Dominican Republic

Una mejor integración de los trabajadores inmigrantes impulsaría la economía de la República Dominicana, según el nuevo informe del Centro de Desarrollo OIT-OCDE

 

Santo Domingo, 12 de junio de 2018 - La migración internacional ha sido una parte central del desarrollo de la República Dominicana. Aunque el país tiene una emigración neta de 12% de la población que vive en el extranjero, también atrae a un número importante de inmigrantes, que representan el 4% de la población dominicana. Fortalecer los esfuerzos para integrar a los inmigrantes sería beneficioso para el país, según argumenta el informe Cómo los inmigrantes contribuyen a la economía de la República Dominicana, fruto del trabajo conjunto del Centro de Desarrollo de la OCDE y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

El informe proporciona un análisis sin precedentes de la contribución de los trabajadores inmigrantes en tres áreas de la economía de la República Dominicana: el mercado laboral, el crecimiento económico y las finanzas públicas. En él se muestra que, en la República Dominicana, las características del mercado laboral de los inmigrantes y de los trabajadores autóctonos son muy diferentes. Los inmigrantes tienden a ser más jóvenes, más activos económicamente y más empleados que las personas nativas. En promedio, la población inmigrante actual tiene niveles de educación más bajos que los autóctonos. Esto también se refleja en las ocupaciones de los inmigrantes. Los trabajadores nacidos en el extranjero tienen más probabilidades de desempeñar trabajos poco calificados en sectores con alta informalidad. La mitad de los inmigrantes se encuentran en ocupaciones elementales y se concentran en la agricultura, el comercio y la construcción.

 

El análisis también evalúa si la presencia de trabajadores nacidos en el extranjero ha beneficiado, o bien perjudicado, las oportunidades de empleo de los trabajadores dominicanos nacidos en el país. Asimismo, el análisis sugiere que los inmigrantes reemplazan a los trabajadores nativos, en particular entre los hombres con baja calificación.

 

Con base en la distribución sectorial de los trabajadores y su productividad en 2011, el año más reciente del que se dispone de datos, se estima que los trabajadores inmigrantes aportan entre 3.8% y 5.3% del valor agregado en la República Dominicana, lo que se equipara al 4.2% de su proporción en la población. Los inmigrantes están sobrerrepresentados en algunos sectores de alto y medio valor agregado como la minería, la industria manufacturera, la hostelería y restauración  y la construcción, pero también en actividades de bajo valor agregado, como el comercio y la agricultura.

 

Según el informe, en 2007, el último año para el que hay datos disponibles, los inmigrantes hicieron una contribución fiscal neta positiva y superior a la de los contribuyentes  autóctonos. Esto se debe a que los inmigrantes pagaron una mayor contribución a los impuestos indirectos, pero se beneficiaron menos del gasto público en prestaciones de seguridad social, asistencia social y educación. Este resultado sugiere que, al menos en 2007, la inmigración no representó una carga fiscal para la República Dominicana.

 

Recomendaciones de política

 

Según el informe, la contribución de los inmigrantes a la economía de la República Dominicana podría mejorar aún más:

 

Garantizar que las condiciones de búsqueda de empleo son las adecuadas para todos. Por ejemplo, los programas de formación podrían ayudar a los trabajadores desplazados a capacitarse para reconvertirse profesionalemente y cambiar de ocupación o de sector profesional.

• Reforzar la cooperación y la coordinación interinstitucional. Una coordinación institucional más sólida ayudaría a implementar una agenda coherente entre las políticas sectoriales migratorias y no migratorias y aumentaría la contribución de la migración al desarrollo sostenible.

Prestar más atención a las brechas de integración. Reforzar los derechos de los inmigrantes incluidos en la Ley de Migración de 2004 y luchar contra cualquier forma de discriminación. El aumento del acceso de facto a la educación, la salud y la seguridad social es crucial para garantizar una mejor integración y aumentar el bienestar y la contribución económica de los inmigrantes.

Mantener la inversión en la recopilación de datos para evaluar mejor la contribución económica de la migración. Una actualización de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogarges permitiría evaluar la contribución fiscal de los inmigrantes más recientes y tomar en cuenta los cambios ocurridos en los últimos años.

 

Información de fondo

El panorama de la inmigración en la República Dominicana ha cambiado desde el comienzo del siglo XXI. El número de inmigrantes ha aumentado drásticamente, principalmente desde los vecinos Haití y Venezuela. La proporción de inmigrantes en las áreas urbanas se ha incrementado; y aunque la mayoría de los nacidos en el extranjero son hombres, se observa una feminización de la población inmigrante en las últimas décadas.

 

Las políticas de migración se han adaptado a estas transformaciones. Entre los avances recientes destaca la modificación de la arquitectura institucional de la Ley de Migración de 2004, que crea órganos como el Consejo Nacional de Migración, el Instituto Nacional de Migración y la Escuela Nacional de Migración. Esta ley fue un paso importante para mejorar la gestión institucional de la inmigración. Otras iniciativas gubernamentales han sido  el Plan de Naturalización y el Plan Nacional de Regularización, que permitieron la regularización de 250 000 inmigrantes aproximadamente.

 

Contactos de prensa:

Para obtener más información o para obtener una copia del informe o solicitar una entrevista, los periodistas están invitados a contactar:

 

• Alely Pinto (pinto@ilo.org) en la OIT

• Bochra Kriout (bochra.kriout@oecd.org; Tel: +33 (0) 1 45 24 82 96) en la Oficina de prensa del Centro de Desarrollo de la OCDE

 

 

 

La contribución de los inmigrantes a la economía de la República Dominicana forma parte de un proyecto comparativo del Centro de Desarrollo de la OCDE sobre la evaluación de la contribución económica de la migración laboral en los países en desarrollo como países de destino, cofinanciado por la Unión Europea. Los otros nueve países cubiertos por el proyecto incluyen: Argentina, Costa Rica, Côte d’Ivoire, Kirguistán, Ghana, Nepal, Ruanda, Sudáfrica y Tailandia.

Obtenga más información sobre el proyecto: http://www.oecd.org/dev/migration-development/eclm.htm y http://www.ilo.org/eclm.

 

Related Documents