Hacia un legado positivo de una terrible crisis

 

Angel Gurría, Secretario General de la OCDE


20/01/2012 – El panorama económico para 2012 es muy diferente de lo que era hace un año. El cauteloso optimismo que reinaba en el primer semestre de 2011 se ha desvanecido en medio de una renovada incertidumbre sobre el estado de la economía mundial y el malestar sobre el futuro. El camino a la recuperación es difícil, y un liderazgo fuerte y un decidido compromiso colectivo para el cambio son ahora necesarios para desbloquear el progreso en el año 2012. Sumirse en un total pesimismo no es una opción: tenemos que reinyectar esperanza y confianza.


Si bien nadie esperaba una recuperación milagrosa del descenso del crecimiento y del persistente desempleo que había asediado a las economías más avanzadas desde 2008, una serie de señales apuntaron hacia al menos una frágil recuperación. Los países europeos estuvieron bajo presión ya  que los mercados comenzaron a preocuparse por la deuda pública no sólo de Grecia, Irlanda y Portugal sino de los países más grandes también. Esto causó debate sobre el futuro del euro, como lo demuestra este Anuario (Yearbook), impulsando los esfuerzos para reforzar la base de la unión monetaria. En Japón la deuda se elevó por encima del 200% del PIB en parte como consecuencia del trágico terremoto y de los esfuerzos de reconstrucción relacionados.


Mientras tanto, un estancamiento en los EE.UU en las negociaciones presupuestarias hizo poco para apuntalar la opinión del mercado.


A pesar de las reiteradas negociaciones y declaraciones públicas, los mercados financieros se mantuvieron tensos, mientras que las condiciones económicas se deterioraron.  Hoy día, muchas de las economías más grandes a nivel mundial están cerca de paralizarse, el comercio se está estancando y realmente no se puede esperar ningún alivio en el desempleo antes de 2013, cuando se prevé que la media de la OCDE descienda de nuevo por debajo del 8%.  El crecimiento se está desacelerando, también en las economías de los mercados emergentes, con la desaceleración del PIB de Brasil de 7.5% en 2010  a un estimado del 3.2% en 2012.


Sin embargo, existe un escenario positivo que puede reconocerse a través de buenas políticas, un liderazgo decidido y la cooperación internacional. Una acción firme es esencial para desbloquear la situación en el corto plazo, pero los responsables políticos deben adoptar un enfoque previsor y no dejarse llevar por los encabezados de los diarios.


Pensemos en la crisis de la deuda soberana. Colocar las finanzas públicas en una vía sostenible en el mediano plazo requiere de marcos fiscales adecuados y un compromiso para con los planes de consolidación creíbles y claros. Debido a que las reducciones del déficit y de la deuda requieren un crecimiento económico, la consolidación fiscal debe ser lo más favorable posible para crecimiento. Con tasas de interés tan bajas, hay un margen limitado para facilitar la futura política monetaria. Un camino prometedor para hacerlo es mejorar la estructura básica y la naturaleza de nuestras economías y sociedades. En este segundo Anuario de la OCDE, destaco lo que consideramos son las principales áreas para una acción política concreta en el año 2012.


Más estructural

La agenda de “más estructural” que hemos venido impulsando se centra en áreas estratégicas tales como educación, salud, mercados laborales, competencia, impuestos, crecimiento verde e innovación. Tomar nuevas fuentes de crecimiento y la reforma estructural relacionada en los mercados de productos. Se necesita un mayor esfuerzo para mejorar la competencia—no  sólo en los mercados financieros donde a ninguna institución debería permitírsele llegar a ser “tan grande para quebrar” —sino también en los gustos de los servicios y en las industrias de suministro de energía, donde las restricciones frenan la inversión y la creación de empleos.


La innovación es una de las nuevas fuentes de crecimiento más importantes. Políticas concretas pueden producir más inversiones y empleos, como lo dejó en claro nuestra Estrategia de Innovación de 2010. Debemos reiniciar nuestras economías con un tipo de crecimiento más inteligente, impulsadas por las nuevas empresas, la investigación innovadora y el dinamismo de las pequeñas y medianas empresas. Necesitamos nuevas ideas, nuevos emprendedores, nuevos modelos de negocios. Y necesitamos energías renovables y tecnologías verdes para avanzar hacía una era con bajas emisiones de carbono. 


