Newsroom

Se necesita un nuevo enfoque para materializar el potencial de la tecnología en las escuelas

 

15/09/2015 - Según la primera evaluación PISA de la OCDE sobre las habilidades digitales, las escuelas aún no han aprovechado el potencial de la tecnología en el salón de clases para abordar la brecha digital, y preparar a todos los estudiantes con las habilidades que necesitan en el mundo conectado de hoy.

El informe Students, Computers and Learning: Making the Connection afirma que incluso los países que han hecho fuertes inversiones en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para el sector educativo no han visto ninguna mejora evidente en el rendimiento de los estudiantes en los resultados de la prueba PISA en lectura, matemáticas o ciencias.

Asegurar que cada niño alcance un nivel básico de competencia en lectura y matemáticas hará más para crear igualdad de oportunidades en un mundo digital, que sólo ampliar o subsidiar el acceso a los servicios y dispositivos de alta tecnología, agrega la OCDE.

En 2012, el 96% de los estudiantes de 15 años en los países de la OCDE informó que tenían una computadora en casa, pero sólo 72% informó que utilizaban una en la escuela. En general, los estudiantes que utilizan computadoras de manera moderada en la escuela, en cierto modo, tienden a lograr mejores resultados de aprendizaje que los estudiantes que las utilizan raras veces. Pero los estudiantes que utilizan computadoras muy a menudo en la escuela lo hacen mucho peor, incluso después de tomar en cuenta el origen social y las características demográficas de los estudiantes.

“Es necesario que los sistemas escolares encuentren formas más eficaces de integrar la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje para proporcionar a los docentes entornos de instrucción que apoyen las pedagogías del siglo XXI, y preparen a los niños con las habilidades del siglo XXI necesarias para triunfar en el mundo del mañana”, señala Andreas Schleicher, Director de Educación y Habilidades de la OCDE. “La tecnología es la única manera de ampliar el acceso al conocimiento de manera espectacular. Para materializar las promesas que ofrece la tecnología, los países deben invertir con mayor eficacia y asegurar que los maestros vayan a la vanguardia en cuanto al diseño y aplicación de este cambio.”

Según el Informe, la diferencia en lectura digital entre los estudiantes favorecidos y los desfavorecidos fue muy similar a las diferencias en el rendimiento en la prueba tradicional de lectura de PISA, pese a la gran mayoría de estudiantes que utilizan computadoras independientemente de su origen social. Eso indica que para reducir las desigualdades en materia de habilidades digitales, los países necesitan mejorar primero la equidad en la educación.

Para evaluar sus habilidades digitales, la prueba exigió a los estudiantes de 31 países y economías* que utilizaran un teclado y ratón para buscar textos en Internet utilizando herramientas como hiperenlaces, botón del navegador o hacer avanzar/retroceder el texto en pantalla para consultar la información, así como elaborar una gráfica a partir de datos o utilizar calculadoras en pantalla.

Los países con mejores resultados fueron Singapur, Corea, Hong Kong-China, Japón, Canadá y Shanghái-China. Eso refleja fielmente sus resultados en la prueba de lectura de textos impresos de 2012, lo que sugiere que muchas de las habilidades esenciales para hacer búsquedas en línea también pueden enseñarse y aprenderse utilizando las técnicas de lectura normales y análogas.

Sin embargo, el informe revela diferencias sorprendentes. Los estudiantes de Corea y Singapur se desempeñan considerablemente mejor en línea que los estudiantes de otros países con resultados similares en la lectura de textos impresos, como lo hacen los estudiantes en Australia, Canadá, Hong Kong-China, Japón y Estados Unidos. En cambio, los estudiantes de Polonia y Shanghái-China —ambos con excelentes resultados en la lectura de textos impresos— transfieren menos bien sus habilidades en la lectura de textos impresos a un ambiente en línea.

* Países y economías participantes: Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, China-Taipéi, Colombia, Dinamarca, Estonia, Francia, Hong Kong-China, Hungría, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea, Macao-China, Noruega, Polonia, Portugal, Federación Rusa, Shanghái-China, Singapur, República Eslovaca, Eslovenia, España, Suecia, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos.

Consulte más información sobre la evaluación y conclusiones de este informe en http://www.oecd.org/education/students-computers-and-learning-9789264239555-en.htm.

Para mayor información, los periodistas deben ponerse en contacto con OECD Media division + 33 1 45 24 97 00).

 

 

Related Documents