Cómo fomentar la integridad y la gobernabilidad corporativa en América Latina

 

Discurso de Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE - VI Encuentro Empresarial Iberoamericano

 

3 de diciembre de 2010, Mar del Plata, Argentina

Estimados amigos, señoras y señores,

Es para mí un placer y un gran honor dirigirme a ustedes en la clausura de este VI Encuentro Empresarial Iberoamericano. Quisiera agradecer a la Secretaría General Iberoamericana y a la Unión Industrial Argentina por recibirnos aquí, en Mar del Plata.

A lo largo de los últimos dos días, se han discutido aquí los retos y las oportunidades que enfrenta el sector privado de Iberoamérica, abordando temas tan importantes como el papel de las Translatinas, los crecientes lazos con las economías emergentes de Asia y el fomento de la innovación por medio de una mejor coordinación entre universidades y empresas.

Hoy quisiera tratar un tema que guarda una estrecha relación con las cuestiones que han tenido ocasión de debatir y que tiene un impacto profundo en el desempeño del sector privado, la salud de nuestras economías y el bienestar de nuestros conciudadanos. El tema al que quiero referirme es la integridad en los negocios y la buena gobernabilidad corporativa.


América Latina está teniendo un buen desempeño, pero la crisis fue una advertencia.


Permítanme empezar por destacar que la OCDE mantiene una perspectiva positiva para la región para los próximos dos años.

Las posturas fiscales y los sectores financieros de América Latina han permanecido relativamente estables durante la crisis gracias al manejo macroeconómico responsable y la prudente regulación financiera. Este es un gran logro tras décadas de inestabilidad macroeconómica y de recurrentes crisis cambiarias y financieras.

Como destacamos esta mañana en la presentación del informe Perspectivas Económicas de América Latina, elaborado por la OCDE, las perspectivas de crecimiento son favorables en comparación con las economías de la propia OCDE. Mientras proyectamos un crecimiento de 2.3 por ciento en 2011 para los países miembros de la OCDE, América Latina crecerá 4 por ciento. Esperamos que México crezca 3.5 por ciento; Brasil 4.3 por ciento; y Chile un alentador 6.2 por ciento.

Sin embargo, es necesario poner estas cifras en una perspectiva más amplia. Muchas economías emergentes están creciendo dos o tres veces más rápido que América Latina. Asimismo, el crecimiento de la productividad ha sido poco sólido y la desigualdad sigue siendo la más amplia del mundo.

Permítanme regresar a la crisis. Lo que comenzó como una turbulencia financiera se convirtió en una crisis económica y social de enormes proporciones, con un desempleo enorme y un desempleo de los jóvenes mayor aún. A ello hay que sumar ahora los problemas de deuda soberana que estamos presenciando en Europa, y que no son sino la manifestación más reciente de este conjunto de problemas.

Una de las principales causas de esta crisis ha sido el fracaso de los mecanismos de regulación y supervisión. Este es un aspecto que la OCDE y el G20 hemos puesto en el centro de nuestros esfuerzos. Los reguladores dejaron a los bancos ocultar enormes riesgos asumidos fuera de sus balances, hasta que se vieron obligados a reconocer pérdidas de cientos de miles de millones de dólares.  Los supervisores tampoco supieron ver la creciente concentración del riesgo y actuar al respecto.

Pero no es sólo un problema de regulación y supervisión de las instituciones financieras. Se trata también de una cuestión de buen gobierno corporativo y adecuado manejo del riesgo. Los Consejos Directivos no cumplieron su responsabilidad de supervisión, ni evaluaron adecuadamente los riesgos asumidos por los operadores. Ni los Comités de Riesgo; ni los Comités Ejecutivos; ni los Comités de Crédito; ni ningún otro cuerpo de gobierno corporativo.

La dificultad reside en que estos problemas nos afectan a todos.  Las personas dependen de los negocios para mantener sus empleos, y las empresas y nuestras economías dependen del sistema financiero.  Dado el alto grado de interconexión, los errores y los fracasos de los bancos y otras compañías en un país tienen repercusiones en todos los sectores de actividad, como demuestran los problemas de crédito y liquidez que hemos vivido y que muchos países siguen viviendo.


Los gobiernos y los bancos centrales hicieron un trabajo aceptable en su manejo de la crisis financiera, evitando el colapso económico. Sin embargo, apenas estamos comenzando a crear las nuevas reglas del juego para evitar que se repita una crisis similar. En materia de regulación, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) está asumiendo el liderazgo, particularmente en las discusiones sobre cómo implementar Basilea III. Sin embargo, las "reglas del juego" van más allá, y también incluyen temas relacionados con el gobierno corporativo y la integridad empresarial.


Cómo puede ayudar la OCDE


Cuando me preguntan cómo puede el trabajo de la OCDE ayudar a los países de América Latina siempre destaco que no sólo se trata de las actividades y proyectos que llevamos a cabo específicamente con cada país, sino también de nuestro papel en el establecimiento de estándares, monitoreo y comparaciones internacionales. Esto es especialmente cierto en el ámbito del fomento de la integridad empresarial y las buenas prácticas de gobierno corporativo, que son temas en los que también tenemos socios latinoamericanos muy activos. 

