Directorate for Public Governance

Mejor gestión de los presupuestos ajustados podría ayudar a los gobiernos de América Latina y el Caribe a elevar el nivel de vida

 

06/12/2016 - Los gobiernos de América Latina deberán mejorar la gestión y capacidad del sector público, incluyendo la asignación presupuestaria, para compensar la presión sobre los fondos públicos producida por la caída en los precios de las materias primeras, según un nuevo informe de la OCDE y del Banco Interamericano de Desarrollo, que incluyó a más de 15 países de la región.

 

Panorama de las Administraciones Públicas: América Latina y el Caribe 2017 expone querestaurar una productividad estancada, reducir la disparidad de ingresos y mejorar las redes de seguridad social, requerirá un mejor manejo del gasto gubernamental y una mayor calidad de la gobernanza pública en general.

 

El informe halla que el gasto público en escuelas y hospitales puede aliviar la inequidad en los ingresos, pero los gobiernos de América Latina y el Caribe (ALC) no invierten lo suficiente en tales servicios. En promedio, los países de ALC destinan sólo el 8,7% de su PIB a programas sociales como educación, salud, subsidios de desempleo y pensiones, contra 16,8% en países de la OCDE.

 

“La combinación de una productividad estancada, alta inequidad y baja recaudación fiscal, está complicando a los gobiernos de ALC. Hay poco espacio para expandir los presupuestos públicos, por lo que los gobiernos de ALC deberán destinar mejor los fondos públicos y mejorar el diseño de políticas para garantizar una mejor calidad de vida para sus ciudadanos”, dijo el Director Adjunto de la Dirección de la Gobernanza Pública y Desarrollo Territorial de la OCDE, Luiz de Mello, al presentar el informe durante una reunión ministerial internacional acerca de Productividad y Crecimiento Inclusivo en Santiago, Chile.

 

La segunda edición de Panorama de las Administraciones Públicas: América Latina y el Caribe 2017 cubre Brasil, Costa Rica, Ecuador, Haití, México, Argentina, Uruguay, El Salvador, Panamá, República Dominicana, Colombia, Chile, Paraguay, Jamaica y Perú.

 

“Durantela década anterior, América Latina y el Caribe combinaron crecimiento con una mejor distribución de los ingresos, apoyándose en condiciones externas favorables que facilitaron el crecimiento de la región y la gestión fiscal. En un escenario internacional menos favorable, los gobiernos deben mejorar la eficiencia y efectividad del gasto público. Esto significa que deben diseñar e implementar mejor sus programas estatales para garantizar que cada centavo que se gaste contribuya a reducir la inequidad social y la pobreza y a aumentar la productividad, a fin de contribuir con la calidad de vida de la población”, dijo por su parte Vicente Fretes Cibils, Jefe de la División de Gestión Fiscal y Municipal del BID.

 

Los hallazgos más significativos del informe, incluyen:

 

  • Las dimensiones del estado varían entre países de ALC, pero en general es relativamente pequeño. El gasto público promedio de los países de ALC estudiados es de 31% de su PIB, comparado con el 41,5% en países miembros de la OCDE, si bien esta brecha se está achicando. Similarmente, el empleo público como porcentaje del empleo total promedia 12,4% en países de ALC, contra 21,6% en países miembros de la OCDE.

 

  • A pesar de los recientes progresos, ALC continúa siendo una región altamente desigual en términos de ingresos de los hogares, como lo demuestra el coeficiente de Gini de la región, de 0,49 después de impuestos y transferencias, contra 0,29 en países miembros de la OCDE.

 

  • Los gobiernos de América Latina y el Caribe podrían contribuir a la productividad económica de la región reduciendo las barreras al comercio y a la inversión, las cuales son mucho más elevadas que en la OCDE. Las regulaciones del mercado de productos también tienden a ser más restrictivas en los países de ALC.

 

  • La política fiscal juega un papel más limitado en la distribución de ingresos en ALC que entre países miembros de la OCDE dado el bajo impacto distributivo de los impuestos y sistemas de beneficios.

 

  • El liderazgo y la coordinación de centros del gobierno ha aumentado, pero aún se centran más en los procedimientos que en el contenido de las políticas. A su vez, los gobiernos de ALC carecen de una cultura de evaluación de políticas que pueda llevar a un mejor diseño, presupuesto e implementación.

 

  • En cuanto a la calidad de los servicios públicos, la mayoría de los países de ALC actualmente posee un portal de ciudadanía nacional como punto único de acceso a los servicios estatales. Sin embargo, para acceder a todos los beneficios de estos portales, los distintos gobiernos deberían adoptar nuevas tecnologías.

 

  • Los gobiernos de la región de ALC se encuentran realizando esfuerzos por poner la información abiertamente a disposición del público. Sin embargo, podrían hacer más por facilitar su uso por parte de ciudadanos y comprometerse con ellos en el diseño de soluciones que cubran sus expectativas y necesidades.

 

  • La contratación competitiva basada en los méritos ha sido reforzada en la región durante los últimos 10 años, principalmente a través de la introducción de portales web de contratación pública, y reforzando las agencias de administración pública. Sin embargo, aún hay espacio para la mejoría en cuanto al desempeño del sector público.

 

Descargue el informe:

 http://www.oecd.org/gov/panorama-de-las-administraciones-publicas-lac.htm

 

Para mayor información, o para hablar con alguno de los autores del informe, se invita a los periodistas a comunicarse con Catherine Bremer en la Oficina de Prensa de la OCDE (+33 1 45 24 97 00) o con Mildred Rivera en la Oficina de Prensa del BID (+1 202 623 2319.)

 

Related Documents