedores puede desencadenar desafíos legales en el futuro, como podrían ser los despidos o licencias de trabajadores, o la imposición unilateral de recortes salariales o licencias sin sueldo. Del mismo modo, no tomar suficientes medidas de higiene, incluso si es necesario, extendiéndose más allá de los requisitos legales para proteger a los trabajadores y clientes de la contaminación, también puede exponer a la empresa a desafíos legales por incumplimiento del deber de cuidado.48

En tiempos normales, la CER está estrechamente asociada con la fortaleza de la marca y la reputación corporativa.49 Es probable que estas consideraciones también se apliquen a la forma en que las empresas están respondiendo a la crisis, y que los inversores y los consumidores observarán más favorablemente a las empresas que han tratado de adoptar un enfoque CER frente a la crisis.

La crisis de COVID-19 es una prueba de la vida real sobre cómo la CER puede ayudar a las empresas y sus cadenas de suministro a ser más resistentes y más adaptables, y a desempeñarse mejor a largo plazo. En ese sentido, la crisis actual puede verse como una oportunidad para que las empresas intensifiquen su planificación estratégica, la gestión de riesgos no financieros y la implementación de los estándares de CER.50 Algunas empresas ya están tomando la delantera en la elección de este tipo de respuestas.51

Al mismo tiempo, la incertidumbre, los plazos cortos para la toma de decisiones y el flujo de caja limitado son características clave de la crisis, y continuarán siendo desafíos importantes para las empresas que buscan implementar tales enfoques a largo plazo orientados a la CER. Para muchas empresas (especialmente las PyME), la aplicación de un enfoque de CER en su respuesta a la crisis y el acceso a los beneficios antes mencionados probablemente no será posible sin el apoyo y los incentivos del gobierno.

En el corto plazo, es probable que las empresas se centren en la planificación de continuidad y, en particular, en resolver el flujo de caja y cualquier problema de solvencia. Muchas empresas, especialmente las PyME, simplemente buscarán seguir siendo viables y evitar la bancarrota. Sin la intervención y el apoyo específicos del gobierno (ver más abajo), puede ser un desafío para las empresas mantenerse a flote, y mucho menos mitigar los impactos de su respuesta sobre los trabajadores y la sociedad.

Centrarse en la continuidad del negocio no necesita desplazar la acción en materia de CER. Se pueden dar muchos pasos con los recursos humanos y procesos existentes para reforzar la respuesta de una empresa a la crisis del COVID-19. En otras palabras, la CER no debería ser una carga adicional, sino más bien una orientación estratégica que puede alentar una respuesta más sistémica, desalentar una posición de 'ir por sí sólos'52 y traer beneficios a corto y largo plazo a la empresa mientras lucha en su respuesta frenete a la crisis. El recuadro 2 presenta ejemplos de cómo las empresas podrían incluir consideraciones de CER en su respuesta a la crisis.

Como se indicó anteriormente, es probable que muchas empresas no se comprometan por su propia cuenta a incorporar un enfoque de CER en su respuesta al COVID-19, ya sea por falta de incentivos, capacidad, recursos o conocimiento. Esta es la razón por la cual el apoyo de los gobiernos a los enfoques de CER será importante para garantizar la coherencia entre sus propias políticas en respuesta a la crisis y sus expectativas de que las empresas cumplan con los estándares de CER, como las Directrices de la OCDE. En el diseño e implementación de su respuesta, los gobiernos deben asegurarse de que las medidas no exacerben los impactos socioeconómicos adversos de la crisis, sino que incentiven a las empresas a mitigar cualquier daño potencial y maximizar los impactos positivos de su respuesta.53

Varios instrumentos de la OCDE reconocen el importante papel del gobierno en la promoción y habilitación de la CER y pueden usarse para orientar las respuestas políticas frente a la crisis del COVID-19. El Marco de Acción para la Inversión de la OCDE, que incluye un capítulo sobre CER, proporciona una referencia útil para diseñar e implementar respuestas de políticas que permitan implementar la CER. Esto implica regular, pero también comunicar expectativas claras y proporcionar orientación a las empresas sobre cómo cumplir con las expectativas de CER, cooperar con varias partes interesadas para crear sinergias y establecer coherencia en mateira de CER, y demostrar apoyo a las mejores prácticas en CER. También se espera que los gobiernos lideren con el ejemplo en CER y desarrollen las mejores prácticas en el contexto de su papel como actores económicos. La tabla a continuación proporciona ejemplos concretos de cómo se puede aplicar este marco para diseñar respuestas de políticas basadas en estándares de CER frente a la crisis del COVID-19.

