Newsroom

Reactivar la productividad para incrementar el crecimiento y el bienestar

 

6/7/15-La desaceleración de la productividad durante la última década se ha sumado a las inquietudes respecto a las perspectivas económicas de largo plazo. No obstante, nuevos estudios de la OCDE muestran que las reformas de políticas públicas pueden reanimar la difusión de la innovación y utilizar mejor el talento humano para despejar el camino hacia un más incluyente y mayor crecimiento de la productividad.

 

 

La productividad tiene que ver con “trabajar de forma más inteligente” más que con “trabajar más arduamente” y refleja la capacidad de generar más resultados o productos mediante una mejor combinación de los insumos, gracias a nuevas ideas, innovaciones tecnológicas y nuevos modelos de negocios. El trabajo más reciente de la OCDE sobre El Futuro de la Productividad (The Future of Productivity) identifica impedimentos para el crecimiento futuro y después propone políticas para superarlos.

 

 

 

“La mayor lentitud en la innovación no es la causa fundamental de la desaceleración actual de la productividad”, manifestó Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, al presentar el nuevo estudio en la Ciudad de México. “El problema es el ritmo al que las innovaciones se difunden en toda la economía, lo cual nosotros llamamos el colapso de la maquinaria de difusión. Para reactivar la productividad y reducir la desigualdad, es recomendable que los gobiernos tomen medidas para aprovechar mejor las fuerzas de difusión del conocimiento. También necesitan enfocarse en el desarrollo de habilidades y facilitar una asignación más eficaz de talento humano a los empleos”, añadió el Secretario Gurría.

 

El nuevo estudio de la OCDE muestra que la brecha entre las empresas con alta productividad y las demás se ha incrementado con el tiempo, lo cual sugiere que hay obstáculos para la difusión de nuevas innovaciones. Durante la década de 2000, la productividad laboral de las empresas más avanzadas aumentó a una tasa anual promedio de 3.5% en el sector manufacturero, en comparación con sólo el 0.5% obtenido por otras empresas menos avanzadas dentro de las economías de la OCDE.

Esta brecha es aun mayor en el sector servicios, lo cual preocupa especialmente dado que el peso de los servicios en la mayoría de las economías va en aumento, y servicios como logística, finanzas y comunicación son esenciales para la participación de las empresas en las cadenas globales de valor.

 

La difusión se facilita con la conectividad global, la experimentación con nuevas ideas, el capital basado en conocimientos y la asignación eficaz de recursos, pero le resulta más fácil a las empresas que operan en ciertas economías que las pertenecientes a otras.

 

Puesto que la economía del conocimiento requiere cada vez más capacidades que muchos sistemas educativos se esfuerzan por proporcionar, los países lograrán mayores beneficios de crecimiento y equidad mediante políticas que asignen capacidades con más eficacia. Cerca de un cuarto de los trabajadores de economías de la OCDE informan de un desajuste entre sus capacidades actuales y las requeridas para su trabajo. De acuerdo con el informe, un mejor uso del talento humano apoyará el crecimiento de empresas innovadoras y podría incrementar la productividad laboral en hasta 10% en algunas economías.

 

La OCDE identifica diversas políticas adecuadas para sostener el aumento de la productividad, entre ellas:

  • Reformas al mercado de productos y leyes de quiebras que no sancionen la quiebra de forma excesiva, con el fin de mejorar los incentivos empresariales para experimentar con nuevas tecnologías, asignar recursos de manera más eficiente y ampliar al máximo los beneficios de la participación en las cadenas globales de valor.

•      Políticas que faciliten la movilidad laboral. Éstas incluyen políticas del mercado de la vivienda que faciliten la movilidad residencial, fomento del aprendizaje permanente de los adultos y legislación para la protección del empleo que no imponga demasiados costos fuertes o impredecibles a la contratación y el despido de empleados. Estas políticas pueden apuntalar el crecimiento de empresas productivas.

•      Más inversión pública en la investigación básica, para apoyar el surgimiento continuo de innovaciones de avanzada y la difusión del conocimiento.

•      Políticas de innovación que garanticen la igualdad de condiciones entre los participantes establecidos y los de nuevo ingreso, algo que a menudo no incluyen los programas de incentivos. Los incentivos fiscales para la I+D deben ser accesibles y beneficiosos por igual para las empresas establecidas, las empresas jóvenes y las de reciente creación.

 

La investigación sobre el futuro de la productividad es parte del proyecto de la OCDE, Nuevos Acercamientos a los Retos Económicos (NAEC, por sus siglas en inglés), una reflexión a lo largo de la Organización sobre los orígenes y las lecciones por aprender de la crisis económica global, así como un ejercicio para revisar y actualizar los marcos analíticos.

 

Para mayor información sobre The Future of Productivity, comunicarse con la OECD Media Office (+33 1 4524 9700).

 

 

 

 

Related Documents