Echanges

El comercio internacional y el medio ambiente

 

English Français Deutsch 日本語

Fichas de información sobre el comercio internacional

¿El comercio internacional es bueno o malo para el medio ambiente?

Es obvio que la producción y el comercio afectan al medio ambiente, y es igualmente obvio que algunos de esos efectos son negativos. El asunto no es si el comercio daña al medio ambiente; lo hace, al igual que muchas otras actividades humanas.

Sino que el comercio también puede provocar efectos benéficos en el medio ambiente al permitir que se compartan bienes y servicios ecológicos de manera más extensa. El verdadero problema es si la situación mejoraría o empeoraría bajo un régimen comercial más liberal.

Los mercados abiertos pueden mejorar la distribución de recursos, de tal manera que los bienes se produzcan donde sea más eficiente hacerlo ecológicamente (y económicamente); incluso si se envían a mercados distantes. Consumir bienes producidos en forma local no siempre es más inofensivo para el medio ambiente que comprar importaciones. Éste es el caso, por ejemplo, de los lácteos, la carne de ovino  y de algunos productos hortícolas que se producen en Nueva Zelanda para los mercados del Reino Unido.

Un mayor comercio internacional puede estimular  el crecimiento económico, el desarrollo y el bienestar social; contribuyendo así a una mayor capacidad para utilizar el medio ambiente de manera más eficaz. Estudios hechos durante los últimos diez años, concluyeron que para algunos contaminantes, las emisiones aumentan cuando los países progresan —de ingresos per cápita de nivel bajo a nivel medio— y luego bajan cuando los países alcanzan ingresos más altos. La contaminación del agua disminuye en una cantidad muy importante cuando el ingreso per cápita aumenta; la disminución más importante ocurre antes de que un país alcance la categoría de ingreso mediano.

En fechas más recientes, varios países en desarrollo han aplicado controles más estrictos de contaminación que los países de la OCDE tenían vigentes cuando estaban en los mismos niveles de desarrollo. Utilizando el conocimiento existente  que aborda las relaciones entre la reducción de contaminantes con las mejoras en salud y con una mayor productividad, muchos países en desarrollo han concluido que los beneficios de controlar la contaminación superan sus costos.

Éstos países han encontrado formas innovadoras de mitigar la contaminación, esto incluye la introducción de cargos o impuestos por contaminar, mayor transparencia —exitosas para reducir la contaminación en Indonesia y las Filipinas— y la creación de nuevos parques industriales para industrias pesadas como las del acero y de productos químicos, que logran niveles altos de recuperación de materiales, reciclaje y tratamiento de desechos.

La apertura comercial y la inversión pueden dar a un país el incentivo para adoptar y mejorar el acceso a nuevas tecnologías ecológicas. Cuando un país se integra más en la economía mundial, su sector exportador está más expuesto a los requisitos que en materia ambiental imponen los principales importadores. A su vez, los cambios necesarios para cumplir con esos requisitos influyen en la cadena de suministro en forma regresiva, fomentando el uso de tecnologías y procesos de producción menos contaminantes.

La adopción temprana de normas ambientales ha ayudado de muchas maneras, incluso en la difusión de convenios comerciales regionales y bilaterales entre países desarrollados y en desarrollo que, como ya es costumbre, proporcionan recursos e instituciones para el intercambio de información y el fortalecimiento de las capacidades, y alientan al socio menos desarrollado económicamente a reforzar sus normas ambientales.

 

¿Son los mercados abiertos una “carrera de reducción de normas regulatorias”?

 

En lo esencial, el argumento de “paraíso de la contaminación” es que los mercados abiertos al comercio internacional y la inversión estimulan a los países a conservar normas ambientales deficientes para aumentar su competitividad internacional o para atraer inversión extranjera directa.

Para que eso ocurra, el costo de cumplir con las normas ambientales tendría que ser bastante importante para contrarrestar los demás factores que determinan la competitividad internacional y que influyen en las decisiones de inversión tales como: el acceso a la mano de obra, materias primas, infraestructura de transporte, derechos de propiedad intelectual, etcétera.