Las siguientes consideraciones de política de CER están emergiendo como particularmente relevantes para gestionar la respuesta a corto plazo y la recuperación a largo plazo de la crisis:

  1. 1. Condicionalidad en los fondos de emergencia o alivio: Alrededor del mundo, los gobiernos están adoptando paquetes de ayuda y estímulo que proporcionarán una serie de beneficios a las empresas y los trabajadores. También están surgiendo debates sobre cómo garantizar que los beneficios de estos planes se distribuyan de manera justa entre todos los que han sufrido la crisis, incluidos los trabajadores.54 Con el fin de sortear numerosos riesgos morales y políticos asociados con los fondos de ayuda, los gobiernos pueden usar la CER como un estándar para condicionar el apoyo.55 La inclusión de compromisos con las normas de conducta empresarial responsable reconocidas internacionalmente, como las Directrices de la OCDE para empresas multinacionales y la Guía de debida diligencia de la OCDE para una conducta empresarial responsable, puede ayudar a garantizar que los beneficios de las medidas de apoyo fiscal se compartan de manera equitativa y que las empresas que reciben apoyo fiscal gestionen adecuadamente sus riesgos ambientales, sociales o de gobernanza más amplios.56 Hasta el momento, las condiciones específicas sobre asuntos de CER que surgen de los paquetes de apoyo fiscal del gobierno incluyen prohibiciones para despedir trabajadores, garantías de pagar todo o una parte de los salarios, compromisos para invertir en habilidades y capacitación de los trabajadores, así como compromisos para invertir en preparación ante desastres y seguridad en la cadena de suministro.

  2. 2. Invertir en la creación de valor: Los planes de recuperación colocarán a los gobiernos en una posición particularmente estratégica para dirigir la economía hacia objetivos y prioridades específicos. Ya se están escuchando llamados para garantizar que el apoyo fiscal debe crear valor no solo para los accionistas de las empresas, sino también para las partes interesadas de la empresa y el público en general. En ese sentido, se insta a los gobiernos a establecer salvaguardas para garantizar que las empresas que se benefician del apoyo fiscal reinviertan las ganancias futuras en la creación de valor a largo plazo (como el crecimiento inclusivo,57 emisiones reducidas de gases de efecto invernadero, las habilidades y beneficios de los trabajadores y la preparación para emergencias)58 en lugar de recompras de acciones y pagos de dividendos.59 Los gobiernos también pueden usar los estándares de CER como criterios para asignar ayuda e inversiones en industrias estratégicas, incluso en el área de la salud, la infraestructura y la digitalización, y así orientar los recursos hacia las empresas con mayor probabilidad de crear valor económico, social y ambiental a largo plazo. También pueden ser necesarias estrategias específicas para apoyar a las empresas (y sus trabajadores) que no pueden beneficiarse de la garantía de préstamos u otros paquetes de ayuda.

  3. 3. Permitir la resolución de disputas y el acceso a remedio para asegurar la rendición de cuentas: Considerando el hecho de que los programas de ayuda y recuperación están destinados a beneficiar a las empresas, pero también a los trabajadores y a las partes interesadas afectadas por la crisis, deben existir mecanismos de rendición de cuentas para ayudar a monitorear la condicionalidad y abordar cualquier falla real o potencial por parte de las compañías o agencias gubernamentales en la distribución uniforme de los beneficios de estos programas. Los gobiernos deberían designar mecanismos adecuados para la resolución de controversias y de reparación a tal efecto. Los criterios aplicables a los Puntos Naciaonales de Contacto (PNC) para la CER60 pueden ayudar a guiar el funcionamiento de dichos mecanismos.61

  4. 4. Promoción de la capacidad de recuperación de la cadena de suministro y la seguridad del suministro: Más allá de las medidas de alivio para las empresas con sede en sus países, los estándares de CER también pueden ayudar a guiar a los gobiernos en sus esfuerzos por gestionar las interrupciones y el acceso a materias primas y cadenas de suministro estratégicas o industrias en otros países. Los gobiernos pueden encontrar que la industria, las múltiples partes interesadas u otras iniciativas colaborativas sobre la gestión responsable de la cadena de suministro en los países productores pueden ayudarlos a abordar las necesidades inmediatas ya largo plazo. Los estándares de CER también pueden proporcionar a los gobiernos un marco transversal útil para identificar los riesgos y vulnerabilidades críticas de la cadena de suministro a nivel nacional y establecer prioridades para la acción del gobierno, incluso a través de la canalización de asistencia para el desarrollo, finanzas y garantías de préstamos a países socios estratégicos e iniciativas de CER.