En las grandes economías de mercados emergentes, las reformas estructurales pueden hacer mucho para reducir los balances nacionales y globales de un modo duradero. En China los esfuerzos para reforzar los sistemas de bienestar social podrían reducir la necesidad de un ahorro preventivo y aumentar la demanda del consumidor. Esto a su vez podría ayudar a frenar los grandes excedentes de la cuenta corriente, mientras se refuerzan las exportaciones de los países deficitarios.


Y más sociales

Pero simplemente volver al crecimiento no es suficiente. Es imposible hacer más presión en este punto. El sufrimiento humano y el conflicto social han sido las consecuencias más trágicas de esta crisis. Además, como lo muestra este Anuario el aumento de la desigualdad y el descontento entre el riesgo de las clases medias que socavan todo el sistema económico.


Veo tres desafíos sociales urgentes para restaurar la confianza: impedir que el desempleo se afiance en muchos países, prestar más atención a los jóvenes, y reducir la desigualdad que amenaza la cohesión social y el nivel de vida. En 2012 los gobiernos deben ser “más sociales” mediante la implementación de políticas estructurales y sociales adecuadas.


El desempleo es la cara humana de la crisis. Más de 200 millones de personas están desempleadas a nivel mundial y 45 millones de éstas se encuentran en países de la OCDE. La situación es incluso más dramática si miramos a los jóvenes. Incluso antes de la crisis en 2007 y a principios de 2008 cuando las economías de la OCDE estaban en su más fuerte y la tasa de desempleo global era de menos del 6%, el desempleo promedio entre los jóvenes se mantuvo persistentemente alto  en más del 15%. Ahora, se sitúa en casi el 20%. La situación es aún peor en algunos países: uno de cada cuatro jóvenes actualmente en el mercado laboral en Francia o en Italia está sin empleo. El desempleo juvenil en España se ha elevado a cerca del 49%. Debemos usar todos los medios posibles para evitar el riesgo actual de una “generación perdida”.


“¡Más fuerte!” Este fue el mensaje central en las Perspectivas del Empleo 2011 de la OCDE y detrás de la importante decisión del G20 para establecer un Grupo de Trabajo sobre el Empleo que se centra en los jóvenes. ¿Qué pueden hacer los gobiernos en 2012? Se necesita un doble enfoque.


En primer lugar, deben asegurarse de que sus programas de mercado laboral estén activos, con asesoramiento, asistencia para la búsqueda de empleo y subsidios de contratación temporales para los jóvenes poco calificados.


Entonces, para dar a todos los jóvenes un mejor comienzo en el mercado laboral en el largo plazo, es posible que necesiten revisar todos sus sistemas educativos y empezar la tarea de equipar a los jóvenes con las habilidades básicas que necesitan. Es posible que haya  educación profesional y programas de formación por diseñar o mejores prácticas por estimular. Por ejemplo, las tasas de desempleo juvenil son más bajas en países con sistemas de aprendizaje exitosos, como en Austria, Alemania y los Países Bajos.


Como parte de nuestro esfuerzo en el apoyo a los responsables políticos, estaremos publicando la Estrategia de la OCDE sobre las Competencias en 2012, identificando las habilidades que se necesitan para garantizar un cambio de empleo de por vida a la empleabilidad de por vida, y analizando las políticas más eficaces.


Un paso vital para hacer frente al azote del desempleo es revertir el aumento excesivo en el número de personas que han estado desempleadas por un año o más. Hoy en día, esto afecta a una tercera parte de los trabajadores desempleados en los EE.UU. y alrededor del 40% en España, lo que significa recursos desperdiciados y, peor aún, exclusión y pobreza. Dada la crisis, los gobiernos deben introducir medidas proactivas, rentables, tales como subsidios a la contratación lo que apoya a las empresas con el deseo de ampliar sus fuerzas de trabajo, y la inversión en formación a fin de aumentar las competencias y dar a los solicitantes de empleo mejores oportunidades para encontrar un trabajo decente.


Lucha contra la desigualdad

Ser más social también ayudará a reducir la desigualdad, que fue aumentando ya antes de la crisis financiera global y bien puede haber acelerado desde entonces. El título de nuestra nueva publicación sobre este tema despierta una ominosa advertencia: La Creciente Desigualdad: ¿Por qué la desigualdad sigue aumentando? De hecho, la desigualdad va en aumento en la mayoría de las economías avanzadas y de mercados emergentes del G20 y por lo tanto, amenaza el bienestar a nivel mundial, colocando a más y más gente común y a sus familias en circunstancias difíciles. No tiene que ser así.


