Una reforma laboral: más y mejores empleos para los mexicanos

 

Palabras de Angel Gurría, Secretario General de la OCDE

19 de octubre de 2010 Ciudad de México, México

Señor Secretario Lozano, Señores Legisladores, Señoras y Señores:
Es un placer poder reunirme con ustedes para abordar uno de los temas más importantes para el desarrollo económico de México: la necesidad de una reforma laboral de amplio y profundo alcance.

Quiero antes que nada reconocer el esfuerzo que ha venido haciendo la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), y en especial el Secretario Lozano, por generar un debate amplio y substantivo, enriquecido por la opinión de organizaciones internacionales, sobre los ajustes que México debe de hacer para construir un marco laboral moderno, eficiente e incluyente.

Es así como se construyen las mejores reformas estructurales. Y a México le urge avanzar en este capítulo.

La economía mexicana se está recuperando de un golpe muy fuerte. Y lo está haciendo con más fuerza que la mayor parte de los países de la OCDE. El PIB de México debiera crecer en cerca de un 5% este año. Esta puede ser la tercera tasa de crecimiento más alta de la OCDE.

Sin embargo, este repunte no sebe ser apreciado como una vuelta a la normalidad.

México sigue enfrentando grandes desafíos estructurales que requieren cambios de fondo. Uno de los tres principales desafíos, junto con la reforma educacional y la reforma fiscal, es sin lugar a dudas la urgente necesidad de una reforma laboral para crear más y mejores empleos para los mexicanos.

Como les dije en junio de este año en París a los representantes de la Comisión Tripartita, y hace apenas unas semanas en un video-mensaje para la apertura del Foro “Por un Mercado Laboral Más Eficiente”, la OCDE considera que la iniciativa de reforma laboral presentada en marzo pasado ante la Cámara de Diputados puede representar un paso muy importante  para el futuro de México.

De aplicarse, puede contribuir significativamente a reducir la informalidad del mercado laboral, a proteger mejor a los trabajadores vulnerables, a incrementar la flexibilidad del mercado laboral y la seguridad de los trabajadores, y a mejorar las perspectivas de empleo para las mujeres y los jóvenes, y de reinserción para los mayores de 40 años.

Hoy no tenemos tiempo para analizar detalladamente las medidas propuestas en esta iniciativa de reforma, pero quisiera destacar tres beneficios potenciales de esta iniciativa que podrían hacer una contribución decisiva al desarrollo económico de México:


Primero, la flexibilización del mercado de trabajo.

Desde hace ya mucho tiempo, la OCDE ha venido recomendando una reforma al régimen de contratación y despidos en México, con el fin de incrementar la flexibilidad del mercado laboral y promover el empleo entre los grupos más desfavorecidos.

Las reformas propuestas en ese sector apuntan en la dirección correcta, al reducir la carga administrativa sobre las empresas e incitar a las partes a resolver rápidamente sus diferendos legales. La introducción de la opción de contratación por un período de prueba debería alentar a más empleadores a ofrecer un empleo formal a trabajadores jóvenes y sin experiencia.

Ahora bien, es importante señalar que cuando abogamos por una mayor flexibilidad del mercado de trabajo lo que queremos decir es encontrar un equilibrio sano entre la facilidad de las empresas para ajustar sus plantillas de personal y la protección de los derechos de los trabajadores.

Creemos que una reducción de la indemnización por despido, por ejemplo, debiera ser acompañada con una mayor ayuda a quienes pierdan su empleo. México necesita construir una red de protección social efectiva. Cambiar de empleo sin ningún tipo de seguro de desempleo, es como dar un salto mortal en un trapecio sin red de seguridad.

Para aumentar la flexibilidad de su mercado laboral México tiene que desarrollar la seguridad del mismo para los trabajadores. Algo similar a lo que se conoce como un esquema de “flexiguridad”; un concepto que ojalá se debata más en México. La OCDE tendría mucho gusto en presentar la experiencia de sus países en la aplicación de este principio.


En segundo lugar, el incremento de la productividad laboral.

De acuerdo con el Estudio de la OCDE “Un Vistazo a la Sociedad” 2009, México tiene la población más trabajadora de la OCDE. Sin embargo tiene el nivel de productividad laboral más bajo en este grupo de países. Algo anda mal.

Como demuestran reiteradamente las investigaciones de la OCDE, la productividad laboral baja constituye el principal obstáculo al crecimiento de México.