En nuestra reunión anual del Consejo de Ministros de 2009, varios países que hoy participan en esta Cumbre Iberoamericana –entre los que se encuentra Brasil, Chile, España, México y Portugal– se unieron a otros países para acordar una Declaración sobre la Corrección, Integridad y Transparencia en la Conducción de los Negocios y las Finanzas Internacionales (lo que llamamos PIT). La Declaración se basó en la amplia gama de instrumentos que la OCDE y sus socios han desarrollado para guiar y mejorar la actividad empresarial y de negocios. Quisiera mencionar algunas de ellas y destacar cómo benefician a los países de América Latina y sus sectores privados. 

La  Convención contra el Cohecho (OECD Anti-bribery Convention) es probablemente el instrumento de la OCDE más conocido en este ámbito.  Este instrumento tiene una vinculación legal y requiere que los signatarios declaren como acto delictivo el soborno de un funcionario extranjero por parte de sus empresas nacionales al operar o llevar a cabo transacciones comerciales fuera del país.  

Argentina, Brasil, Chile y México, así como España y Portugal, se encuentran entre los firmantes originales que negociaron la Convención. Se trata de un instrumento conocido ampliamente por su seguimiento puntual de la forma en que cada país implementa sus obligaciones, incluyendo la eficacia de su ejecución.  Hoy en día existen más de 200 investigaciones en curso. 

Con respecto al buen gobierno corporativo, los Principios de Gobierno Corporativo de la OCDE son la norma global reconocida. Dado que no se puede legislar la buena conducta, los instrumentos cuasi legales cumplen una función clave a la hora de orientar al menos cuál debe de ser ésta.  De aquí que nuestros Principios describan los "resultados" que deben lograr las reglas corporativas y los códigos de conducta empresariales en temas como el desempeño del Consejo Directivo, los requisitos para cotizar en los mercados de valores, la protección de los accionistas minoritarios y la transparencia.

Desde 2000, la OCDE ha trabajado con los países de la región por medio de su Mesa Redonda sobre Gobierno Corporativo en América Latina, donde los interesados se reúnen periódicamente para compartir sus experiencias.   La Mesa Redonda se ha basado en los Principios de la OCDE para generar un " Libro Blanco" sobre las prioridades del buen gobierno corporativo en América Latina, incluyendo recomendaciones sobre cómo mejorar la calidad, eficacia y estabilidad de los marcos legal y regulatorio; cómo asegurar la utilización responsable de los derechos de voto; cómo mejorar el nivel de transparencia de las operaciones; y cómo crear consejos directivos eficaces.

Una consecuencia directa de este trabajo se refleja en la creación del Círculo de Empresas Latinoamericanas, que ofrece una postura de liderazgo en la promulgación y la defensa de las mejoras en la gobernabilidad. Los gobiernos también presentarán una iniciativa en 2011 para apoyar el buen gobierno corporativo de las empresas paraestatales latinoamericanas.

 

Por último, y dada la presencia aquí de algunas de las mayores empresas multinacionales que operan en la región, quisiera mencionar los Lineamientos de la OCDE para las Empresas Multinacionales (OECD MNE Guidelines), a los cuales se han adherido ya siete países de Iberoamérica: Argentina, Brasil, Chile, España, México, Perú y Portugal.

Los Lineamientos expresan las expectativas del gobierno en torno a cómo deben comportarse sus multinacionales fuera de su jurisdicción nacional, y abarcan prácticamente todos los aspectos de la ética empresarial, incluyendo cuestiones como los derechos humanos y de los trabajadores, el respeto del medio ambiente, la lucha contra la corrupción y la correcta tributación. Estas directrices, que estamos actualmente revisando para adaptarlas al contexto actual, se basan en normas y principios acordados universalmente, así como en instrumentos de la OCDE como los que ya he mencionado. 

Señoras y señores, queridos amigos,

Estos son tan sólo algunos ejemplos de cómo puede la OCDE contribuir a crear economías más sólidas, más limpias y más justas.

El sector privado es una fuerza indiscutible para lograr cambios positivos y fomentar el desarrollo de nuestras sociedades. Por ello dedicamos tanta atención a cómo utilizar esta fuerza con más eficacia.

Los gobiernos y las compañías de América Latina saben que, más allá de su valor ético y moral, el buen gobierno corporativo y la integridad son buenos para la propia salud de la actividad empresarial. Me da mucho gusto constatar los avances logrados en los sectores privado y público en toda la región en la lucha por erradicar la corrupción y sembrar buenas prácticas de gobierno corporativo. Estos elementos serán clave para restaurar la legitimidad de la economía de mercado y nos ayudarán a convertir la globalización en un vehículo eficaz para el progreso de la humanidad.

Muchas gracias.