Es evidente que en muchos países de la OCDE, las deficiencias de los sistemas tributario y de subsidios y la incapacidad para redistribuir el ingreso son los culpables. Estos sistemas deben ser rediseñados. No obstante, nuestro mercado laboral, la educación y los programas de formación deben también trabajar para maximizar las oportunidades y la inclusión.


Se deben tomar medidas. Para empezar, los responsables políticos  deben sacar lecciones de los países donde las consecuencias sociales de la crisis se han contenido. Además, deben orientar las políticas en la distribución de la carga y en la ayuda a los más vulnerables. Como lo han demostrado las recesiones anteriores, los recortes generales de impuestos en los programas sociales dañan a los grupos de bajos ingresos que dependen en su mayoría de prestaciones sociales. Las reducciones de impuesto, que con frecuencia tienden a favorecer a los ricos, han acentuado las desigualdades y erosionado la cohesión social.


Los países de la OCDE no son los únicos que deben ser más sociales. Ampliar la cobertura de la protección social básica está empezando a ayudar a las economías emergentes a reducir la pobreza y la exclusión, por ejemplo, a través de transferencias condicionadas de efectivo que combinan el apoyo del ingreso con la inversión en la educación y la salud de los niños. En resumen, los gobiernos deben dar prioridad a las familias y a los niños cuando decidan sus estrategias tributarias y de gasto.


Otorgar poder a las mujeres

La condición de las mujeres es especialmente importante, tanto desde una perspectiva social como económica. Como muestra este Anuario, la tasa de empleo de las mujeres está muy por detrás de la de los hombres en la mayoría de los países. Todavía, ninguna economía puede alcanzar su potencial si no aprovecha al máximo la contribución de las mujeres. Este fue el impulso detrás de la puesta en marcha de la Iniciativa de Género de la OCDE en abril de 2011. La Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton sumó su voz a la de otros ministros en apoyo a está importante iniciativa cuando presidió nuestro 50 aniversario de la Reunión del Consejo Ministerial en mayo.


La iniciativa no podría haber sido más oportuna. Cuando la crisis golpeó primero, los hombres eran más propensos a perder los empleos en comparación con las mujeres, cuyas horas de trabajo de hecho, se incrementaron mientras que las de los hombres disminuyeron. Esto mantuvo a muchas familias fuertes. La política en 2012 debe incorporar a más mujeres a la fuerza de trabajo mediante el apoyo a la iniciativa empresarial femenina, el fomento de la igualdad de oportunidades en los sistemas educativos, y la mejora de las condiciones laborales de medio tiempo, los servicios familiares y la paga.


Crecimiento verde

En el mundo actual, el bienestar ya no es una opción entre una economía creciente y un planeta más limpio; se trata de ambas cosas. Desde  la Cumbre de la Tierra de Rio hace dos décadas, hemos sabido que el verde y el crecimiento van de la mano. Con el 20 aniversario de la Cumbre de Rio prevista para Junio, debemos asegurarnos de que el 2012 se convierta en el año de “hacerlo realidad”.  Nuestra Estrategia de Crecimiento Verde 2011 de la OCDE ayudará a los responsables políticos y a las partes interesadas a abordar los principales desafíos ambientales a nivel mundial, mientras se amplían las oportunidades económicas.


El crecimiento verde tiene sentido económico y ambiental. En sólo los sectores de recursos naturales, las oportunidades comerciales relacionadas con las inversiones en sostenibilidad ambiental podrían ascender a billones de dólares para el año 2050. Con las políticas correctas—marcos fiscales y regulatorios centrales, apoyo a la innovación, e incentivos para el uso eficaz de los recursos naturales y hacer más cara la contaminación—podemos generar empleos, aumentar la prosperidad, preservar nuestro medio ambiente y mejorar la calidad de vida.


Los gobiernos pueden revisar sus planteamientos comparándolos con la estrategia a fin de asegurarse de que cuentan con políticas adecuadas. Por ejemplo, ¿su gasto en I&D está adecuadamente orientado, sus mercados de carbono están funcionando o la proporción de energía renovable es tan alta como debería ser? Ahora ellos pueden responder estas preguntas y seguir adelante.


