Secretary-General

Presentación de los informes de la OCDE: “Evaluación sobre el Desempeño Ambiental de México” y “Hacer Posible la Reforma de la Gestión del Agua en México”

 

Palabras de Angel Gurría, Secretario General OCDE

Martes 8 de enero de 2013, México DF

Señor Secretario del Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud,  Señor Director General de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld, Señoras y Señores

Es para mí un gran gusto estar con ustedes para presentar los informes de la OCDE sobre la “Evaluación del Desempeño Ambiental de México” y sobre cómo “Hacer Posible la Reforma de la Gestión del Agua en México”. Agradezco la presencia del nuevo titular de la SEMARNAT y del nuevo Director General de CONAGUA. Su participación refleja la importancia que México le da a estos temas y a su asociación con la OCDE.

En este momento de metamorfosis mundial, los países deben aprovechar esta crisis, que ya está entrando a su quinto año, para replantear y fortalecer sus marcos regulatorios, sus instituciones y su crecimiento. Como hemos venido insistiendo en la OCDE, la única forma de consolidar la recuperación y de lograr esta transformación es aplicando una serie de cambios en tres frentes paralelos: lo ESTRUCTURAL, lo SOCIAL y lo VERDE!

La promoción del CRECIMIENTO VERDE es una parte fundamental para las estrategias de recuperación y crecimiento de los países de la OCDE. Nuestros planes de gobierno, en todos los ámbitos, tienen que incorporar una dimensión medioambiental. Ya no tenemos otra opción. México ha iniciado su transición hacia un crecimiento verde, consciente de sus desafíos medioambientales y es crucial evaluar y medir sus avances.

Permítanme comenzar con la Evaluación del Desempeño Ambiental de México. Esta ya es la tercera que realizamos en este país. De acuerdo con este análisis, en los últimos años México le ha dado cada vez mayor importancia a la sustentabilidad ambiental, asignándole cada vez más recursos presupuestarios.

Esto se ha traducido en un mejoramiento de la calidad de vida ambiental de los mexicanos: el número de días en que se excedieron las normas de calidad del aire en las grandes ciudades ha disminuido; los Objetivos de Desarrollo del Milenio, respecto del acceso a los servicios de agua potable y saneamiento, se han cumplido y superado; también se han logrado avances significativos en materia de rehabilitación de sitios de desechos y de alto riesgo para la salud humana.

No obstante, todavía quedan muchos restos por abordar. Si bien los costos de la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales han disminuido a lo largo de la década, en 2010 estos costos llegaron a representar el 7% del PIB mexicano. Esta es una cifra muy elevada en comparación con los otros países de la OCDE.

Nuestro país también ha registrado avances significativos en la protección de la biodiversidad. La biodiversidad de México es un bien público mundial: alberga entre el 10% y el 12% de la biodiversidad del planeta. Los bosques cubren una tercera parte de la superficie del país. Con el fin de salvaguardar este patrimonio, México ha introducido una serie de políticas innovadoras, como el Pago por Servicios Ambientales y el Programa de Ordenamiento Ecológico General del Territorio, que se aprobó recientemente.

Estos son pasos muy importantes que reflejan un compromiso político sólido con la protección de la biodiversidad. Pero México debe hacer bastante más. Nuestro país tiene que ir aún más lejos en los esfuerzos por luchar contra las presiones sobre la biodiversidad, en particular aquellas provenientes de la agricultura.

México también ha realizado esfuerzos considerables para hacer frente al cambio climático. La Ley General de Cambio Climático aprobada en junio pasado introdujo importantes decisiones y políticas. En 2010 México acogió las negociaciones anuales sobre el cambio climático y su papel de intermediario fue decisivo para la aprobación de los Acuerdos de Cancún.

Nuestro país no tiene metas vinculantes de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) con base en al Protocolo de Kioto, pero al aprobar una serie de metas voluntarias de reducción de emisiones para 2012, 2020 y 2050, sentó un precedente y un ejemplo muy importante para todos los países.

No obstante, si bien México tiene uno de los niveles más bajos de emisiones de CO2 per cápita de la OCDE, la intensidad de carbono y de energía de su economía ha venido aumentando durante la última década. De acuerdo con un estudio reciente, sin medidas adicionales de política pública, las emisiones totales de GEI en México crecerán en un 70% para 2050, en comparación con los niveles del 2000. Este escenario se debe evitar a toda costa.

Para ello se tendrán que tomar decisiones fuertes en los próximos meses en campos estratégicos para el desarrollo sustentable del país. Un caso importante en el que se pueden aplicar acciones inmediatas es el de los subsidios al consumo de la energía y al uso de agua.

Entre 2005 y 2009, México invirtió el 1.7% del PIB en subsidiar la energía, en particular el consumo de combustibles para el transporte y la utilización de electricidad por los hogares y los agricultores. Paradójicamente, la mayor parte de estos subsidios benefician más a los ricos que a los pobres. El 20% de los más pobres de México se benefician sólo de una décima parte, aproximadamente, de los subsidios a la electricidad e incluso menos en el caso de los subsidios de los combustibles para el transporte. Si se sustituyeran estos subsidios indirectos por transferencias directas en efectivo, se podría ayudar a los más pobres, fomentar el uso eficiente de la energía y el agua, y promover un crecimiento verde e incluyente.