Abundantes análisis han demostrado que el costo de evitar o de tratar la mayoría de los contaminantes sólo agrega unos puntos porcentuales a los costos totales de producción; en resumen, es muy poco lo que los países pueden ganar  al convertirse en paraísos de la contaminación; pero a la larga tendrían mucho que perder si la degradación ambiental afecta su propia competitividad.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) pueden ser la excepción notable. El costo de atenuar las emisiones de bióxido de carbono, el GEI más común, puede ser importante para las industrias que consumen cantidades cuantiosas de combustibles fósiles o que producen enormes cantidades de GEI, como la agricultura. Además, el bióxido de carbono, a diferencia del monóxido de carbono o del dióxido de azufre, no representa un peligro inmediato para la gente ni para los inmuebles cercanos al emisor. Más bien, contribuye al fenómeno del cambio climático del planeta. A los países que intentan imponer límites a las emisiones de GEI dentro de sus propias fronteras les preocupa que las industrias que sean emisoras potencialmente importantes de GEI y que a la vez sean vulnerables a la competencia mediante el comercio trasladen la producción a países que no limiten sus emisiones de GEI, la llamada fuga de carbono. Los análisis indican que esa preocupación probablemente sea válida sólo para algunas industrias pesadas; en particular, la industria metalúrgica. Otras industrias, como la producción de cemento y la fabricación de vidrio, son vulnerables en cierto grado; pero, en general, sus productos tienen un valor unitario menor que los metales y, por consiguiente, es importante la necesidad de producirlos cerca de los consumidores y de evitar los altos costos de transporte.

En el futuro, un régimen climático mundial podría eliminar la posible fuga de carbono, limitando las emisiones a un grupo de países más amplio o mediante tácticas específicas de cooperación para trabajo sectorial en la mayoría de los sectores que produzcan más carbono. De esta manera, los gobiernos pueden ayudar a promover una economía baja en carbono y ofrecer ventajas a las primeras compañías que tengan la iniciativa de desarrollar tecnologías de baja emisión de contaminantes.

 

¿Cómo pueden alcanzarse los beneficios ambientales?

 

Se necesitan marcos institucionales y políticas ambientales eficaces a niveles local, nacional, regional e internacional. El efecto del comercio internacional y de la liberalización comercial en el bienestar de un país depende de que éste establezca correctamente los precios de sus recursos ambientales; esto, a su vez, depende de que el país en cuestión tenga políticas ambientales adecuadas en vigor. Si es así, el comercio y la liberalización comercial benefician al medio ambiente porque el consiguiente aumento en el crecimiento económico estimula la demanda de protección ambiental y genera ingreso extra para pagarla.

Las barreras comerciales no son la respuesta. Las restricciones comerciales son contraproducentes; inhiben el crecimiento en los países sancionados y reducen su capacidad para mejorar las normas ambientales. También son menos eficaces que las políticas ambientales sólidas, vulnerables al contraataque, y propensas a ser usadas como una forma disfrazada de proteccionismo.

Eso no implica interferencia desde una perspectiva de política comercial. La Organización Mundial de Comercio (OMC) participa de manera activa en actividades relacionadas con el medio ambiente: lucha por la liberalización de bienes y servicios ambientales; busca más claridad en la relación entre las reglas vigentes de la OMC y las obligaciones comerciales específicas en convenios ambientales multilaterales; procura mayores disciplinas en los subsidios a la pesca; y garantiza la aplicación no selectiva de Artículo XX del GATT “para proteger la salud o la vida humana, animal o vegetal".

De esta manera, la OMC complementa las políticas nacionales que buscan optimizar el comercio y sus  relaciones con el  medio ambiente, y desalentar cualquier tentación equivocada de entrar en una “carrera de reducción de normas regulatorias”.

Vean tambien:

 El comercio internacional y el empleo

 El comercio internacional y el desarrollo

 El comercio internacional, la innovación y el crecimiento

 Por qué los mercados abiertos son importantes… y por qué el proteccionismo no es la respuesta

 

 

 

 