  5. 5. Potenciar la contratación pública: Muchos países ya están integrando un enfoque de debida diligencia basada en el riesgo en las compras públicas para obtener bienes y servicios solo de proveedores responsables. Enfrentar la crisis del COVID-19 significa que los gobiernos deberán adquirir grandes cantidades de suministros vitales con extrema urgencia. Sin impedir la entrega necesaria de bienes o servicios esenciales, mantener una debida diligencia en sus esfuerzos de adquisición ayudará a los gobiernos a identificar las vulnerabilidades de los proveedores relacionados con el COVID-19, al tiempo que garantizará que sus prácticas de compra no generen impactos sociales y ambientales adversos indebidos.62

Los estándares e instrumentos sobre conducta empresarial responsable de la OCDE deben ser fundamentales para corroborar la incorporación de la dimensión de CER en las respuestas del gobierno, en particular porque la amplitud de su cobertura les permite abarcar prácticamente todo el rango de impactos relacionados con la crisis del COVID-19. Los Puntos Nacionales de Contacto para la CER, como mecanismos únicos de implementación de las Directrices de la OCDE, pueden respaldar la coherencia de las políticas y ayudar a los gobiernos a integrar la CER en el diseño e implementación de respuestas nacionales a la crisis, incluidas las políticas a largo plazo vinculadas a la recuperación.

Contacto

Dirección de Asuntos Financieros y Empresariales de la OCDE: www.oecd.org/daf | DAF.contact@oecd.org | @OECD_BizFin | LinkedIn

Obtenga más información sobre el trabajo de la OCDE en conducta empresarial responsable en https://mneguidelines.oecd.org/

La OCDE está recopilando datos, información, análisis y recomendaciones sobre los desafíos sanitarios, económicos, financieros y sociales que plantea el impacto del coronavirus (COVID-19). Visite nuestra página dedicada para obtener un conjunto completo de información relacionada con el coronavirus: www.oecd.org/coronavirus/es.

picture Financiado por la Unión Europea

Notas

← 1. OCDE (2020), Coronavirus: La economía mundial en peligro, Panorama Económico Provisional de la OCDE, OCDE, París, https://www.oecd-ilibrary.org/docserver/7969896b-en.pdf?expires=1585581471&id=id&accname=ocid84004878&checksum=BC0F7163652F6E3D6D671FDD52ABE563

← 2. ONU (2020) Responsabilidad compartida, solidaridad global: respondiendo a los impactos socioeconómicos del COVID-19, https://unsdg.un.org/resources/shared-responILITY-global-solidarity-responding-socio-economic-impacts- COVID-19

← 3. OCDE (2020), Covid-19: Respuestas a las políticas de PYMEs, OCDE, Paris, https://oecd.dam-broadcast.com/pm_7379_119_119680-di6h3qgi4x.pdf

← 4. OCDE (2020), Respuestas de la política de los mercados financieros mundiales al COVID-19, París, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=127_127003-tvl9kqbfy9&title=Global-Financial-Markets-Policy-Responses-to-COVID-19

OCDE (2020), OECD Economic Outlook, OCDE, París, https://doi.org/10.1787/7969896b-en

← 5. OCDE (2020), OCDE Perspectivas económicas, OCDE, Paris, https://doi.org/10.1787/7969896b-en

← 6. OCDE (2020), Evaluar el impacto inicial de las medidas de contención del COVID-19 en la actividad económica, OCDE, Paris. pp. 2-3, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=126_126496-evgsi2gmqj&title=Evaluating_the_initial_impact_of_COVID-19_containment_measures_on_economic_activity

← 7. Responsible Business Alliance (2020), Un vistazo al impacto del COVID-19”, en RBA Brief, http://www.responsiblebusiness.org/media/docs/COVID19Survey.pdf, p. 1.