Medir el progreso

Ya sea estructural o social, ambiental o físico, todas nuestras acciones deben ser sobre volver a poner a las personas en el centro de nuestros esfuerzos de política. Ustedes, yo y todo el mundo: todos queremos una mejor vida. En mayo de 2011, pusimos en marcha la Iniciativa para una Mejor Vida de la OCDE. Es el primer intento de reunir medidas comparables a nivel internacional de bienestar para todos los países de la OCDE y otras principales economías. Observa medidas pasadas del PIB poniendo las muchas facetas en la vida de las personas, sus necesidades, sus aspiraciones y sus sentimientos en el centro de atención. El objetivo es incorporar la perspectiva de nuestros ciudadanos de vuelta al debate político. Las preguntas clave no sólo son “¿cuál crecimiento?” sino también “¿de quién es el crecimiento?”, no sólo “¿de quién es la sociedad?” sino también “¿Cuál sociedad?” y no sólo “¿de quién es el mundo?” sino también “¿cuál mundo?”.


Aunque todavía es pronto, la iniciativa muestra que el bienestar es sobre los lazos sociales y un fuerte sentido de comunidad. Es sobre oportunidades y la eliminación de los obstáculos como la pobreza y el analfabetismo. La Iniciativa para una Mejor Vida recibió un impulso importante en octubre de 2011 con la publicación de ¿Cómo es la Vida? Que también muestra que el bienestar se refiere a cómo se siente la gente en cuanto a sus propias vidas. Esta publicación es parte de nuestra misión para elaborar directrices internacionales para medir el bienestar subjetivo sobre una base comparable en todo el mundo.


Hacia la eficacia del desarrollo

Los países en desarrollo ahora representan aproximadamente un cuarto del comercio mundial, y su bienestar es el bienestar de todos. Sin embargo, hay más de mil millones de personas alrededor del mundo que se van a la cama con hambre cada noche y mil millones no tienen acceso a agua de calidad, salubridad o energía. Cambiar esta realidad inaceptable es una de las razones principales por las que estamos trabajando en una nueva Estrategia de la OCDE para el Desarrollo para compartir también nuestro conocimiento con los homólogos en el mundo en desarrollo y así mejorar los resultados de las políticas de desarrollo.


Este nuevo pensamiento se aleja de las políticas paternalistas, cambiando la velocidad hacía unas más integrales y congruentes. Movilizar los recursos nacionales, establecer sistemas tributarios eficaces, aprovechar nuevas fuentes de crecimiento y crear sistemas de gobierno eficaces serán elementos de nuestra estrategia de desarrollo.


La ayuda sigue siendo una herramienta esencial para el desarrollo, pero no la única. El Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda en Busan, movió el enfoque de eficacia de la ayuda a la eficacia del desarrollo. De hecho, los países de la OCDE representan alrededor del 90% del apoyo bilateral para el desarrollo, y por décadas la OCDE ha estado trabajando para promover una mejor eficacia en la ayuda.


Armado con la Estrategia para el Desarrollo de la OCDE, utilizaremos nuestra experiencia colectiva para contribuir con políticas más eficaces que se centren en los resultados. Esto significa desafiar el saber convencional y el consejo político. Un ejemplo es el comercio internacional. Lo regímenes de apertura al comerció  y de inversión son condiciones previas para el crecimiento y el desarrollo, pero no son fines en sí mismos y deben ser definidos a través de resultados, medidos contra las mejoras en los niveles de vida, el bienestar humano, la inclusión y un medio ambiente saludable. 


Una nueva gobernanza global: ¡tenemos que hacer que funcione!

En los primeros días de la crisis económica actual, muchos líderes políticos, yo incluido, repetimos las palabras “una crisis es algo terrible para desperdiciar”. Los responsables políticos deberían preguntarse si éste siempre ha sido el caso. Como Secretario General de la OCDE, puedo decir con convicción que nuestra organización se ha esforzado por exprimir cada lección que esta crisis tiene para ofrecer, y para convertir las lecciones en mejores políticas que trabajen para mejorar las vidas de las personas en todas partes.


Tomemos la evasión fiscal. La lucha contra los paraísos fiscales está dando buenos resultados. En los dos últimos años, y a pesar del escepticismo inicial, el velo del secreto bancario se ha quitado. El Foro Global sobre Transparencia Fiscal—implementado por la OCDE en respuesta al llamado del G20 en la cumbre de Londres en 2009—es un instrumento de cambio irreversible hacia un entorno fiscal más transparente que está emitiendo ahora 59 estudios. Se han firmado unos 700 acuerdos de intercambio de información.  


