Newsroom

Se debería aprovechar la recuperación económica mundial para implementar reformas estructurales que potencien los ingresos y el bienestar a largo plazo y para todos

 

19/03/2018 - Tal como señala el informe anual de la OCDE Going for Growth ("Apuesta por el crecimiento"), los gobiernos deben implementar programas de reformas estructurales completas para mantener un crecimiento sólido, verde y más inclusivo tras la actual recuperación cíclica.


Going for Growth 2018 analiza las prioridades específicas de cada país en cuanto a reformas, así como el modo en pueden combinarse las medidas políticas para impulsar el crecimiento a largo plazo, mejorar la competitividad y la productividad, generar empleo y garantizar una economía más inclusiva y sostenible.

 

La edición de este año revela que los gobiernos siguen dando prioridad a las reformas en materia de empleo y protección social, importantes para potenciar la inclusión y una distribución más equitativa de la renta, y que estas medidas han dado sus frutos. Las tasas de empleo de jóvenes y trabajadores de baja calificación han seguido mejorando, pero el porcentaje de jóvenes que ni estudia ni trabaja sigue siendo elevado en algunos países y se necesitan nuevas actuaciones para aumentar la igualdad de género, tanto laboral como salarial.

 

El informe señala que el ritmo de reformas observado en los dos años anteriores, ya moderado de por sí, registró una nueva desaceleración en 2017, y que existen escasos indicios de que vaya a producirse un repunte inminente.

 

En palabras de Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, "ahora que las principales economías del mundo experimentan una recuperación generalizada, se nos presentan una serie de oportunidades para poner fin al largo período de estancamiento que ha registrado el nivel de vida de un amplio porcentaje de la población en muchos de nuestros países. No obstante, para que la recuperación mundial se mantenga y se consiga una mejora duradera de la productividad y los niveles de vida, serán necesarias estrategias de reforma estructural coherentes y voluntad política para aplicarlas.  Se trata de reformas difíciles, pero gracias a que el crecimiento vuelve a ser fuerte, existen muchas más posibilidades de que den sus frutos con mayor rapidez".

 

Going for Growth 2018 sugiere que los gobiernos deberían centrar sus iniciativas de reforma en crear paquetes de políticas que fomenten el desarrollo de competencias y la capacidad de innovación, promuevan el dinamismo empresarial y la divulgación de conocimientos, y preserven la cohesión social, mientras contribuyen a que los trabajadores saquen el máximo partido a un mercado laboral dinámico. 

 

"En los diferentes países del G20, han sido escasas y aisladas las reformas de calado destinadas a impulsar la productividad y reducir el grado en que nuestras economías dependen de los estímulos generados por la política macroeconómica", según el señor Gurría. "Es necesario que, tanto de manera individual como colectiva, los responsables políticos encuentren vías para salvar obstáculos al crecimiento de sobra conocidos, y sienten las bases para que sus economías, y todos sus ciudadanos, aprovechen al máximo la transformación digital".

 

En la presentación de Going for Growth junto al ministro de Hacienda argentino Nicolás Dujovne, que tuvo lugar durante la Reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales celebrada en Buenos Aires, el señor Gurría declaró que la implementación de las recomendaciones del informe en materia de reformas ayudaría a conseguir los objetivos del G20 de un crecimiento más sólido, inclusivo y sostenible.

 

El análisis de Going for Growth forma parte de la contribución más amplia de la OCDE al Marco del G20 para un crecimiento firme, sostenible y equilibrado. La OCDE colabora con los países del G20 con miras a cuantificar las iniciativas destinadas a impulsar el PIB y alcanzar los objetivos estratégicos de crecimiento nacional.

 

La receta de la reforma variará en función de cada país e incluirá recomendaciones sobre cómo crear un entorno empresarial más competitivo reduciendo las barreras regulatorias a la entrada y salida de empresas; ayudando a los trabajadores a convivir con la rápida rotación en las empresas y los puestos de trabajo mediante una ayuda eficaz para buscar empleo, programas de formación permanente y otras medidas que faciliten que los trabajadores despedidos puedan aspirar a empleos de calidad; e incrementando la preparación de los jóvenes para el mercado laboral del futuro por medio de mejoras en el acceso a la formación básica y profesional , así como en los resultados académicos obtenidos. 

 

El informe Going for Growth de 2018 observa que el ritmo de las reformas sigue siendo muy diverso en función del país y del ámbito político. Señala que los gobiernos han tendido a concentrarse en iniciativas de reforma que abordan ámbitos políticos concretos, con el riesgo de desaprovechar posibles sinergias políticas y aspectos complementarios de las reformas. La elaboración de mejores paquetes de reformas facilitaría su implementación, maximizaría la repercusión en el crecimiento y la generación de empleo y ayudaría a evitar los efectos indirectos en otras áreas de políticas públicas, además de contribuir a reducir la desigualdad de los ingresos.

 

 Entre los aspectos más relevantes del informe de este año se incluyen los siguientes:

 

  • Por término medio, en los diferentes países el ritmo de las reformas se ha mantenido en un nivel similar al observado en los últimos dos años, que ha sido relativamente moderado. Tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, son escasos los indicios de que vaya a retomarse el mayor ritmo de introducción de reformas observado inmediatamente después de la crisis económica mundial.
  • No obstante, a pesar de tal lentitud, se adoptaron algunas medidas significativas. Cabe destacar, por ejemplo, las reformas para intensificar la protección social que ha introducido Grecia e Italia; una reforma del mercado laboral en Francia que llevaba mucho tiempo pendiente; importantes medidas para aumentar la capacidad de los servicios de guardería en Japón; un impuesto sobre bienes y servicios en India; y una completa reforma fiscal en Argentina. 
  • Entre las reformas para impulsar la adquisición de competencias y la capacidad de innovación, se han generalizado especialmente las destinadas a aumentar la cuantía y la eficacia de las ayudas para I+D y se han introducido algunas reformas significativas en el ámbito de la educación superior.
  • El grueso de las medidas adoptadas para promover el dinamismo empresarial y la divulgación de conocimientos se ha centrado en reforzar las infraestructuras físicas y jurídicas, así como en adaptar la regulación del mercado de productos para favorecer la competencia.
  • Aunque se ha adoptado un elevado número de medidas para reformar las prestaciones sociales, son necesarias más reformas que ayuden a los trabajadores a convivir con los rápidos cambios experimentados por los puestos de trabajo y las tareas que estos implican, por ejemplo en ámbitos complementarios como las políticas activas del mercado laboral y las políticas en materia de vivienda, con miras a facilitar la movilidad y la transición del mercado laboral.

 

Para obtener más información sobre Going for Growth 2018, consúltese: http://www.oecd.org/economy/goingforgrowth.htm. Se encuentran disponibles notas pormenorizadas sobre los países de la OCDE y del G20.

 

Para solicitar más información, se ruega a la prensa que se pongan en contacto con Lawrence Speer (+33 6 0149 6891) o con la Oficina de Medios (+33 1 4524 9700) de la OCDE.

 

La OCDE es un foro global que colabora con más de un centenar de países en la promoción de políticas que mejoran el bienestar económico y social de las personas de todo el mundo.

 

Related Documents