← 9. A. Edgecliffe-Johnson (24 de marzo de 2020) “Los despidos del coronavirus dividen a las empresas estadounidenses”, Financial Times, Nueva York, https://www.ft.com/content/c49e6a74-6c60-11ea-89df-41bea055720b

← 10. OIT (2020), "COVID-19 y el mundo del trabajo: Impacto y respuestas políticas", Nota de la Organización Internacional del Trabajo, https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/documents/briefingnote/wcms_738753.pdf

← 11. A. Tappe, A. Kurtz (9 de abril de 2020), "6.6 millones de estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada", CNN Business, https://edition.cnn.com/2020/04/09/economy/unemployment-benefits- coronavirus / index.html

← 12. Livemint (23 de marzo de 2020), "La pandemia del coronavirus pone a los trabajadores informales de la India en la línea de fuego", Livemint News, Anuja, Uptal Bashkar https://www.livemint.com/news/india/coronavirus-pandemic-puts-india-s-informal-workers-in-the-firing-line-11584902659516.html

← 14. OMS (2020), Recomendaciones para el lugar de trabajo, Organización Mundial de la Salud, https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/advice-for-workplace-clean-19-03-2020.pdf

← 15. OH&S (23 de marzo de 2020), “Trabajadores de Amazon que trabajan horas extras para el COVID-19”, Salud y seguridad en el trabajo, https://ohsonline.com/articles/2020/03/23/amazon-workers-being-worked-overtime-for-covid19.aspx

← 16. OCDE (2020), Las mujeres en el centro de la lucha contra la crisis del Covid-19, París, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=127_127000-awfnqj80me&title=Women-at-the-core-of-the-fight-against-COVID-19-crisis

← 17. M. McGrath, (19 de marzo de 2020), "Coronavirus: la contaminación del aire y el CO2 disminuyen rápidamente a medida que el virus se propaga", BBC News, https://www.bbc.com/news/science-environment-51944780; M. Stone (3 de abril de 2020), “Las emisiones de carbono están disminuyendo bruscamente debido al coronavirus. Pero no por mucho." National Geographic, https://www.nationalgeographic.com/science/2020/04/coronavirus-causing-carbon-emissions-to-fall-but-not-for-long/.

← 18. Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, (20 de marzo de 2020) "OELF lanza una investigación sobre productos falsos relacionados con el COVID-19", Comisión Europea, Comunicado de prensa No. 07/2020https://ec.europa.eu/anti-fraud/media-corner/news/20-03-2020/olaf-launches-enquiry-fake-covid-19-related-products_en

← 19. OCDE (2020), Manejo del riesgo de seguridad digital durante la crisis del coronavirus (COVID-19), París, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=128_128227-6a62c37d6b&title=Dealing-with-digital-security-risk-during-the-coronavirus-%28COVID-19%29-crisis

← 20. Edie (2020), "WBA: Empresas con sostenibilidad integrada mejor posicionadas para resistir la tormenta del coronavirus", Empowering Sustainable Business,

https://www.edie.net/news/7/WBA--Companies-with-embedded-sustainability-are-best-placed-to-weather-the-coronavirus/

← 21. OCDE (2020), Covid-19 y el comercio internacional: Problemas y acciones, París, OCDE, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=128_128542-3ijg8kfswh&title=COVID-19-and-international-trade-issues-and-actions

← 22. Declaración conjunta antimonopolio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos (2020) sobre el COVID-19 https://www.justice.gov/atr/joint-antitrust-statement-regarding-covid-19

← 23. G. Posner (2 de marzo de 2020) "La gran industria farmacéutica puede representar un obstáculo para el desarrollo de vacunas", Opinión, New York Times, https://www.nytimes.com/2020/03/02/opinion/contributors/pharma-vaccines.html; MSF (27 de marzo de 2020), “MSF hace un llamado a no exigir patentes ni especulaciones sobre medicamentos y vacunas frente al COVID-19 ", Médicos sin Fronteras,

← 24. Sourcemap (2020), "Cómo afecta el coronavirus a las cadenas de suministro de los consumidores", Sourcemap, https://www.sourcemap.com/blog/2020/3/29/how-the-coronavirus-is-affecting-consumer-goods-supply-chains-tldr-for-once-its-on-the-demand-side-not-the-supply

