Latin America and the Caribbean

Mejoras en educación y en el desarrollo de las competencias son fundamentales para impulsar el crecimiento inclusivo en Chile y en el resto de América Latina

 

América Latina ralentizó el crecimiento del PIB en 2014 a una tasa cercana al 1%. Por primera vez en una década, esta tasa es inferior a la del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según el informe conjunto del Centro de Desarrollo de la OCDE, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Además, no se prevé una recuperación muy vigorosa de la economía para 2015, de acuerdo al informe presentado hoy en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile en la ocasión de un encuentro que reunió a representantes de varios sectores (sociedad civil, empresas, academia, embajadas) en presencia del Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, del Director del Centro de Desarrollo de la OCDE, Mario Pezzini, del Director de la Division de Desarrollo Productivo y Empresarial  de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Mario Cimoli, del director de Investigaciones Socioeconómicas del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Pablo Sanguinetti, y del Director General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) de la Cancillería chilena, Andrés Rebolledo.

El informe Perspectivas Económicas de América Latina 2015 insta a tomar medidas para abordar esta ralentización, destacando que, a pesar del progreso que se observa en la educación y en el desarrollo de las competencias, aún queda mucho por hacer para mejorar el nivel educativo y abordar las persistentes y profundas desigualdades socioeconómicas.

El informe destaca que el presupuesto público en educación en Chile ha aumentado considerablemente en la última década. Este esfuerzo ha contribuido a notables avances en cobertura y a que en Chile el estudiante promedio asista 15 años a la escuela, apenas dos años menos que en la OCDE, y dos años más que en la región.

En su intervención, el Director del Centro de Desarrollo de la OCDE, Mario Pezzini, señaló que  « Es imprescindible que la educación sea accesible y de buena calidad para todos. Asegurar la igualdad de oportunidades en el acceso y aprovecharla son, sin duda alguna, condiciones fundamentales  a la reducción de las desigualdades sociales y para un mayor desarrollo económico en Chile»

Sin embargo, según los datos provenientes de la encuesta PISA 2012, el desempeño de un estudiante de secundaria de Chile  equivale a los aprendizajes de  haber asistido a la escuela un año y siete meses menos  que  un estudiante dee educación secundaria del resto de la OCDE.

Este reto se agudiza al observar la desigualdad de resultados dentro del propio sistema educativo chileno. Un estudiante en el 25% de menores ingresos muestra un aprendizaje equivalente a haber asistido a la escuela dos años y cinco meses menos que un estudiante en el 25% de mayores ingresos. La reciente reforma educacional aprobada en Chile es bienvenida para favorecer mayor equidad en el acceso de educación con calidad.

Las deficiencias de calidad en la educación también se reflejan en la falta de capacidades y en los desajustes que existen en el mercado laboral, cuyo impacto afecta considerablemente la competitividad de las empresas latinoamericanas. Así, un 40% de las empresas del sector formal en Chile declaran como una barrera importante no encontrar los trabajadores con la formación que necesitan, ligeramente por encima del promedio regional (36%), y entre el doble y el triple de lo observado en Asia y Europa emergente.

Para afrontar esta escasez de competencias, es necesario implementar políticas bien definidas en la educación pre-primaria, secundaria técnica y profesional. Una mejor respuesta del sistema de formación técnica y profesional tendría beneficios no solo a largo plazo, sino también a corto plazo permitiendo movilizar a los trabajadores que hoy ejercen en el segmento informal de la economía.

Por último, apunta a que el sector público y el sector privado deberían trabajar en estrecha relación para vincular mejor la educación técnica y vocacional con la demanda de capacidades especializadas en una economía mundial en constante cambio.

Con el fin de maximizar las ventajas de la reforma educacional y de absorber la oferta de trabajadores especializados, es necesario facilitar el cambio estructural a través de la diversificación de la estructura de producción hacia sectores con conocimientos especializados. 

 

CONTACTOS DE PRENSA:

Departamento de Comunicaciones de DIRECON, Ministerio de Relaciones Exteriores, Martina Salvo (msalvo@direcon.gob.cl, Tel: +56 (2) 22827 5591).

Centro de Desarrollo de la OCDE, Bochra Kriout (Bochra.Kriout@oecd.org, Tel: +33 (0) 6 26 74 0403).

Para obtener más información sobre el informe Perspectivas Económicas de América Latina, visite: www.latameconomy.org/es.

 

Related Documents