La reunión del G20 en Cannes en noviembre de 2011 continuó este excelente progreso, sobre todo con la nueva Convención Multilateral sobre Asistencia Administrativa Mutua en materia fiscal, un poderoso instrumento de la OCDE y el Consejo de Europa. La OCDE ha estimado que casi €14 mil millones de los ingresos fiscales se han recolectado de más de 100,000 contribuyentes acaudalados en aproximadamente 20 países que ahora ven la inutilidad de mantener sus activos no declarados en un paraíso fiscal.


Esperamos mucho más a medida que los acuerdos de intercambio entren en vigor. Pero hay más para el cumplimiento tributario que los ingresos fiscales adicionales.  Un mejor cumplimiento tributario mejora la equidad y eficacia de nuestros sistemas tributarios. Tenemos que demostrar que la carga tributaria se comparte de manera equitativa y que los que evaden impuestos u ocultan sus ganancias inesperadas deben rendir cuentas.


También debemos mostrar que somos serios en nuestros esfuerzos para erradicar el soborno y la corrupción. El papel principal de la OCDE en esta área ha sido respaldado por el G20, y recibió un impulso adicional en mayo de 2011 cuando Rusia se unió al grupo de trabajo de la OCDE en materia de soborno, un paso importante hacia el acceso a la Convención para Combatir el Cohecho. No podemos permitir que la lucha contra el soborno y la corrupción caiga bajo la sombra de la crisis económica; sino más bien, debemos intensificar nuestros esfuerzos aquí en 2012.


Mejorar la educación financiera es otra lección de la crisis y un área donde se está haciendo el progreso real.  En octubre de 2011, los ministros de finanzas del G20 y gobernadores del banco central refrendaron los Principios de Alto Nivel para la Protección de los Consumidores de Servicios Financieros, desarrollados en cooperación con el Buro de Estabilidad Financiera. Estas son buenas noticias para aquéllos de nosotros comprometidos a proteger a los consumidores, a medida que los mercados financieros y sus productos son cada vez más sofisticados y complejos y por lo tanto difíciles de entender para la mayoría de la gente, confiando sólo en sus pensiones y otras inversiones sociales.


Esta crisis puso de manifiesto con claridad ciega el enorme riesgo de vivir en una economía global integrada con una gobernanza internacional fragmentada. No podemos mantener el progreso sin una mejor coordinación de nuestros actos de gobierno, instituciones y políticas, ya sea para superar los desequilibrios, promover el desarrollo eficaz o ayudar a la zona del euro a través de su crisis.


A pesar de la enorme complejidad en la elaboración de consensos y el logro de nuevos equilibrios entre los países desarrollados y en desarrollo, el G20 ha logrado algunos éxitos importantes, como la introducción de medidas decisivas para poner fin al secreto bancario, la creación del Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado y el diseño del Consenso de Desarrollo en Seúl para un Crecimiento compartido.


La OCDE ha contribuido a este progreso ayudando a elaborar el Plan de Acción de Cannes para el Crecimiento y el Empleo, basándose en el Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado. También apoyamos al G20 en varias áreas incluyendo la corrupción, la volatilidad de precios de los alimentos, los empleos, el comercio y la inversión, los subsidios de combustibles fósiles, la financiación de pequeñas y medianas empresas, el sistema fiscal, y la reforma del sistema monetario internacional. Esperamos poder construir sobre este progreso en el año 2012 bajo la presidencia de México.


Es difícil recordar un inicio de año con una mayor incertidumbre económica que ésta. Pero enfrentamos una puerta abierta en 2012, con oportunidades, así como evaluaciones para la comunidad mundial. Mejores políticas marcarán la diferencia y eso significa proporcionar un liderazgo. Los gobiernos tienen los ojos y las esperanzas del mundo puestos sobre ellos. La OCDE está ahí para ofrecer nuestras experiencias de buenas políticas como apoyo, determinada a ayudar a hacer una mejor, más global, y más verde economía mundial, el legado positivo de una terrible crisis.