← 25. ISM (2020), “Encuesta COVID-19: Impactos en las cadenas de suministro globales ”, Instituto para la Gestión del Suministro ISM https://www.instituteforsupplymanagement.org/news/NewsRoomDetail.cfm?ItemNumber=31171

← 26. La magnitud de la interrupción en las cadenas de suministro vinculadas a las empresas chinas se ilustra por la caída de 14 puntos porcentuales del Índice de Compras de Manufactura de China entre enero y febrero, ver Oficina Nacional de Estadísticas de China (2020), "Índice de Compras para febrero de 2020" , Comunicado de prensa, Departamento de Estadísticas del Servicio de NBS, Federación China de Logística y Compras (CFLP) http://www.stats.gov.cn/english/PressRelease/202003/t20200302_1729254.html. Con respecto a los efectos reverberantes de tal caída en la actividad china, ver p. K. Johnson (27 de febrero de 2020) "Camboya dice que 200 fábricas enfrentan un alto en la producción de Coronavirus", Reuters, Business news,https://uk.reuters.com/article/us-china-health-cambodia-factories/cambodia-says-200-factories-face-production-halt-from-coronavirus-idUKKCN20L1GJ.

← 27. Organización Internacional para las Migraciones (26 de marzo de 2020), “El Covid-19 coloca a los trabajadores migrantes en situaciones altamente vulnerables”, https://crest.iom.int/news/covid-19-places-migrant-workers-highly-vulnerable-situations%C2%A0.

← 28. *3.9 billones de personas. Agence France Presse (2 de abril de 2020), "La mitad de la humanidad en confinamiento de virus, VOA News, https://www.voanews.com/science-health/coronavirus-outbreak/half-humanity-virus-confinement

← 29. Consulte el Anexo A. Resumen preliminar de las respuestas de los países, OCDE (2020), Covid-19: SME Policy Responses, OCDE, París, https://oecd.dam-broadcast.com/pm_7379_119_119680-di6h3qgi4x.pdf

← 30. C. Foran, M. Raju, H. Byrd & T. Barrett (27 de marzo de 2020), "Trump firma un histórico estímulo de 2 billones de dólares después de que el Congreso lo aprobó el viernes", CNN Politics, https://edition.cnn.com/2020/03/27/politics/coronavirus-stimulus-house-vote/index.html

← 31. J. Garside (19 de marzo de 2020), "Los paquetes de rescate económico de Europa valen 1,7 billones de euros combinados”, The Guardian, https://www.theguardian.com/world/2020/mar/19/europes-economic-rescue-packages-worth-combined-17tn

← 32. Según una encuesta de RBA, el 47% de las empresas en todo el mundo reciben asistencia financiera del gobierno local. Responsible Business Alliance (2020), “COVID-19 Impact at a Glance”, en RBA Brief, http://www.responsiblebusiness.org/media/docs/COVID19Survey.pdf, p. 1

← 33. OCDE (2020), "Apoyo a personas y empresas para hacer frente al virus Covid-19: opciones para una respuesta inmediata de empleo y política social", Informe de políticas de ELS sobre la respuesta de política a la crisis del Covid-19, OCDE, París, http://oe.cd/covid19briefsocial Aunque tales medidas difieren ampliamente entre países, según una encuesta de la CSI, se encontró que muchos países se centran más en apoyar a las empresas que a los trabajadores. Ver ITUC CSI IGB (24 de marzo de 2020) "Encuesta mundial COVID-19 de la CSI: La mitad de los países se encierran mientras la pandemia del COVID-19 causa estragos económicos y de salud en los trabajadores y sus familias", Confederación Sindical Internacional, https://www.ituc-csi.org/ituc-global-covid-19-survey?lang=en

← 34. OCDE (2020), “Apoyo a personas y empresas para enfrentar el virus Covid-19: opciones para una respuesta inmediata de empleo y política social”, Informe de políticas de ELS sobre la respuesta de política a la crisis de COVID-19, OCDE, París http://oe.cd/covid19briefsocial.

