Sociétés inclusives et développement

Proyecto Inclusión Juvenil - María de los Ángeles Mártir Castillo

 

“Espero tener una vida mejor ya que mis padres me han dado una herramienta muy valiosa: los estudios”

 

María de los Ángeles Mártir Castillo, Aguacatán, El Salvador

 

Mi nombre es María de los Ángeles y tengo 25 años. Nací y crecí en el departamento de Aguacatán, en El Salvador. Estudié periodismo y me gradué en 2015. Para poder estudiar en la universidad tuve que mudarme hace 2 años con mi hermana a otra zona ya que la universidad privada de mi ciudad no tenía todas las carreras, y la universidad pública estaba a 16 kilómetros de mi casa.

Actualmente estoy en busca de empleo, pero es muy difícil conseguir un trabajo en estos días en el Salvador. Los empleadores siempre piden experiencia, que por mi corta edad no tengo. Hasta el momento he realizado varias pasantías. Una de ellas en la Asamblea legislativa, la cual era obligatoria para poder obtener mi diploma, pero no era remunerada. También realicé una pasantía en el Instituto de Juventud del Salvador, INJUVE, en la cual me pagaban la mitad del salario mínimo (en el Salvador es de 300USD) y tenía vacaciones, pero no tenía prestaciones de ley. En esa institución pude seguir formaciones sobre liderazgo, cómo comunicarme, etc. Gracias a esta pasantía pude aprender a gestionar el estrés, la presión y pude viajar.

La educación que recibí me ayudó en mis pasantías y pude poner en práctica lo que aprendí. Sin embargo, fue muy difícil porque tuve que recordar todo lo que había aprendido. Además, lo que nos enseñaron era muy teórico y faltaba la práctica. Por ejemplo, deberían de enseñar cómo buscar empleo.

Yo espero tener una vida mejor ya que mis padres se han esforzado por darme lo necesario. Me han dado una herramienta indispensable como lo son “los estudios”. Donde vivo no todos pueden estudiar así que yo he dado lo máximo de mí. Mis amigos esperan tener una mejor vida porque la mayoría ha estudiado en la escuela pública (que ahora es gratuita) algo que antes era casi imposible. Sin embargo, a pesar de las mejoras, los jóvenes siguen enfrentando desafíos para acceder a la educación y luego al empleo. Por ejemplo, en mi área de residencia hay un gran problema de embarazos adolescentes. Incluso he conocido chicas de 14 años con niños jóvenes. Algo alarmante. También he conocido a chicos casados bastante jóvenes (19 o 20 años). Creo que se casan jóvenes porque es la única forma de salir de casa ya que en la comunidad el acceso a la educación superior y al empleo no es fácil. A pesar de que hay charlas en las escuelas o asociaciones, la comunidad sigue siendo muy tradicional, lo que hace que la educación sexual sea un tema difícil de comunicar. Cuando tenga hijos yo les recomendaré primero estudiar y luego ver esa otra etapa de la vida.

 

Más información sobre el proyecto Inclusión juvenil en El Salvador


Regresar a la página principal del proyecto Inclusion Juvenil

 

Documents connexes