Share

Mexico

Presentación del Estudio Territorial del Valle de México

 

Palabras de Ángel Gurría,

Secretario General de la OCDE

Ciudad de México, 15 de octubre de 2015

[Versión para su distribución]

 

 

Secretaria Robles, Señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Señor Gobernador del Estado de  México, Señor Director del INFONAVIT, Señoras y Señores,

 

Me da mucho gusto estar con ustedes para presentar el Estudio Territorial de la OCDE sobre el Valle de México, otro fruto importante de la excelente cooperación entre México y la OCDE. Este informe debe entenderse como un complemento al Estudio de la Política Urbana de México que presentamos el pasado enero.

 

Quisiera dar las gracias al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT), con el que hemos colaborado en estos dos estudios, por su compromiso y excelente disposición. También expresamos nuestro agradecimiento a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) del Gobierno de México y a la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México por el apoyo de primer orden que nos prestaron a lo largo de este proceso.

 

 

El Valle de México: una locomotora que debe recuperar la tracción

 

El Valle de México es la tercera mayor zona metropolitana de la OCDE. Cubre una superficie que es 5 veces el tamaño de la Gran Región de Londres y es también la locomotora del crecimiento y el desarrollo económico de México. El 17% de la población mexicana vive en el Valle de México, donde se produce casi una cuarta parte del PIB nacional y se concentran alrededor del 18% de los empleados a nivel nacional.

 

Sin embargo, esta locomotora ha estado perdiendo tracción. Entre 2003 y 2010, el crecimiento económico anual promedio per cápita fue de sólo 0.5%. La productividad laboral sólo supera ligeramente el promedio de las 33 áreas metropolitanas de México. Y, aunque en el Valle de México la marginación se ha mantenido en niveles bajos, las desigualdades siguen siendo elevadas, poniendo en peligro la cohesión social.

 

La zona metropolitana del Valle de México también enfrenta un desajuste entre la ubicación de los puestos de trabajo y la localización de las viviendas asequibles y de calidad. Aunque el transporte público masivo está cobrando impulso, las modalidades de capacidad reducida y baja calidad (como las combis y microbuses) son, por mucho, las formas más comunes de transporte público, al tiempo que el número de vehículos privados está aumentando con rapidez.

 

 

Se han tomado medidas que van en la dirección correcta, pero podemos hacer más

 

Ante esta situación, se han tomado decisiones importantes que van en la dirección correcta. El Valle de México ha promovido la adopción de un modelo de movilidad orientado a la regeneración urbana; ha tomado medidas para mejorar el transporte público; y ha creado la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) para coordinar la política ambiental a nivel metropolitano.

 

También se han adoptado algunas políticas con un enfoque “multimodal” que favorece la combinación y conexión entre distintos medios de transporte. Estas medidas pueden contribuir a reducir la contaminación y mejorar la productividad y los niveles de bienestar en el Valle de México.

 

No obstante, para que el Valle de México siga siendo la locomotora del desarrollo económico nacional, necesita centrarse en la calidad del desarrollo urbanístico. De acuerdo con el análisis de la OCDE, esto comprende 4 medidas fundamentales.

 

1) En primer lugar, dado que se prevé que la población crezca un 13% de aquí a 2030, el Valle de México necesita facilitar el desarrollo en las áreas centrales y mejorar la oferta de vivienda nueva y asequible. Para lograrlo será necesario eliminar los obstáculos al desarrollo del mercado de alquiler, prestando especial atención a los barrios céntricos y de fácil acceso, a fin de reducir los desplazamientos y aumentar la movilidad laboral.

 

Pero esto no significa que haya que limitar el crecimiento de la ciudad o poner en marcha una política de contención cuyas consecuencias, como muestra la experiencia internacional, podrían ser desastrosas. Más bien, de forma paralela se debe planificar un crecimiento inteligente en las zonas periféricas con miras a promover viviendas más sostenibles en esas áreas.

 

2) En segundo lugar, se deben afrontar los problemas de movilidad de manera coordinada entre estados y municipios.Si bien algunas de las medidas para mejorar la movilidad que se han adoptado son positivas - por ejemplo el Metrobús en la Ciudad de México, el Mexibús en algunas localidad del Estado de México, los trenes suburbanos con mejores estándares ambientales y de seguridad, y las Ecobicis - una de las mayores dificultades a la que se enfrentan diariamente miles de pasajeros es la fragmentación del sistema de transporte.

 

Para hacer frente a este desafío, se deben adoptar medidas con un horizonte de largo plazo, entre las que se cuentan el restablecimiento y mejora de la Comisión Metropolitana de Transporte y Vialidad (COMETRAVI); la elaboración de un marco común de movilidad metropolitana; y una mejor coordinación entre los responsables de las políticas de transporte, planificación urbana y vivienda en los estados y municipios que constituyen la zona metropolitana.

 

3) En tercer lugar, se debe promover la coherencia entre las políticas de desarrollo urbano y de sustentabilidad ambiental. El Valle de México enfrenta problemas críticos vinculados al abastecimiento de agua, la calidad del aire y la gestión de los residuos. Por ello, es necesario poner en marcha directrices medioambientales y normas en materia de ordenación del territorio, movilidad, regeneración urbana, vivienda e infraestructuras urbanas que reduzcan el impacto de la zona urbana en el medio ambiente. La calidad del medio ambiente en una zona urbana es también un activo económico y un componente fundamental del bienestar y la salud, por eso su preservación es crucial.

 

4) Por último el Valle de México debe resolver sus graves deficiencias de gobernabilidad urbana. Los sistemas de gobernabilidad de la zona metropolitana son complejos, fragmentarios y a menudo incoherentes. Ello dificulta el crecimiento de la productividad, la sustentabilidad ambiental y el aumento de la calidad de vida de sus habitantes. Para ver más allá de los conflictos y rivalidades locales que en algunos casos  llevan a los actores de la región a perseguir objetivos contrapuestos ante desafíos comunes, el  Valle de México necesita promover mecanismos de colaboración y coordinación intergubernamentales.

 

El problema no reside en la falta de instituciones para dicha coordinación, sino en la forma en que éstas operan. Por ello es preciso que todas las comisiones metropolitanas sean independientes de los gobiernos estatales y tengan la posibilidad de tomar decisiones legalmente vinculantes. El Valle de México también necesita gobiernos municipales con empleados bien capacitados y estándares éticos de primer orden. No debemos olvidar que la calidad de la administración pública determina la capacidad de un gobierno para mejorar la vida de sus ciudadanos.

 

Señoras y Señores,

 

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) es una oportunidad única para poner en marcha un nuevo enfoque metropolitano. Es un proyecto que debe servir para posicionar a la Ciudad de México como un centro de transporte aéreo internacional, pero también como una metrópolis con mecanismos de coordinación sólidos, que permitan impulsar el desarrollo económico y la regeneración y movilidad urbanas. El proyecto del nuevo aeropuerto deberá ir de la mano con una estrategia más amplia de planificación urbana y de movilidad en el Valle de México en su conjunto.

 

Cuenten con la OCDE para hacer del Valle de México un ejemplo de dinamismo e igualdad de oportunidades, de crecimiento incluyente y sustentable. Recobremos nuestra Visión de Anáhuac, esa tierra – como escribiera Don Alfonso Reyes - mejor y más tónica para los que gusten de tener - a toda hora - alerta la voluntad y el pensamiento claro. Reencontremos la región más transparente del aire.  

 

¡Muchas gracias!