← 35. Newstalk ZB (25 de marzo de 2020) “Las empresas no esenciales enfrentan multas y cierres inmediatos”, Newstalk ZB, NZ Herald Vaimoana Tapaleao, https://www.newstalkzb.co.nz/on-air/mike-hosking-breakfast/audio/paul-stocks-on-covid-19-lockdown-what-essential-services-can-stay-open/

← 36. WBCSD (2020), “Cómo responden las empresas al COVID-19 ", Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, https://www.wbcsd.org/COVID-19 https://www.wbcsd.org/COVID-19

← 37. L. Abboud (19 de marzo de 2020), "Dentro de la fábrica: cómo LVMH cumplió con el llamado de Francia para producir desinfectante de manos en 72 horas", Financial Times, https://www.ft.com/content/e9c2bae4-6909-11ea-800d-da70cff6e4d3; N. Bashir (27 March 2020), “James Dyson diseñó un nuevo ventilador en 10 días. Está ganando 15,000 para la lucha pandémica”, CNN Business, https://edition.cnn.com/2020/03/26/tech/dyson-ventilators-coronavirus/index.html.

← 38. Channel News Asia (24 de marzo de 2020), "Unilever protege a los trabajadores de una caída salarial repentina de hasta tres meses" Channel News Asia Business, https://www.channelnewsasia.com/news/business/unilever-to-protect-workers-from-sudden-pay-drop-for-up-to-three-months-12571602. Ver también el programa de financiación de la cadena de suministro de Walmart: Walmart (25 de marzo de 2020), "Alguna ayuda para nuestros socios de pequeñas empresas”, https://corporate.walmart.com/newsroom/2020/03/25/some-help-for-our-small-business-partners

← 39. Access Now (19 March 2020), “Access Now insta a la transparencia de Zoom en privacidad y seguridad”, Access Now https://www.accessnow.org/access-now-urges-transparency-from-zoom-on-privacy-and-security/

← 40. N. Karim (19 de marzo de 2020), "Temores sobre recortes laborales a medida que las marcas de moda recortan pedidos en Bangladesh", Reuters https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-bangladesh-jobs-tr/job-cut-fears-as-fashion-brands-slash-orders-in-bangladesh-with-coronavirus-idUSKBN2163QJ; Rachel Cernansky (19 de marzo de 2020), "A medida que se propaga el coronavirus, los trabajadores de la cadena de suministro se enfrentan a despidos", Vogue Business Sustainability, https://www.voguebusiness.com/sustainability/coronavirus-causes-closures-and-layoffs-for-workers-bangladesh-india; C. Nika (25 de marzo de 2020), “GMAC hace un llamado a las partes interesadas para que se unan para hacer frente a los problemas de fabricación causados por el coronavirus, Khmer Times https://www.khmertimeskh.com/50705603/gmac-appeals-to-stakeholders-to-join-hands-to-tackle-manufacturing-woes-caused-by-coronavirus/

← 41. Véanse en particular las Directrices de la OCDE, Capítulo V., páragrafos 2.c ('Proporcionar información a los trabajadores y sus representantes que les permita obtener una visión verdadera y justa del desempeño de la entidad o, en su caso, de la empresa en su conjunto'); 3. ('Promover la consulta y la cooperación entre empleadores y trabajadores y sus representantes en asuntos de interés mutuo'); y 6. ('Al considerar los cambios en sus operaciones que tendrían efectos importantes en el empleo, en particular en el caso del cierre de una entidad que implique despidos colectivos o despidos, notifique razonablemente dichos cambios a los representantes de los trabajadores y sus organizaciones, y, cuando corresponda, a las autoridades gubernamentales pertinentes, y cooperar con los representantes de los trabajadores y las autoridades gubernamentales apropiadas para mitigar en la mayor medida posible los efectos adversos posibles. A la luz de las circunstancias específicas de cada caso, sería apropiado que la administración pudiera dar tal aviso antes de que se tomara la decisión final. También se pueden emplear otros medios para proporcionar una cooperación significativa para mitigar los efectos de tales decisiones ''.

← 42. Sandra J. Sucher y Shalene Gupta, (mayo-junio de 2018), "Despidos que no quiebren su empresa", Harvard Business Review, https://hbr.org/2018/05/layoffs-that-dont-break-your-company

← 43. Ibídem.

