Share

Development Centre

¿Existe una relación entre la discriminación de género en las instituciones sociales y el crecimiento a largo plazo?

 

Development PostsAccede a otros Posts sobre Desarrollo

Development post 8 March ES

Por Gabriela Ramos, Consejera Especial del Secretario General de la OCDE, Directora de Gabinete de la OCDE y Sherpa ante el G20. 


Lee este Post en inglés

 

El empoderamiento económico de las mujeres sigue siendo un reto fundamental planeta nivel mundial. Solo la mitad de las mujeres en edad de trabajar forman parte de la fuerza laboral, ganan en promedio un 24% menos que los hombres y tienen menos posibilidades de recibir una pensión (ONU Mujeres, 2015). Además, la concentración de mujeres en el empleo informal y precario es desproporcionada, ya que dedican casi dos veces y medio más de su tiempo que los hombres a las tareas domésticas y a los cuidados no remunerados (OCDE, 2014). En el ámbito educativo, resulta menos probable que las niñas opten por una carrera profesional en los sectores STEM (por sus siglas en inglés, ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas) que los niños, por otras opciones menos prometedoras.


¿Cómo se explica esta persistencia de la desigualdad de género en los resultados? Los contextos políticos y marcos normativos contribuyen en este sentido, ya que en ellos subyacen instituciones sociales discriminatorias que reproducen prejuicios y estereotipos de género contra las mujeres. Las investigaciones realizadas utilizando el Índice de Género e Instituciones Sociales (SIGI) del Centro de Desarrollo de la OCDE ponen en evidencia cómo la discriminación existente en las legislaciones, las actitudes y las prácticas se dan lugar a brechas de género en ámbitos tales como la educación, el empleo y el empoderamiento. El matrimonio precoz y el embarazo, por ejemplo, impiden a las niñas el acceso a la educación secundaria. En Uganda, el embarazo o el matrimonio se citan como el motivo principal de la deserción escolar de hasta el 21% de las niñas en algunas regiones (OCDE, 2015).

A pesar de la voluntad política para cerrar la brecha de género se está expandiendo de manera rápida. La igualdad de género se está convirtiendo en un elemento central en la elaboración de políticas a nivel nacional e internacional. Los dirigentes mundiales se han comprometido a alcanzar la ambiciosa meta de la igualdad de género para el año 2030 con la adopción del objetivo de desarrollo sostenible #5. En la cumbre celebrada en 2014 en Brisbane, Australia, los líderes del G20 se comprometieron a reducir la brecha de género existente en la participación de la fuerza laboral en un 25% para el año 2025. La OCDE se enorgullece de contribuir a dicho fin a través de su trabajo y estudios analíticos.

La igualdad de género también está ganando terreno en el ámbito de la "economía inteligente", como vía para estimular el crecimiento económico mediante el aumento del capital humano, la participación de la fuerza laboral y una mayor productividad. En la actualidad las mujeres están más capacitadas y muestran mejores niveles de rendimiento escolar que nunca; sin embargo, lo anterior aún no se ve reflejado en beneficios en el mercado de trabajo. La eliminación de barreras para su inclusión en el mundo laboral ha tenido efectos positivos respecto al crecimiento potencial de los países. De hecho, el cumplimiento del objetivo relativo a la igualdad de género del G20 podría suponer la incorporación de 100 millones de mujeres en los mercados de trabajo de esos países. Estudios empíricos revelan que los efectos de la desigualdad de género son negativos para el crecimiento, especialmente en términos educativos y laborales. De acuerdo a un estudio publicado recientemente por el Centro de Desarrollo de la OCDE, la discriminación de género presente en instituciones sociales supone un impedimento para el crecimiento económico que va más allá  de dichos resultados.

El análisis muestra una fuerte correlación negativa entre la discriminación de género en instituciones sociales y el ingreso per cápita. Esta influencia negativa se ve acentuada en  países de bajos ingresos y parece afectar el nivel de ingresos mediante la reducción del nivel del capital humano, la participación en la fuerza laboral entre las mujeres y la productividad total de los factores. En este sentido, la igualdad de género es una cuestión económica clave en sí misma y no un tema “menor” sobre crecimiento que puede excluirse o ignorarse en las estrategias nacionales de crecimiento.

El estudio también estima el costo económico derivado de la discriminación de género en instituciones sociales así como las ganancias potenciales para aquellos países con instituciones sociales más igualitarias. La pérdida de ingresos asociada con los niveles actuales de discriminación de género podría ser considerable e incluso  abismal, llegando a alcanzar un costo  superior a los 12 mil millones de dólares estadounidenses aproximadamente, lo cual  equivale al 16% del PIB global actual. No obstante, el desmantelamiento gradual de la discriminación de género en instituciones sociales podría producir beneficios económicos muy importantes, y generar así un aumento anual de la tasa de crecimiento del PIB mundial de entre 0.03 y 0.6 puntos porcentuales para el 2030, dependiendo del escenario político que se contemple.

Los anteriores hallazgos se suman a otros estudios de investigación que buscan hacer un uso más eficiente del índice de discriminación de género dentro de instituciones sociales, así como un mejor análisis del crecimiento inclusivo de países en diferentes etapas del desarrollo. Evidencia sólida como la citada en este texto, refuerza la necesidad de incluir en las estrategias nacionales de crecimiento políticas y programas orientados hacia las instituciones sociales con prácticas discriminatorias, a medida que se apoya a los países en la identificación de modalidades para que la igualdad de género se convierta en una realidad.  La reducción de la discriminación de género es una buena medida económica y una buena política. Este es también un objetivo clave para la OCDE y su Centro de Desarrollo conforme apoyamos a los países para lograr un desarrollo más inclusivo y sostenible.



Lee este Post en inglés


Los comentarios pueden enviarse a: dev.contact@oecd.org

Este documento no representa la opinión oficial de la OCDE, del Centro de Desarrollo de la OCDE ni de sus países miembros.  Las opiniones expresadas y los argumentos empleados son los de los autores. 

© OCDE Todos los derechos reservados.

 

Related Documents