Newsroom

Los niños pagan un alto precio por la desigualdad, constata el informe ¿Cómo va la Vida? de la OCDE

 

Guadalajara, México, Octubre 13, 2015

Actualmente la población infantil está pagando un precio muy elevado por la creciente desigualdad. Así lo constata el reciente informe de la OCDE ¿Cómo va la Vida?, que traduce en datos hasta qué punto puede ser distinta la infancia de unos y otros niños. La pobreza por ingresos afecta a uno de cada siete niños de la OCDE y el 10% vive en hogares con todos sus miembros desempleados. Desde el inicio de la crisis económica, la tasa de pobreza infantil ha aumentado en dos tercios en los países de la OCDE y supera a la de la población general en la mayoría de los países.

1015 howslife

Tras analizar por primera vez el bienestar infantil, el informe ¿Cómo va la vida? destaca que en entornos más privilegiados los niños suelen tener mejor salud y su escolarización es más feliz. Los niños de familias más desfavorecidas, en cambio, afirman tener menos compañeros de clase que se portan bien con ellos y que les ayudan, y es más probable que sufran bullying en la escuela. Las cifras de satisfacción con la propia vida, de habilidades de lectura y resolución de problemas, de comunicación con sus padres y su intención de votar en las elecciones nacionales cuando sean grandes son menos positivas cuando se trata de niños de entornos menos favorecidos. La creciente desigualdad entre los padres, termina minando las oportunidades de sus hijos.

Al presentar el reporte en el 5to. Foro Mundial de la OCDE sobre Estadísticas, Conocimiento y Políticas, realizado en Guadalajara, México el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, dijo que “las políticas fallarán en construir una mejor sociedad si no toman en cuenta las necesidades de todos sus miembros, particularmente las de los muy jóvenes. La lucha contra la inequidad comienza al asegurar que todo mundo disfrute de oportunidades que les permitan desarrollarse en la vida, especialmente a una edad temprana”. (Leer el discurso)

El informe ¿Cómo va la vida? proporciona asimismo los últimos datos sobre bienestar para la población en general, incluidos los cambios a largo plazo, las desigualdades entre distintos grupos y los recursos básicos que conformarán el bienestar en el futuro.

Señala por ejemplo la importancia del voluntariado, que contribuye de forma significativa al bienestar, tanto para la sociedad en general como para los propios voluntarios. El trabajo no remunerado y de utilidad social produce bienes y servicios que las estadísticas económicas convencionales no reflejan, pero su valor medio representa aproximadamente un 2% del PIB en la OCDE.

“La labor de la OCDE por el bienestar está brindando datos esenciales para analizar nuestra incidencia en un crecimiento mejor y más inclusivo. Este informe amplía nuestros conocimientos sobre los avances realizados, porque se centra en las personas y en la calidad de sus vidas, no solo en si el PIB está subiendo” dijo Angel Gurría.

¿Cómo va la vida? también señala que el lugar donde vivimos es importante, pero también lo es cuántos años tenemos o si somos hombre o mujer. Todo ello afecta a nuestro bienestar. En concreto, destacan las siguientes conclusiones:

• La brecha en el bienestar de regiones de un mismo país puede ser tan grandes como las diferencias entre países de la OCDE. Por ejemplo, las tasas de ocupación regional en Italia van desde el 40% en Campania hasta el 73% en Bolzano, lo cual es similar a las diferencias entre Grecia (49%) e Islandia (82%).

• Las desigualdades intergeneracionales pueden ser muy importantes. El brusco aumento del desempleo de larga duración al que estamos asistiendo desde 2009 ha afectado de forma desproporcionada a los jóvenes. Sin embargo, es más probable que estos menores de 30 años se sientan arropados por amigos o familiares que los mayores de 50.

• Hombres y mujeres afrontan de forma distinta los riesgos relativos a su seguridad personal. En la mayoría de los países de la OCDE los hombres tienen más riesgo de morir por una agresión que las mujeres, pero las mujeres se sienten más inseguras que los hombres al caminar solas por la calle de noche, en sus propios barrios.

• Los indicadores de balance vida-trabajo demuestran que uno de cada ocho empleados de los países de la OCDE alargan su jornada laboral (50 h por semana o más). Además, los trabajadores a jornada completa en Francia, España, Dinamarca, Bélgica, Noruega y Alemania tienen al menos una hora de ocio más al día que los que viven en los Estados Unidos, Polonia, Canadá y Australia.

• El lugar de residencia afecta a la calidad del aire que se respira. Se ha estimado que 42 millones de personas de la OCDE están expuestas a una contaminación atmosférica con niveles de PM2,5 claramente superiores a lo que estipulan las directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea.

El informe ¿Cómo va la vida? forma parte de la Iniciativa de la OCDE para una Vida Mejor, lanzada en 2011 para medir el bienestar y el progreso más allá de los datos tradicionales como el PIB. Otro componente de esta Iniciativa, el Índice para una Vida Mejor, permite a los usuarios ver cómo se posicionan distintos países según su forma de entender el bienestar.

Para consultar los datos por país o profundizar en el contenido del informe ¿Cómo va la vida? 2015, sírvanse visitar la web www.oecd.org/howslife.

Utilizando las estadísticas de bienestar para transformar las políticas y cambiar vidas - Palabras de Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, Apertura del 5º Foro Mundial de la OCDE sobre Estadísticas, Conocimiento y Política (Guadalajara, México)

Para solicitar un ejemplar del informe ¿Cómo va la vida?, la prensa puede ponerse en contacto con la División de Medios de Comunicación de la OCDE (news.contact@oecd.org; tel.: + 33 1 4524 9700).

No dejes de leer el resumen en español

 

Related Documents