Also Available

Countries list

  • Afghanistan
  • Afrique du Sud
  • Albanie
  • Algérie
  • Allemagne
  • Andorre
  • Angola
  • Anguilla
  • Antigua-et-Barbuda
  • Antilles Néerlandaises
  • Arabie Saoudite
  • Argentine
  • Arménie
  • Aruba
  • Australie
  • Autorité Nationale Palestinienne
  • Autriche
  • Azerbaïdjan
  • Bahamas
  • Bahreïn
  • Bangladesh
  • Barbade
  • Belgique
  • Belize
  • Bermudes
  • Bhoutan
  • Bolivie
  • Bosnie-Herzégovine
  • Botswana
  • Brunéi Darussalam
  • Brésil
  • Bulgarie
  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Bélarus
  • Bénin
  • Cambodge
  • Cameroun
  • Canada
  • Cap-Vert
  • Caïmanes, Îles
  • Centrafricaine, République
  • Chili
  • Chine (République populaire de)
  • Chypre
  • Colombie
  • Comores
  • Congo, La République Démocratique du
  • Corée
  • Corée, République Populaire Démocratique de
  • Costa Rica
  • Croatie
  • Cuba
  • Côte D'ivoire
  • Danemark
  • Djibouti
  • Dominicaine, République
  • Dominique
  • Egypte
  • El Salvador
  • Emirats Arabes Unis
  • Equateur
  • Erythrée
  • Espagne
  • Estonie
  • Etats Fédérés de Micronésie
  • Etats-Unis
  • Ethiopie
  • ex-République yougouslave de Macédoine (ERYM)
  • Fidji
  • Finlande
  • France
  • Gabon
  • Gambie
  • Ghana
  • Gibraltar
  • Grenade
  • Groenland
  • Grèce
  • Guatemala
  • Guernesey
  • Guinée Équatoriale
  • Guinée-Bissau
  • Guinéee
  • Guyana
  • Guyane Française
  • Géorgie
  • Haïti
  • Honduras
  • Hong Kong, Chine
  • Hongrie
  • Ile de Man
  • Ile Maurice
  • Iles Cook
  • Iles Féroé
  • Iles Marshall
  • Iles Vierges Britanniques
  • Iles Vierges des États-Unis
  • Inde
  • Indonésie
  • Iraq
  • Irlande
  • Islande
  • Israël
  • Italie
  • Jamaïque
  • Japon
  • Jersey
  • Jordanie
  • Kazakstan
  • Kenya
  • Kirghizistan
  • Kiribati
  • Koweït
  • l'Union européenne
  • Lao, République Démocratique Populaire
  • le Taipei chinois
  • Lesotho
  • Lettonie
  • Liban
  • Libye
  • Libéria
  • Liechtenstein
  • Lituanie
  • Luxembourg
  • Macao
  • Madagascar
  • Malaisie
  • Malawi
  • Maldives
  • Mali
  • Malte
  • Maroc
  • Mauritanie
  • Mayotte
  • Mexique
  • Moldova
  • Monaco
  • Mongolie
  • Montserrat
  • Monténégro
  • Mozambique
  • Myanmar
  • Namibie
  • Nauru
  • Nicaragua
  • Niger
  • Nigéria
  • Nioué
  • Norvège
  • Nouvelle-Zélande
  • Népal
  • Oman
  • Ouganda
  • Ouzbékistan
  • Pakistan
  • Palaos
  • Panama
  • Papouasie-Nouvelle-Guinée
  • Paraguay
  • Pays-Bas
  • Philippines
  • Pologne
  • Porto Rico
  • Portugal
  • Pérou
  • Qatar
  • Roumanie
  • Royaume-Uni
  • Russie, Fédération de
  • Rwanda
  • République du Congo
  • République Islamique d' Iran
  • République Tchèque
  • Sahara Occidental
  • Saint-Kitts-et-Nevis
  • Saint-Marin
  • Saint-Vincent-et-les Grenadines
  • Sainte-Hélène
  • Sainte-Lucie
  • Salomon, Îles
  • Samoa
  • Sao Tomé-et-Principe
  • Serbie
  • Serbie et Monténégro (avant juin 2006)
  • Seychelles
  • Sierra Leone
  • Singapour
  • Slovaquie
  • Slovénie
  • Somalie
  • Soudan
  • Soudan du Sud
  • Sri Lanka
  • Suisse
  • Suriname
  • Suède
  • Swaziland
  • Syrienne, République Arabe
  • Sénégal
  • Tadjikistan
  • Tanzanie
  • Tchad
  • Thaïlande
  • Timor-Leste (Timor Oriental)
  • Togo
  • Tokelau
  • Tonga
  • Trinité-et-Tobago
  • Tunisie
  • Turkménistan
  • Turks et Caïques, Îles
  • Turquie
  • Tuvalu
  • Ukraine
  • Uruguay
  • Vanuatu
  • Venezuela
  • Viêt Nam
  • Wallis et Futuna
  • Yémen
  • Zambie
  • Zimbabwe