Share

OECD Secretary-General

XXIX Reunión Anual de Embajadores y Cónsules de México

 

Palabras de Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE

8 de enero 2018, Ciudad de México, México
(Preparado para su distribución)

 

Señor Secretario, Estimados Embajadores y Cónsules, Funcionarios del Servicio Exterior, Gobernadores, Legisladores, Señoras y Señores:


Es un placer estar de nuevo en la Reunión de Embajadores y Cónsules de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Especialmente ahora, en un momento definitorio para México. Un momento en el que nuestro país está experimentando cambios profundos: cambios en los parámetros geopolíticos y geoeconómicos de América del Norte y América Latina; cambios en la conformación política nacional, frente a uno de los procesos electorales más amplios y plurales de nuestra historia; cambios acelerados en una sociedad mexicana cada vez más digitalizada y participativa.


¿Cómo vemos en este contexto a México desde el exterior? Permítanme compartir con ustedes la perspectiva de la OCDE. Para ello voy a proyectar mi visión de México en 6 dimensiones que considero cruciales para el desarrollo de nuestro país.


1 - Dimensión: El México económico

Comencemos con buenas noticias. La economía mexicana sigue creciendo. Después de haber crecido un 2.4% en 2017 (por arriba del 1.8% de la OCDE), la actividad económica seguirá creciendo por arriba del 2% en 2018. Y también en 2019. Este crecimiento todavía no es suficiente para reducir la pobreza y crear los empleos que necesitan nuestros jóvenes. Tenemos que mejorar. Si implementamos bien las reformas estructurales podríamos añadir 1 punto porcentual extra a este crecimiento anual. La política monetaria es sólida y el desempeño fiscal de México está mejorando. Las reformas fiscales del 2014 han incrementado los ingresos no petroleros y mejoraron la capacidad redistributiva del sistema fiscal. Sin embargo, hay que reducir aún más la dependencia del petróleo e incrementar la recaudación, entre las más bajas del mundo como proporción del PIB; hay que fortalecer la capacidad redistributiva del sistema fiscal además y mejorar la capacidad de diseño y gasto presupuestal a nivel estatal y municipal.


A nivel micro también se está avanzando. Las PYMES están en el centro del Programa de Democratización de la Productividad de México. El Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) está mejorando la coherencia y efectividad de las políticas para las PYMES. Se han reducido significativamente las cargas administrativas (hasta un 36%) y se están promoviendo cambios legislativos que facilitan y abaratan el cierre de empresas. Sin embargo, todavía hay mucho que hacer para mejorar el financiamiento y la internacionalización de las PYMES y su integración a las cadenas globales de valor. México tiene una gran oportunidad de fortalecer esta agenda en la próxima reunión Ministerial de la OCDE sobre PYMES que tendrá lugar aquí en el DF el 22 y 23 de febrero y la cual les pido que nos ayuden a promover. Esto es fundamental porque la productividad de México sigue siendo baja: México tiene los niveles más bajos de la OCDE de productividad laboral entre PYMES. De hecho, la productividad laboral de México con relación a la de Estados Unidos ha venido cayendo de 40% en 1991 a 29% en 2016.

 

2 - Dimensión: El México social

México ha reducido la pobreza extrema fortaleciendo sus programas sociales, pero sigue teniendo niveles altos de pobreza: cerca de 44% de la población (más de 53 millones de personas). Y algunas carencias y vulnerabilidades afectan a un segmento aún mayor. De acuerdo con el estudio de la OCDE “Perspectivas Económicas de América Latina 2018”, 7 de cada diez mexicanos son pobres o vulnerables. México también es el país con las desigualdades más grandes de la OCDE: los ingresos promedio del 10% más rico son 20 veces más grandes que los del 10% más pobre (más del doble del promedio de la OCDE).

 

Por ello es fundamental hacer una revisión profunda de la efectividad de los más de 5,000 programas sociales y de combate a la pobreza (a nivel federal, estatal y municipal), como observa el estudio de la OCDE sobre la Estrategia de Reducción de Pobreza de México (que pronto presentaremos). También es importante incrementar el gasto social: México tiene uno de los gastos sociales más bajos de la OCDE como porcentaje del PIB y el gasto más bajo en programas de activación laboral. Al mismo tiempo, es crucial acelerar el paso en la implementación de la Reforma Educativa, la Estrategia de Competencias, Habilidades y Destrezas y las medidas para una mayor inclusión e igualdad de género. Y, de altísima prioridad, nos urge una estrategia nacional para reducir la informalidad.

 

3 - Dimensión: El México globalizado

México es una de las economías grandes más abiertas del mundo. Las exportaciones de manufacturas mexicanas están creciendo a tasas cercanas al 9%; mientras que los flujos de inversión extranjera directa a México en el primer semestre de 2017 aumentaron también en cerca de 9%, respecto al mismo período del año anterior; en un año en que la CEPAL prevé que los flujos de IED hacia América Latina caerán en un 5%. Todo esto en pleno proceso de renegociación del TLCAN.

 

México ha construido una de las redes de TLCs más grandes del mundo, ha reducido significativamente sus barreras al comercio y la inversión, y mejorado el ambiente para los negocios. Pero hay que acelerar el paso para incrementar nuestros niveles de productividad; abrir otros sectores como el transporte aéreo y terrestre; mejorar la infraestructura y la logística nacionales; fomentar la integración de las PYMES a las cadenas globales de valor; y diversificar, diversificar, diversificar.

