Newsroom

En Chile, mejoras en la política regulatoria aportarán grandes beneficios a la economía y a la sociedad.

 

25/04/2016 - En el estudio sobre laPolítica regulatoria en Chilese concluye que, aunque Chile ha adoptado algunas medidas para mejorar su proceso de elaboración de la regulación, se sitúa todavía por debajo del promedio de la OCDE en cuanto a la evaluación del impacto regulatorio, las consultas a partes externas sobre el diseño de la regulación y su evaluación periódica.

 

Esto significa que Chile no está sacando el máximo partido de un "tercer instrumento" fundamental que, junto con la política fiscal y la política de gasto público, puede impulsar el crecimiento y el bienestar. Este estudio constata que una de las principales carencias de Chile es la inexistencia de un órgano de supervisión de la regulación. Por lo tanto, se recomienda la creación de un organismo que supervise el proceso de elaboración de la regulación, que en la actualidad es gestionado por distintos departamentos gubernamentales sin una supervisión general.

 

"Una regulación de alta calidad propicia mejoras de la productividad y un crecimiento más inclusivo. En la complicada coyuntura económica actual, es indispensable que los gobiernos presten atención a este tercer instrumento, a menudo olvidado", afirmó Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE quien entregó el informe a la Presidenta Michelle Bachelet. "Chile debería fijarse como prioridad el perfeccionamiento del marco regulatorio a fin de promover el logro de sus objetivos económicos y sociales".

 

Durante su estancia en Santiago, el Sr. Gurría se reunirá también con representantes del mundo empresarial y líderes sindicales para tratar asuntos como la productividad, el crecimiento inclusivo, el comercio, la inversión y el desarrollo sostenible, previo a la reunión ministerial anual de la OCDE la cual contará con la presidencia de Chile, 1-2 junio en Paris.

 

En el Panorama de la Política Regulatoria de 2015 de la OCDE (Regulatory Policy Outlook), se concluyó que Chile forma parte del tercio de países de la OCDE que todavía no han puesto en práctica una política en materia de cumplimiento y aplicación de la regulación. En el informe se observa que ello genera costes innecesarios tanto para las empresas como para la sociedad.

 

Según el nuevo estudio, la mayor parte de los organismos reguladores de Chile elaboran las nuevas normas sin disponer de pruebas claras de que esa regulación es la mejor forma de intervención gubernamental. También se constata que, en los procedimientos de formulación de la regulación, el número de buenas prácticas es limitado.

 

El estudio aplaude la propuesta de la nueva Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento chilena de establecer un organismo de supervisión de la regulación. También recomienda que Chile introduzca más transparencia y un lenguaje más claro en sus procesos de formulación de la regulación.

 

Otras recomendaciones recogidas en el estudio son:

 

  • Adoptar, para el gobierno en su conjunto, una política regulatoria formal, explícita, vinculante y coherente, con objetivos claros y una estrategia de comunicación.
  • Formular normas obligatorias y directrices para la elaboración de leyes y reglamentos, en particular prácticas preceptivas de consulta y de planificación anticipada.
  • Introducir herramientas de gestión de la regulación, tales como las evaluaciones del impacto regulatorio y las evaluaciones ex-post.
  • Consolidar y ampliar el programa de simplificación administrativa de forma coordinada con las iniciativas de gobierno digital.

 

Si desea más información o concertar una entrevista con el autor, puede ponerse en contacto con Carolina Ziehl del Centro de la OCDE en México (+52 55 9 138 6235 o carolina.ziehl@oecd.org)

 

Related Documents