← 44. L. Lee y L. Chen (2018), "Impulsar la retención de empleados a través de la RSE: un análisis de configuración", Responsabilidad social corporativa y gestión del medio ambiente, vol. 25, págs. 948-960 https://doi.org/10.1002/csr.1511

← 45. Kristin Broughton y Maitane Sardon (25 de marzo de 2020), "La pandemia del coronavirus podría elevar los factores ESG", Wall Street Journal, https://www-wsj-com.cdn.ampproject.org/c/s/www.wsj.com/amp/articles/coronavirus-pandemic-could-elevate-esg-factors-11585167518

← 46. Según una investigación de Bloomberg Intelligence, "hasta lo corrido del 2020, al 59% de los fondos de inversión de ESG de EE. UU. les está yendo mejor que al índice S&P 500, mientras que el 60% de los fondos de inversión de ESG europeos han superado el índice MSCI Europe". Ver Claire Ballentine (31 de marzo de 2020), "La resiliencia de las acciones de ESG está allanando el camino para un aumento de la popularidad" Bloomberg https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-03-31/esg-stock-resilance-is-paving-the-way-for-a-surge-in-popularity. Ver también Saijel Kishan y Emily Chasan (13 de marzo de 2020), "Los fondos ESG más antiguos superan a sus nuevos rivales en el tumulto del mercado", Bloomberg https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-03-13/older-esg-funds-outperform-their-newer-rivals-in-market-tumult?sref=winqcnxe; y Jon Hale (16 de marzo de 2020), "Los fondos de renta variable sostenibles tienen un rendimiento superior en el mercado bajista", Morningstar https://www.morningstar.com/articles/972475/sustainable-equity-funds-are-outperforming-in-bear-market

← 49. T. Melo y J. Galan (2011) "Efectos de la responsabilidad social corporativa en el valor de la marca" Journal of Brand Management, vol. 18, págs. 423–437, https://doi.org/10.1057/bm.2010.54

← 50. A. Triponel (16 de marzo de 2020) "El coronavirus está haciendo hincapié en cadenas de suministro poco saludables: limpiarlas ayudará tanto a la resiliencia empresarial como al bienestar de los trabajadores”, Medium, https://medium.com/@annatriponel/coronavirus-is-shining-the-spotlight-on-unhealthy-supply-chains-cleaning-them-up-will-help-both-80f1a5739423.

← 51. Ver por ejemplo el llamado de la Federación Internacional de Ropa (IAF) para la solidaridad en las cadenas de suministro de ropa: Fashion United (25 de marzo de 2020) "La IAF insta a la solidaridad en la cadena de suministro de ropa", Fashion United, https://fashionunited.com/news/fashion/iaf-urges-solidarity-in-apparel-supply-chain/2020032532777.

← 53. OCDE (2020) De la contención a la recuperación: Respuestas ambientales a la pandemia de COVID-19, París, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=126_126460-1tg1r2aowf&title=From-containment-to-recovery_Environmental-responses-to-the-COVID-19-pandemic; ver también M. Lubbers (26 de marzo de 2020) "Coronavirus, cambio climático y nuestra comunidad", Forbes, https://www.forbes.com/sites/mindylubber/2020/03/26/coronavirus-climate-change-and-our-community/#661992ad4f78

← 54. Los líderes del G20 se han comprometido a garantizar que cualquier medida relacionada con el COVID-19 que tomen y que pueda tener un efecto distributivo en el comercio mundial debe ser dirigida, proporcionada, transparente y temporal. Declaración de los líderes del G20 sobre el COVID-19, 26 de marzo de 2020, https://g20.org/en/media/Documents/G20_Extraordinary%20G20%20Leaders%E2%80%99%20Summit_Statement_EN%20(3).pdf.

← 55. Los líderes del G20 se han comprometido a garantizar que cualquier medida relacionada con el COVID-19 que tomen y que pueda tener un efecto perjudicial en el comercio mundial será dirigida, proporcionada, transparente y temporal, Declaración de los líderes del G20 el 26 de marzo de 2020, https://g20.org/en/media/Documents/G20_Extraordinary%20G20%20Leaders%E2%80%99%20Summit_Statement_EN%20(3).pdf.

