Share

Mexico

Presentación del Estudio "El Sistema Nacional de Fiscalización de México: Fortaleciendo la rendición de cuentas para el buen gobierno"

 

Palabras de Angel Gurría,

Secretario General, OCDE

11 de octubre de 2016

Ciudad de México, México

(As prepared for delivery)

 

 

Señor Auditor Superior de la Federación, Estimados Legisladores, Distinguidos Colegas, Señoras y Señores,

 

Es un honor presentar el Estudio de la OCDE sobre el Sistema Nacional de Fiscalización de México: Fortaleciendo la Rendición de Cuentas para el Buen Gobierno. Quiero agradecer a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y en particular al Auditor Superior, Juan Manuel Portal, por su compromiso para concretar este estudio y llevar a buen puerto los cambios legislativos recientes que han dado forma al Sistema Nacional Anticorrupción y a sus distintos componentes.

 

El sistema nacional anticorrupción: un nuevo capítulo para la rendición de cuentas

 

El programa de reformas que México ha emprendido para combatir la corrupción, reforzar la rendición de cuentas y promover la integridad y la transparencia en todo el país se encuentra en un momento decisivo.

 

Con la promulgación de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) el pasado 18 de julio, se han sentado los fundamentos jurídicos que sostendrán las reformas. Ahora la atención recae en hacer cumplir lo legislado. De ello dependerá que las reglas del juego en materia de combate a la corrupción y fortalecimiento de la rendición de cuentas para el buen gobierno resulten en un cambio de la dimensión que el país exige.   

 

La ASF – junto con otros actores clave para la rendición de cuentas - será determinante para lograr este objetivo. Las entidades fiscalizadoras superiores de todo el mundo están desempeñando un papel cada vez más importante, que va más allá de la supervisión tradicional y aporta ideas para apoyar todo el proceso de formulación y puesta en marcha de las políticas públicas. La ampliación del mandato de la ASF y sus nuevas facultades son un excelente ejemplo de ello.

 

Además, son muestra de que México ha adoptado un enfoque sistémico para mejorar la integridad y la rendición de cuentas. Esto es coherente con la Recomendación del Consejo de la OCDE sobre Integridad Pública que será publicada próximamente.

 

El sistema nacional de fiscalización: mejor supervisión para mejores políticas

 

Tomando en consideración la gran trascendencia de estos cambios, la OCDE ha llevado a cabo este estudio sobre el Sistema Nacional de Fiscalización, el cual se basa en un análisis comparativo de las prácticas, normas y evidencias internacionales para diseñar y ejecutar políticas que mejoren la integridad, la rendición de cuentas y la transparencia en el sector público. Se nutre de las experiencias de países como Brasil, Alemania, los Países Bajos y Estados Unidos y de la evidencia obtenida en estados mexicanos como Coahuila, Puebla y Querétaro.

 

El estudio de la OCDE ha constatado que, en su estructura actual, el Sistema Nacional de Fiscalización de México responde al objetivo de lograr una supervisión más coherente y una mejor formulación de políticas públicas por medio de una coordinación reforzada entre las entidades de fiscalización nacionales y subnacionales.

 

Asimismo, la OCDE ha identificado algunas áreas de oportunidad para que los principales actores de la rendición de cuentas – la ASF, los legisladores, la sociedad civil – puedan superar los desafíos asociados a la aplicación de las reformas recientemente aprobadas y velar por que su implementación se lleve a cabo plenamente. Permítanme compartir algunas de ellas con ustedes:
 

  • En primer lugar, es fundamental que la ASF aproveche sus oportunidades estratégicas y sus ventajas comparativas con el fin de evitar la duplicación de tareas en el contexto de las nuevas entidades, mandatos y mecanismos de coordinación. En el caso del Sistema Nacional de Fiscalización y la ASF, esta ventaja comparativa frente a otros actores - por ejemplo el Fiscal Especial Anticorrupción - reside primero y ante todo en la labor de auditoría. A medida que la ASF asuma nuevas responsabilidades para investigar casos administrativos, será esencial que se comunique claramente esta ventaja.
     

  • En segundo lugar, el SNF puede tomar la iniciativa para llenar algunas “lagunas” legales, políticas y de implementación. La institucionalización del propio SNF mediante una ley llenó una de esas lagunas, pero siguen existiendo oportunidades, sobre todo respecto de la independencia y la capacidad de las entidades de fiscalización subnacionales en México.

 

Como se describe en el reporte, tres cuartas partes de las entidades de fiscalización subnacionales obtuvieron una puntuación de 5 o menos en autonomía en una escala de 1 a 10, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad y la Universidad de Guadalajara. Por ello, armonizar las políticas nacionales y subnacionales también es esencial para adoptar enfoques más coherentes en relación con el control interno y la gestión del riesgo en todos los niveles de gobierno.
 

  • En tercer lugar, la ASF es un actor clave para la rendición de cuentas y puede adoptar medidas que le permitan responder a su mandato ampliado de manera aún más eficaz. Entre ellas están la clarificación de su visión y objetivos en relación con sus nuevas responsabilidades, por ejemplo su facultad para investigar casos administrativos. Esto permitirá reducir el riesgo de extralimitación de facultades o duplicación de funciones.
     
  • Por último, para fortalecer la rendición de cuentas y consolidar un enfoque sistémico será indispensable implicar a otros actores, como el Congreso y la sociedad civil. El Congreso todavía tiene pendiente emitir un dictamen sobre la Cuenta Pública para ocho de los catorce ejercicios transcurridos desde el año 2000. La Cuenta Pública correspondiente a esos ocho ejercicios aún no se ha aprobado.

 

La economía política y la voluntad política son, sin lugar a dudas, factores que influyen en la cadena de rendición de cuentas, pero también lo es la capacidad técnica del Congreso. Esta cadena puede funcionar mejor si se refuerza esta capacidad y se hace un mejor uso de los reportes de auditoría al momento de definir políticas públicas y presupuestos.

 

Señoras y Señores,

 

La Auditoría Superior de la Federación es un actor clave en esta nueva etapa a favor de la integridad, el combate a la corrupción, la rendición de cuentas y la transparencia. Hagamos realidad su mandato como líder natural dentro del SNF y como vínculo entre el sistema de fiscalización y los sistemas nacionales anticorrupción y de transparencia.

 

La arquitectura para fortalecer la integridad y combatir la corrupción en México de manera decidida ya está ahí. Hágamosla funcionar. Cuenten con todo el apoyo de la OCDE.

 

¡Muchas gracias!

 

 

Related Documents