La propuesta de la iniciativa de reforma de relacionar los ascensos con la capacidad y la competencia, y no con la antigüedad, constituye un adelanto importante que debiera motivar a los trabajadores a participar más en programas de capacitación.

Sin embargo, para maximizar el impacto de las reformas propuestas, es necesario que los interlocutores sociales trabajen conjuntamente para incorporar esas evoluciones en los acuerdos de negociaciones salariales.

Y aquí debo decir que en la OCDE estamos muy favorablemente impresionados por la calidad del diálogo social en México en torno a esta propuesta. Quiero felicitarlos porque están construyendo juntos un cambio crucial, sumando en la fase creativa a congresistas responsables con visión de largo plazo.


En tercer lugar, quiero destacar la necesidad de aumentar la participación laboral.

Desafortunadamente, la tasa de participación laboral en México se encuentra entre las más bajas de los países de la OCDE, debido principalmente a la limitada participación de las mujeres en el mercado de trabajo.

Tan sólo un 43% de las mujeres en edad de trabajar participan en la actividad económica (en comparación con un 61% en el promedio de la OCDE). Ustedes lo saben, esto no sólo es una vergüenza, es una grandísima desventaja económica.

Solamente hay un país en la OCDE que tiene una brecha de empleo de género más grande que la de México, Turquía. México no podrá generar el crecimiento vigoroso que necesita sin la plena incorporación de sus mujeres al mercado de trabajo.

Las propuestas encaminadas a eliminar las prácticas laborales discriminatorias, como los certificados de no embarazo, prohibir e impedir el acoso sexual en el lugar de trabajo, y permitir a las mujeres utilizar con mayor flexibilidad la baja por maternidad, son todas bienvenidas y deberán estimular el ingreso de más mujeres al mercado laboral.

Naturalmente, también le damos una gran bienvenida a las otras medidas destinadas a proteger a los trabajadores vulnerables, como la nueva normativa para los trabajadores domésticos y la información obligatoria sobre el trabajo infantil. No puede ser que tengamos más de 3 millones de niños entre 5 y 17 años trabajando en México, cerca de la mitad sin recibir pago alguno. Estos son cambios urgentes.


Antes de concluir, cabe una advertencia

La aprobación de esta iniciativa de reforma no garantiza que las cosas cambien. Para que estas transformaciones tan importantes puedan hacerse realidad va a ser fundamental mejorar la capacidad de aplicación de la ley. Este es un punto en que la OCDE ha insistido mucho.

El incremento de las multas por incumplimiento de las leyes laborales, y la agilización de algunos procedimientos de inspección y de los tribunales laborales, constituyen propuestas muy positivas. No obstante, consideramos que la inspección laboral en México todavía tiene debilidades importantes.

Va a ser muy necesario aumentar significativamente el número de inspectores de trabajo, para cumplir con las directrices de la OIT para los países emergentes y en transición. El salario y las condiciones laborales de los inspectores de trabajo también deberán mejorar para atraer candidatos mejor preparados.

El trabajo más difícil de una reforma comienza justo el día de su aprobación.

Secretario Lozano, Señoras y Señores:
La ley laboral de un país es el “software” principal de su economía. Por eso hay que estarlo adaptando constantemente.

México tiene que generar más y mejores empleos para reducir cuanto antes las enormes disparidades sociales que tanto lo debilitan; pero no va a poder hacerlo si sigue perdiendo competitividad (como lo hizo este año), si sigue en el último lugar de productividad laboral, si sus sindicatos no se modernizan.

México tiene una iniciativa de reforma laboral seria, viable, sobre la mesa. Tiene una lluvia de datos objetivos que manifiestan la urgente necesidad de cambio. Tiene un consenso ya muy amplio sobre la conveniencia de instrumentar una reforma profunda. Y también tiene los ojos del mundo pendientes de esta decisión y a una generación de jóvenes en riesgo de desempleo de largo plazo esperando con esperanza.

¡No podemos fallarles!
Muchas gracias.