← 56. OCDE (2020), Respuestas de la política de los mercados financieros mundiales al COVID-19, París, https://read.oecd-ilibrary.org/view/?ref=127_127003-tvl9kqbfy9&title=Global-Financial-Markets-Policy-Responses-to-COVID-19; Ver también Consejo Federal de Suiza (2020), "Cornavirus: el Consejo Federal adopta una ordenanza de emergencia sobre la concesión de créditos con garantías federales conjuntas y varias, Comunicados de prensa, Portal del Gobierno suizo, https://www.admin.ch/gov/en/start /documentation/media-releases.msg-id-78572.html

← 57. Véase, por ejemplo, Business for Inclusive Growth, un grupo de grandes empresas internacionales que se ha comprometido a abordar la desigualdad y promover la diversidad en sus lugares de trabajo y cadenas de suministro como parte de una iniciativa del G7 dirigida por el presidente francés Emmanuel Macron y supervisada por la OCDE, disponible en https://www.oecd.org/inclusive-growth/businessforinclusivegrowth/

← 58. Ver p. M. Mendiluce (23 de marzo de 2020) "El estímulo frente al COVID-19 debe abordar la salud, la economía y el clima juntos", Euractiv, https://www.euractiv.com/section/energy-environment/opinion/covid-19-stimulus-should-address-health-economy-and-climate-together//; D. Barmes (1 de abril de 2020) "El peligro inminente de una respuesta monetaria alta en carbono a la crisis del coronavirus" Responsible Investor, https://www.responsible-investor.com/articles/the-looming-danger-of-a-high-carbon-monetary-response-to-the-coronavirus-crisis.

← 59. Por ejemplo, el gobierno francés ha prohibido el pago de dividendos o recompras de acciones por parte de compañías que difieren los pagos de impuestos o seguridad social o se benefician de préstamos garantizados por el gobierno. Ver https://www.novethic.fr/actualite/finance-durable/isr-rse/crise-du-coronavirus-vers-un-confinement-des-dividendes-verses-aux-actionnaires-148383.html También ha emitido una recomendación firme de no hacerlo a las empresas que están colocando trabajadores bajo el esquema de desempleo parcial implementado en respuesta a la crisis. https://www.capital.fr/entreprises-marches/pas-de-dividendes-pour-les-entreprises-en-chomage-partiel-preconise-bruno-le-maire-1366117

← 60. OCDE, Conducta Empresarial Responsable, Líneas Directrices de la OCDE para empresas multinacionales: Puntos Nacionales de Contacto para la CER, https://mneguidelines.oecd.org/ncps.

← 61. Las Directrices de la OCDE requieren que los PNC respondan a criterios de transparencia, visibilidad, accesibilidad y rendición de cuentas, y manejen las quejas (conocidas como "instancias específicas") de manera imparcial, predecible, equitativa y compatible con las Directrices de la OCDE). Véanse los Procedimientos de implementación de las Directrices de la OCDE para empresas multinacionales, Orientación de procedimientos, Sección I.

← 62. Ver por ejemplo los informes sobre el aumento de las necesidades de adquisición de guantes médicos en Suecia, lo cual estaba creando riesgos con respecto a las condiciones de trabajo en Malasia: S. Kjellström (31 de marzo de 2020), "Demanda extrema de guantes para el cuidado durante la crisis del coronavirus", SVT Nyheter, https://www.svt.se/nyheter/lokalt/stockholm/extrem-efterfragan-pa-vardhandskar-under-coronakrisen-okad-risk-for-arbetarna. Para obtener más información sobre el potencial de la contratación pública para aprovechar la CER, consulte el proyecto de la OCDE sobre contratación pública y conducta empresarial responsable: http://www.oecd.org/governance/public-procurement/procurement-and-rbc/

Disclaimer

El presente trabajo se publica bajo la responsabilidad del Secretario General de la OCDE. Las opiniones expresadas y los argumentos utilizados en el mismo no reflejan necesariamente el punto de vista oficial de los países miembros de la OCDE.

Tanto este documento, así como cualquier dato y cualquier mapa que se incluya en él, se entenderán sin perjuicio respecto al estatus o la soberanía de cualquier territorio, a la delimitación de fronteras y límites internacionales, ni al nombre de cualquier territorio, ciudad o área.

© OCDE 2020

El uso del contenido del presente trabajo, tanto en formato digital como impreso, se rige por los términos y condiciones que se encuentran disponibles en: http://www.oecd.org/termsandconditions.