Directorate for Education and Skills

Reflejos: Política educativa en perspectiva. España

 

Back to the Home Page EPO FLAG SPAIN  
  Última actualización 11 de abril 2014  
   Haga clic aquí para descargar el perfil completo en PDF  

Contexto educativo español

Estudiantes: Para los estudiantes de 15 años en España, el rendimiento se ha mantenido por debajo de la media de la OCDE en los últimos años, mientras que el impacto del entorno socioeconómico en el rendimiento en matemáticas es ligeramente superior a la media de la OCDE, según PISA. Los españoles entre 16-24 años son más competentes que el total de la población adulta, pero tienen un rendimiento inferior al de la media de sus iguales de otros países participantes en el Survey of Adult Skills (PIACC) de la OCDE de 2013. España cuenta con cerca del 100% de alumnos matriculados en educación infantil y educación obligatoria para todos los alumnos hasta los 16 años.  La repetición dificulta la equidad y la terminación de los estudios; la matrícula en formación profesional es inferior a la media de la OCDE, y las tasas de abandono de la enseñanza secundaria de segunda etapa son altas entre los alumnos procedentes de entornos socioeconómicos desfavorecidos. Tanto la matriculación en educación terciaria como el éxito en la finalización de dichos estudios han aumentado en el promedio de países de la OCDE.

Ismael Sanz, director del INEE, comenta el análisis de la OCDE sobre los retos de la política educativa española.

Vea más videos en Voces de la política educativa

Las personas con nivel educativo bajo están particularmente afectadas por el desempleo, más que en la mayoría de los países de la OCDE. Asimismo, el desempleo juvenil ha aumentado considerablemente, con casi el 25% de la población joven de España que ni estudiaba, ni trabajaba en 2011.
Instituciones: El clima escolar existente en España es positivo, de acuerdo con los puntos de vista de los alumnos de 15 años. La ratio del número de alumnos por profesor está por debajo del promedio de la OCDE en todos los niveles de la educación. Los directores son elegidos o seleccionados de entre el personal docente y siguen un curso de formación preparatorio. Tienden a centrarse más en tareas administrativas que en el liderazgo pedagógico. Los sueldos de los profesores son competitivos en relación con los de otros trabajadores con experiencia similar. Los profesores en España tienen acceso a desarrollarse profesionalmente, pero las oportunidades de evaluación son menos frecuentes y comunes que para los profesores de otros países. La evaluación se organiza en parte desde el nivel central (en coordinación con las comunidades autónomas) y en parte desde el ámbito autonómico.
Gobierno y financiación: El sistema educativo está dirigido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y por las Consejerías de Educación de las comunidades autónomas, definiéndose a nivel estatal el marco y las directrices generales. Los objetivos educativos están alineados con las estrategias de la UE 2020. La mayoría de las decisiones sobre los estudios se toman a nivel regional y en menor medida desde el gobierno central, con autonomía limitada para los centros. La financiación viene determinada y distribuida principalmente por los gobiernos autonómicos. Aunque la financiación pública ha sido testigo de algunas reducciones debido a la crisis económica, el gasto por alumno sigue siendo superior a la media de la OCDE.
‌Temas políticos clave

Las políticas españolas a nivel de sistema, como la repetición de curso tienen el potencial de poner en peligro la equidad y contribuir al abandono temprano de la educación y la formación. Las altas tasas de abandono temprano y desempleo requieren esfuerzos para consolidar las competencias básicas y satisfacer mejor las necesidades del mercado laboral, centrándose en la calidad de la educación y la provisión de la formación profesional. Al mismo tiempo, la calidad de los maestros y el liderazgo escolar se pueden mejorar a través de la formación inicial y continua. Los centros requieren un apoyo para responder al aumento rápido y grande en la proporción de niños inmigrantes que han experimentado. Dada la crisis actual y los recientes recortes presupuestarios, España se enfrenta a un reto importante en su esfuerzo por seguir ofreciendo y elevando la calidad de la educación y las habilidades. Esto es especialmente importante para los grupos más desfavorecidos, ya que generalmente logros y habilidades en la educación superior se traducen en una mayor participación en la vida laboral y en unos salarios más altos.

‌‌Respuestas políticas recientes
España tiene como objetivo promover la mejora educativa, principalmente a través de una nueva ley, la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE, 2013). Entre las medidas principales están una mayor autonomía para los centros, una nueva prueba de diagnóstico precoz en educación primaria, más vías de tipo profesional a partir de los últimos años de educación secundaria de primera etapa y los exámenes de egreso en la educación secundaria de primera y segunda etapa. Para reducir el abandono temprano, se han desarrollado una serie de programas específicos, y un nuevo sistema de formación profesional dual (2012) que combina la formación con el empleo en las empresas.

En España, el rendimiento de los alumnos de 15 años en matemáticas, lectura y ciencias estaba justo por debajo del promedio de la OCDE en PISA 2012 y se ha mantenido sin cambios a lo largo de los años. La proporción de alumnos con bajo rendimiento en matemáticas (23,6%) tampoco ha registrado cambios desde 2003 (23%) y está en torno a la media de la OCDE (22,2%). En PISA 2012, el impacto del entorno socioeconómico sobre el rendimiento en matemáticas de los alumnos de 15 años en España (15,8%) fue ligeramente superior al de la media de la OCDE (14,8%).

 

En 2011, la proporción de la población española con al menos un título de educación secundaria de segunda etapa se mantuvo por debajo de la media de la OCDE para la población entre 25-34 (65% frente al 82%), a pesar de un aumento significativo (10 puntos porcentuales entre 2000 y 2011). En 2011, la tasa de titulaciones terciarias para los adultos entre 25-34 años estaba en la media de la OCDE, 39%. En general, el nivel de rendimiento de la población ha mejorado desde el año 2000, así como ha disminuido la proporción de personas entre 25-64 años que se encontraban en niveles inferiores a la educación secundaria de segunda etapa.

 

 

Volver a la página de perfiles de los países

Permanent URL: www.oecd.org/edu/policyoutlook.htm

OECD work on education: www.oecd.org/education

 

Related Documents

 

Also AvailableEgalement disponible(s)