 

 

 

Also Available

Countries list

  • Afghanistan
  • Afrique du Sud
  • Albanie
  • Algérie
  • Allemagne
  • Andorre
  • Angola
  • Anguilla
  • Antigua-et-Barbuda
  • Antilles Néerlandaises
  • Arabie Saoudite
  • Argentine
  • Arménie
  • Aruba
  • Australie
  • Autorité Nationale Palestinienne
  • Autriche
  • Azerbaïdjan
  • Bahamas
  • Bahreïn
  • Bangladesh
  • Barbade
  • Belgique
  • Belize
  • Bermudes
  • Bhoutan
  • Bolivie
  • Bosnie-Herzégovine
  • Botswana
  • Brunéi Darussalam
  • Brésil
  • Bulgarie
  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Bélarus
  • Bénin
  • Cambodge
  • Cameroun
  • Canada
  • Cap-Vert
  • Caïmanes, Îles
  • Centrafricaine, République
  • Chili
  • Chine (République populaire de)
  • Chypre
  • Colombie
  • Comores
  • Congo, La République Démocratique du
  • Corée
  • Corée, République Populaire Démocratique de
  • Costa Rica
  • Croatie
  • Cuba
  • Côte D'ivoire
  • Danemark
  • Djibouti
  • Dominicaine, République
  • Dominique
  • Egypte
  • El Salvador
  • Emirats Arabes Unis
  • Equateur
  • Erythrée
  • Espagne
  • Estonie
  • Etats Fédérés de Micronésie
  • Etats-Unis
  • Ethiopie
  • ex-République yougouslave de Macédoine (ERYM)
  • Fidji
  • Finlande
  • France
  • Gabon
  • Gambie
  • Ghana
  • Gibraltar
  • Grenade
  • Groenland
  • Grèce
  • Guatemala
  • Guernesey
  • Guinée Équatoriale
  • Guinée-Bissau
  • Guinéee
  • Guyana
  • Guyane Française
  • Géorgie
  • Haïti
  • Honduras
  • Hong Kong, Chine
  • Hongrie
  • Ile de Man
  • Ile Maurice
  • Iles Cook
  • Iles Féroé
  • Iles Marshall
  • Iles Vierges Britanniques
  • Iles Vierges des États-Unis
  • Inde
  • Indonésie
  • Iraq
  • Irlande
  • Islande
  • Israël
  • Italie
  • Jamaïque
  • Japon
  • Jersey
  • Jordanie
  • Kazakstan
  • Kenya
  • Kirghizistan
  • Kiribati
  • Koweït
  • l'Union européenne
  • Lao, République Démocratique Populaire
  • le Taipei chinois
  • Lesotho
  • Lettonie
  • Liban
  • Libye
  • Libéria
  • Liechtenstein
  • Lituanie
  • Luxembourg
  • Macao
  • Madagascar
  • Malaisie
  • Malawi
  • Maldives
  • Mali
  • Malte
  • Maroc
  • Mauritanie
  • Mayotte
  • Mexique
  • Moldova
  • Monaco
  • Mongolie
  • Montserrat
  • Monténégro
  • Mozambique
  • Myanmar
  • Namibie
  • Nauru
  • Nicaragua
  • Niger
  • Nigéria
  • Nioué
  • Norvège
  • Nouvelle-Zélande
  • Népal
  • Oman
  • Ouganda
  • Ouzbékistan
  • Pakistan
  • Palaos
  • Panama
  • Papouasie-Nouvelle-Guinée
  • Paraguay
  • Pays-Bas
  • Philippines
  • Pologne
  • Porto Rico
  • Portugal
  • Pérou
  • Qatar
  • Roumanie
  • Royaume-Uni
  • Russie, Fédération de
  • Rwanda
  • République du Congo
  • République Islamique d' Iran
  • République Tchèque
  • Sahara Occidental
  • Saint-Kitts-et-Nevis
  • Saint-Marin
  • Saint-Vincent-et-les Grenadines
  • Sainte-Hélène
  • Sainte-Lucie
  • Salomon, Îles
  • Samoa
  • Sao Tomé-et-Principe
  • Serbie
  • Serbie et Monténégro (avant juin 2006)
  • Seychelles
  • Sierra Leone
  • Singapour
  • Slovaquie
  • Slovénie
  • Somalie
  • Soudan
  • Soudan du Sud
  • Sri Lanka
  • Suisse
  • Suriname
  • Suède
  • Swaziland
  • Syrienne, République Arabe
  • Sénégal
  • Tadjikistan
  • Tanzanie
  • Tchad
  • Thaïlande
  • Timor-Leste (Timor Oriental)
  • Togo
  • Tokelau
  • Tonga
  • Trinité-et-Tobago
  • Tunisie
  • Turkménistan
  • Turks et Caïques, Îles
  • Turquie
  • Tuvalu
  • Ukraine
  • Uruguay
  • Vanuatu
  • Venezuela
  • Viêt Nam
  • Wallis et Futuna
  • Yémen
  • Zambie
  • Zimbabwe