Informe Educación Superior, Competitividad y Productividad de la OEI, 17 de mayo 2021

 

Palabras de Angel Gurría,

Secretario General, OCDE

Madrid, España, 17 de mayo 2021

Estimado Secretario General Jabonero, estimada Ministra González Laya, querido Enrique:

Es un gusto participar en el lanzamiento del reporte de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) sobre Educación Superior, Productividad y Competitividad en Iberoamérica. Son tres de los desafíos más grandes de toda Iberoamérica. Y los tres temas son ahora cruciales para la recuperación de la crisis del COVID-19.

La pandemia del COVID-19 ha tenido un impacto brutal en la salud, la sociedad y la economía de todos los países Iberoamericanos. Con apenas el 8.2% de la población mundial, ALC ha registrado el 28% de los casos y el 34% de las muertes del COVID-19. Mientras que Andorra, España y Portugal suman casi 100 mil muertes hasta la fecha (equivalente al 9.6% de las muertes en toda la Unión Europea).

El impacto económico también ha sido enorme. Según estimaciones del Centro de Desarrollo de la OCDE, el PIB de Iberoamérica sufrió una contracción del 7.7% en 2020. Y estimamos que la región registrará un crecimiento de cerca del 5% en 2021.

En América Latina, la pandemia ha agravado una situación que ya era de por si compleja. Además de la alta informalidad, que afecta a más de la mitad de los trabajadores, y un gran descontento con las instituciones por parte de los ciudadanos, la región presenta un rezago importante en productividad laboral. De hecho la productividad de la región está estancada, hoy en día representa tan sólo un 38% de la productividad de los países de la OCDE.

El reporte Educación Superior, Productividad y Competitividad en Iberoamérica, concluye que existe una importante y creciente brecha entre las habilidades requeridas por las empresas y la oferta que proveen las universidades. Esto es consistente con los datos que proporciona la Encuesta de Habilidades de Adultos de la OCDE (PIAAC), en la cual han participado Chile, Ecuador, España, Perú, Portugal y México. El análisis de PIAAC también argumenta que un mayor desajuste de habilidades y cualificaciones está asociado con una menor productividad laboral.

Mejorar la relevancia y los resultados de ese nivel de formación va a requerir de una visión estratégica, un enfoque común para todo el gobierno, y el involucramiento de todo el sistema de educación superior. Pero quisiera destacar dos dimensiones en particular que son clave para elevar la productividad en la región:

Primero, el aprovechamiento de la transformación digital. Nuestro estudio de Perspectivas Económicas de América Latina 2020, que se enfoca en la transformación digital en ALC, destaca la necesidad de mejorar el acceso a las nuevas tecnologías, pero también de fortalecer su uso a través del impulso de las habilidades digitales.

Las universidades y los centros educativos pueden jugar un papel importante acompañando a la sociedad en esta transición, adaptando su oferta educativa y de investigación. Es más, esto será fundamental, ya que el aprovechamiento del bono demográfico que tiene la región dependerá en parte de que las jóvenes generaciones posean aptitudes transversales y capacidades digitales.

Y segundo, las instituciones de educación superior deben jugar un papel clave en fomentar el espíritu empresarial de los jóvenes. Un espíritu empresarial que les permita emprender, tomar riesgos, manejar la incertidumbre, ser creativos, y transformar ideas innovadoras en soluciones sostenibles. En este sentido, la OCDE ha unido fuerzas con la Comisión Europea para desarrollar un “Marco Rector Conjunto”, HEInnovate, que permite a las instituciones de educación superior autoevaluar sus estrategias y prácticas en la promoción del espíritu empresarial.

De igual modo, la OCDE, el BID y Santander Universia vamos a preparar un estudio conjunto que explorará en detalle el rol de diez universidades latinoamericanas dentro de sus ecosistemas productivos, con un énfasis en sus capacidades de sostener el emprendimiento, la innovación y la digitalización. El estudio se publicará en 2022 y lo presentaremos en un evento de alto-nivel, al cual nos honraría que pudiesen asistir representantes de la OEI.

Queridos amigos,

Tenemos que hacer todo lo posible para que nuestros jóvenes dejen de ser una de las principales víctimas de la crisis del COVID-19 y se conviertan en los principales reconstructores de Iberoamérica; una Iberoamérica resiliente, incluyente y sostenible; una Iberoamérica integrada, unida, fuerte.

Debemos asegurarnos de que cuentan con la educación y las competencias, habilidades y destrezas para lograrlo. Es un campo en el que la OCDE trabaja intensamente, y en el que Iberoamérica debe profundizar su cooperación.

Sumemos esfuerzos. Apoyemos juntos a Iberoamérica para diseñar, desarrollar y poner en práctica mejores políticas para una vida mejor.

Muchas gracias.

 

 

Related Documents

 

Annual report
Discover the
OECD
download
Brochure
Read our
annual report
download