 

Related Documents

 

Visit of the OECD Secretary-General to Mexico (Tijuana and Mexico, 16-19 October 2010)

 

Countries list

  • Afghanistan
  • Afrique du Sud
  • Albanie
  • Algérie
  • Allemagne
  • Andorre
  • Angola
  • Anguilla
  • Antigua-et-Barbuda
  • Antilles Néerlandaises
  • Arabie Saoudite
  • Argentine
  • Arménie
  • Aruba
  • Australie
  • Autorité Nationale Palestinienne
  • Autriche
  • Azerbaïdjan
  • Bahamas
  • Bahreïn
  • Bangladesh
  • Barbade
  • Belgique
  • Belize
  • Bermudes
  • Bhoutan
  • Bolivie
  • Bosnie-Herzégovine
  • Botswana
  • Brunéi Darussalam
  • Brésil
  • Bulgarie
  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Bélarus
  • Bénin
  • Cambodge
  • Cameroun
  • Canada
  • Cap-Vert
  • Caïmanes, Îles
  • Centrafricaine, République
  • Chili
  • Chine (République populaire de)
  • Chypre
  • Colombie
  • Comores
  • Congo, La République Démocratique du
  • Corée
  • Corée, République Populaire Démocratique de
  • Costa Rica
  • Croatie
  • Cuba
  • Côte D'ivoire
  • Danemark
  • Djibouti
  • Dominicaine, République
  • Dominique
  • Egypte
  • El Salvador
  • Emirats Arabes Unis
  • Equateur
  • Erythrée
  • Espagne
  • Estonie
  • Etats Fédérés de Micronésie
  • Etats-Unis
  • Ethiopie
  • ex-République yougouslave de Macédoine (ERYM)
  • Fidji
  • Finlande
  • France
  • Gabon
  • Gambie
  • Ghana
  • Gibraltar
  • Grenade
  • Groenland
  • Grèce
  • Guatemala
  • Guernesey
  • Guinée Équatoriale
  • Guinée-Bissau
  • Guinéee
  • Guyana
  • Guyane Française
  • Géorgie
  • Haïti
  • Honduras
  • Hong Kong, Chine
  • Hongrie
  • Ile de Man
  • Ile Maurice
  • Iles Cook
  • Iles Féroé
  • Iles Marshall
  • Iles Vierges Britanniques
  • Iles Vierges des États-Unis
  • Inde
  • Indonésie
  • Iraq
  • Irlande
  • Islande
  • Israël
  • Italie
  • Jamaïque
  • Japon
  • Jersey
  • Jordanie
  • Kazakstan
  • Kenya
  • Kirghizistan
  • Kiribati
  • Koweït
  • l'Union européenne
  • Lao, République Démocratique Populaire
  • le Taipei chinois
  • Lesotho
  • Lettonie
  • Liban
  • Libye
  • Libéria
  • Liechtenstein
  • Lituanie
  • Luxembourg
  • Macao
  • Madagascar
  • Malaisie
  • Malawi
  • Maldives
  • Mali
  • Malte
  • Maroc
  • Mauritanie
  • Mayotte
  • Mexique
  • Moldova
  • Monaco
  • Mongolie
  • Montserrat
  • Monténégro
  • Mozambique
  • Myanmar
  • Namibie
  • Nauru
  • Nicaragua
  • Niger
  • Nigéria
  • Nioué
  • Norvège
  • Nouvelle-Zélande
  • Népal
  • Oman
  • Ouganda
  • Ouzbékistan
  • Pakistan
  • Palaos
  • Panama
  • Papouasie-Nouvelle-Guinée
  • Paraguay
  • Pays-Bas
  • Philippines
  • Pologne
  • Porto Rico
  • Portugal
  • Pérou
  • Qatar
  • Roumanie
  • Royaume-Uni
  • Russie, Fédération de
  • Rwanda
  • République du Congo
  • République Islamique d' Iran
  • République Tchèque
  • Sahara Occidental
  • Saint-Kitts-et-Nevis
  • Saint-Marin
  • Saint-Vincent-et-les Grenadines
  • Sainte-Hélène
  • Sainte-Lucie
  • Salomon, Îles
  • Samoa
  • Sao Tomé-et-Principe
  • Serbie
  • Serbie et Monténégro (avant juin 2006)
  • Seychelles
  • Sierra Leone
  • Singapour
  • Slovaquie
  • Slovénie
  • Somalie
  • Soudan
  • Soudan du Sud
  • Sri Lanka
  • Suisse
  • Suriname
  • Suède
  • Swaziland
  • Syrienne, République Arabe
  • Sénégal
  • Tadjikistan
  • Tanzanie
  • Tchad
  • Thaïlande
  • Timor-Leste (Timor Oriental)
  • Togo
  • Tokelau
  • Tonga
  • Trinité-et-Tobago
  • Tunisie
  • Turkménistan
  • Turks et Caïques, Îles
  • Turquie
  • Tuvalu
  • Ukraine
  • Uruguay
  • Vanuatu
  • Venezuela
  • Viêt Nam
  • Wallis et Futuna
  • Yémen
  • Zambie
  • Zimbabwe