 

4 - Dimensión: El México gubernamental

El Gobierno de México ha impresionado al mundo con el lanzamiento de un paquete de reformas sin precedente en la OCDE; ha realizado avances notables en materia de mejora regulatoria, ubicándose en el primer lugar de los países de la OCDE que más han mejorado; ha desarrollado estándares altos en Datos de Gobierno Abierto. También ha mejorado significativamente sus procesos de compras públicas y se han tomado importantes medidas para mejorar el combate a la corrupción, con la puesta en marcha del Sistema Nacional Anti-Corrupción (SNA) y la publicación de la Ley General de Responsabilidades Administrativas. También ha incrementado la participación de mujeres en el Congreso, ubicándose en el primer lugar de la OCDE.

 

A pesar de esto, México es el país de la OCDE con el nivel más bajo de satisfacción en el gobierno. Solo 28% de los ciudadanos confía en el gobierno (en la OCDE 42%); mientras que el 70% de la población piensa que la corrupción sigue siendo práctica común en el gobierno. Hay mucho que hacer en este campo. Es urgente concretar los nombramientos pendientes de posiciones clave en el SNA, en especial el Fiscal Anticorrupción; seguir promoviendo una profunda reforma del estado de derecho y el sistema judicial; y trabajar cada vez más con los gobiernos estatales y municipales para ayudarlos con sus reformas y a mejorar sus capacidades. La OCDE está ayudando, a través de Estudios de Integridad del Gobierno Federal pero también con estados como el DF, Coahuila, y Nuevo León. También trabajamos con la Secretaría de la Función Pública en un Plan de Acción para la implementación de las recomendaciones del Estudio de la OCDE sobre Integridad en México. Pero hay que acelerar el paso.

 

5 - Dimensión: El México digital

Un aspecto fundamental para el desarrollo económico de México es su conexión al mundo digital. Es fundamental para la competitividad, la productividad, la innovación, el emprendimiento y la inclusión. Gracias a la Reforma de Telecomunicaciones los precios de los servicios móviles de banda ancha cayeron hasta 75% y el número de subscripciones creció en 50 millones. Cerca de 100,000 espacios públicos, escuelas y hospitales hoy cuentan con acceso libre a internet. Pero queda mucho por hacer. La mayor parte de los hogares mexicanos sigue sin conexión a internet (solo el 47%, en contraste con un promedio de la OCDE de 83%); y siguen existiendo diferencias muy marcadas entre las regiones del país en la calidad de y el acceso a los servicios de internet.

 

Para entrar de lleno a la era digital, México tiene que seguir fortaleciendo la estructura institucional derivada de la reforma, sobre todo la autonomía del IFT; delimitar con mayor claridad las facultades de la Comisión Federal de Competencia Económica, de la PROFECO y del propio IFT; fortalecer y actualizar la Estrategia Digital Nacional, estableciendo indicadores y plazos claros para los diferentes programas de la Estrategia; y sobre todo que no se dé marcha atrás en los cambios de la reforma.

 

6 - Dimensión: El México medioambiental

Finalmente, la dimensión medioambiental. México ha registrado avances muy importantes en la lucha contra el cambio climático. Fue el primer país emergente en determinar su contribución aun antes de la COP21; confirmó su objetivo de energía limpia en su Ley de Transición Energética en 2015;  ratificó el Acuerdo de París en Septiembre de 2016, comprometiéndose con un ambicioso programa de reducción de emisiones para el 2030. También ha tomado medidas importantes para la protección de su mega-biodiversidad, con 182 Áreas Naturales Protegidas (ANPs). La reciente creación del Parque Nacional Archipiélago de Revillagigedo, el parque marino más grande de Norte América, es un ejemplo mundial.

 

Pero también aquí queda mucho por hacer. Las emisiones de los sectores de energía y transportes siguen creciendo rápidamente. México tiene que incrementar las tasas del nuevo impuesto al carbono y asegurarse que dichas tasas reflejen el contenido carbónico de los combustibles. En biodiversidad es importante fortalecer el marco institucional para la gestión multisectorial de los programas de protección de la biodiversidad, estableciendo un mecanismo de coordinación interministerial. También es clave reformar los apoyos gubernamentales que resultan dañinos para el medio ambiente en sectores como la agricultura y la pesca. La OCDE está lista para apoyar estos esfuerzos.

 

Amigos:

Así vemos a México desde la OCDE. Vemos un país dinámico en plena transformación, pero la metamorfosis es compleja, porque le cuesta mucho trabajo desprenderse de las viejas prácticas. Vemos un país abierto, integrado a la economía internacional, pero también profundamente desigual, con grandes sectores alejados de la modernidad. Con una población trabajadora, optimista, llena de esperanza, con valores importantes, y al mismo tiempo con salarios muy bajos, enormes desigualdades y altos niveles de informalidad, baja calificación, baja productividad. Un país de enormes riquezas y carencias; de talento e ingenio, pero todavía con grandes rezagos educativos.

 

Esas contradicciones nos describen y nos limitan, nos frenan y nos empujan a actuar. Hay que seguir trabajando. Hay que redoblar esfuerzos. Hay que seguir explicándole al mundo esta complejidad llena de oportunidad. Hay que seguir conectando a México con las mejores prácticas internacionales y aportando nuestras mejores prácticas al mundo. Y qué mejor equipo para lograrlo que ustedes, nuestro Servicio Exterior, a quienes me enorgullezco de haber encabezado, y a quienes debo, en buena medida, el haber sido electo como Secretario General de la OCDE.

Sigamos trabajando juntos por un México más fuerte, más incluyente y más sustentable. ¡Cuenten con la OCDE!  Muchas gracias.

 

Related Documents

 

Also AvailableEgalement disponible(s)