© Anuario de la OCDE 2012

 

 

 

 

Countries list

  • Afghanistan
  • Albania
  • Algeria
  • Andorra
  • Angola
  • Anguilla
  • Antigua and Barbuda
  • Argentina
  • Armenia
  • Aruba
  • Australia
  • Austria
  • Azerbaijan
  • Bahamas
  • Bahrain
  • Bangladesh
  • Barbados
  • Belarus
  • Belgium
  • Belize
  • Benin
  • Bermuda
  • Bhutan
  • Bolivia
  • Bosnia and Herzegovina
  • Botswana
  • Brazil
  • Brunei Darussalam
  • Bulgaria
  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Cambodia
  • Cameroon
  • Canada
  • Cape Verde
  • Cayman Islands
  • Central African Republic
  • Chad
  • Chile
  • China (People’s Republic of)
  • Chinese Taipei
  • Colombia
  • Comoros
  • Congo
  • Cook Islands
  • Costa Rica
  • Croatia
  • Cuba
  • Cyprus
  • Czech Republic
  • Côte d'Ivoire
  • Democratic People's Republic of Korea
  • Democratic Republic of the Congo
  • Denmark
  • Djibouti
  • Dominica
  • Dominican Republic
  • Ecuador
  • Egypt
  • El Salvador
  • Equatorial Guinea
  • Eritrea
  • Estonia
  • Ethiopia
  • European Union
  • Faeroe Islands
  • Fiji
  • Finland
  • Former Yugoslav Republic of Macedonia (FYROM)
  • France
  • French Guiana
  • Gabon
  • Gambia
  • Georgia
  • Germany
  • Ghana
  • Gibraltar
  • Greece
  • Greenland
  • Grenada
  • Guatemala
  • Guernsey
  • Guinea
  • Guinea-Bissau
  • Guyana
  • Haiti
  • Honduras
  • Hong Kong, China
  • Hungary
  • Iceland
  • India
  • Indonesia
  • Iraq
  • Ireland
  • Islamic Republic of Iran
  • Isle of Man
  • Israel
  • Italy
  • Jamaica
  • Japan
  • Jersey
  • Jordan
  • Kazakhstan
  • Kenya
  • Kiribati
  • Korea
  • Kuwait
  • Kyrgyzstan
  • Lao People's Democratic Republic
  • Latvia
  • Lebanon
  • Lesotho
  • Liberia
  • Libya
  • Liechtenstein
  • Lithuania
  • Luxembourg
  • Macao (China)
  • Madagascar
  • Malawi
  • Malaysia
  • Maldives
  • Mali
  • Malta
  • Marshall Islands
  • Mauritania
  • Mauritius
  • Mayotte
  • Mexico
  • Micronesia (Federated States of)
  • Moldova
  • Monaco
  • Mongolia
  • Montenegro
  • Montserrat
  • Morocco
  • Mozambique
  • Myanmar
  • Namibia
  • Nauru
  • Nepal
  • Netherlands
  • Netherlands Antilles
  • New Zealand
  • Nicaragua
  • Niger
  • Nigeria
  • Niue
  • Norway
  • Oman
  • Pakistan
  • Palau
  • Palestinian Administered Areas
  • Panama
  • Papua New Guinea
  • Paraguay
  • Peru
  • Philippines
  • Poland
  • Portugal
  • Puerto Rico
  • Qatar
  • Romania
  • Russian Federation
  • Rwanda
  • Saint Helena
  • Saint Kitts and Nevis
  • Saint Lucia
  • Saint Vincent and the Grenadines
  • Samoa
  • San Marino
  • Sao Tome and Principe
  • Saudi Arabia
  • Senegal
  • Serbia
  • Serbia and Montenegro (pre-June 2006)
  • Seychelles
  • Sierra Leone
  • Singapore
  • Slovak Republic
  • Slovenia
  • Solomon Islands
  • Somalia
  • South Africa
  • South Sudan
  • Spain
  • Sri Lanka
  • Sudan
  • Suriname
  • Swaziland
  • Sweden
  • Switzerland
  • Syrian Arab Republic
  • Tajikistan
  • Tanzania
  • Thailand
  • Timor-Leste
  • Togo
  • Tokelau
  • Tonga
  • Trinidad and Tobago
  • Tunisia
  • Turkey
  • Turkmenistan
  • Turks and Caicos Islands
  • Tuvalu
  • Uganda
  • Ukraine
  • United Arab Emirates
  • United Kingdom
  • United States
  • United States Virgin Islands
  • Uruguay
  • Uzbekistan
  • Vanuatu
  • Venezuela
  • Vietnam
  • Virgin Islands (UK)
  • Wallis and Futuna Islands
  • Western Sahara
  • Yemen
  • Zambia
  • Zimbabwe
  • Topics list