El estudio que estamos presentando incluye muchas otras recomendaciones concretas de posibles políticas para avanzar en la protección del medio ambiente. Pero para que estas acciones y nuevas decisiones rindan frutos va a ser necesario fortalecer las instituciones medioambientales significativamente, así como la capacidad de implementación de los cambios.

De nada sirven las reformas o las leyes si no se implementan o si no se cuenta con instituciones eficaces. También va a ser crucial que otras dependencias, como Hacienda, Economía, Energía y Educación, hagan suyo este informe, aprovechándolo como un vehículo de coordinación con la SEMARNAT para que las políticas medioambientales cobren importancia de Estado. Sólo así podremos salvar el medio ambiente y la calidad de vida de este país.

Permítanme ahora pasar al segundo informe que estamos presentando, sobre cómo “Hacer Posible la Reforma de la Gestión del Agua en México”.

Este es otro tema crucial para el presente y el futuro del país. Nuestro cuerpo, nuestros alimentos, nuestro planeta, son primordialmente agua. Nuestra producción industrial se realiza con agua. La manera en que los países están enfrentando sus desafíos de agua, determinará su posición, fortaleza e importancia en las próximas décadas.

En un país como México, con una población que se acercará a los 150 millones de habitantes en 2050, con enormes disparidades territoriales y socio-económicas, con una fuerte exposición a los efectos del calentamiento global y un crecimiento poblacional y económico generado principalmente en las zonas con menor disponibilidad de agua, la gestión del agua se convierte en una política de seguridad nacional.

Durante la pasada década, México ha fortalecido el marco de gestión de sus recursos hídricos y ha aumentado de manera significativa la inversión pública en la infraestructura del agua. El presupuesto de CONAGUA en 2011 fue tres veces más que el de hace 10 años. México cuenta con un marco bien estructurado de gestión de los recursos hídricos, con varias instituciones establecidas a nivel federal y estatal, así como una serie de instrumentos económicos de gran utilidad, desde cargos por extracción hasta mercados del agua.

También tiene además la voluntad política de avanzar en este tema. El programa “Agua 2030” es un ejemplo claro. Con este programa México ha comenzado a elaborar una estrategia de largo plazo y ha generado un nuevo impulso transformador; un impulso para dar pasos sólidos en el diseño e implementación de una política de recursos hídricos más eficaz, integrada y coherente.

Sin embargo, aún quedan muchos pendientes, pues seguimos enfrentando retos muy complejos en materia de gestión del agua.

Por ejemplo, los consejos de las cuencas hidrográficas de México todavía no están en pleno funcionamiento, 20 años después de su creación. Los subsidios a la electricidad para bombear el agua para riego se oponen a los objetivos de las políticas del agua y tienen un impacto catastrófico en el medio ambiente. Estos subsidios ascendieron en 2010 a 6.800 millones de pesos mexicanos, un múltiplo del financiamiento asignado para lograr una infraestructura eficiente del agua. Otro gran reto es reducir la fragmentación de los marcos institucionales para el suministro de servicios.

Ante estos desafíos, nos da mucho gusto que el Pacto por México suscrito por los líderes de los principales partidos políticos a principios de diciembre incluya compromisos para reconsiderar la gestión de los recursos hídricos del país. Para ello será preciso redoblar esfuerzos a fin de aumentar la productividad de los recursos hídricos y la rentabilidad de las políticas del agua, abordar los desafíos que presenta la división de autoridad entre los 3 niveles de gobierno y la gestión de las cuencas hidrográficas  y promover una mayor coherencia de las políticas en la agricultura y la energía.

El país tiene ahora la oportunidad de diseñar su propio modelo de gestión del agua. En su condición de Estado federal, con enormes desigualdades en cuanto a la disponibilidad y la demanda de agua, México se beneficiaría enormemente de un paquete de políticas “hechas a la medida” y fundadas en análisis empíricos. La OCDE está lista para ayudar a México a diseñar este nuevo modelo.

Señoras y Señores:
En materia ambiental, ningún país puede seguir desarrollándose con las mismas prácticas que utilizó en el siglo XX. Es indispensable transformar lo que llamamos el “metabolismo industrial” de nuestras economías. México ha realizado esfuerzos encomiables para transitar hacia una nueva fase de crecimiento verde y ahora, con esta nueva administración, tiene la oportunidad de consumar esta transformación e inclusive adquirir un liderazgo internacional en la materia.

Confiamos en que estos dos informes permitirán que México refuerce su política ambiental y de recursos hídricos a favor de una mejor calidad de vida para los mexicanos y un planeta más limpio. La OCDE está lista para seguir apoyando a México en la implementación de mejores políticas ambientales para una vida mejor.

Muchas gracias

 

 

 

Also Available

Countries list

  • Afghanistan
  • Albania
  • Algeria
  • Andorra
  • Angola
  • Anguilla
  • Antigua and Barbuda
  • Argentina
  • Armenia
  • Aruba
  • Australia
  • Austria
  • Azerbaijan
  • Bahamas
  • Bahrain
  • Bangladesh
  • Barbados
  • Belarus
  • Belgium
  • Belize
  • Benin
  • Bermuda
  • Bhutan
  • Bolivia
  • Bosnia and Herzegovina
  • Botswana
  • Brazil
  • Brunei Darussalam
  • Bulgaria
  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Cambodia
  • Cameroon
  • Canada
  • Cape Verde
  • Cayman Islands
  • Central African Republic
  • Chad
  • Chile
  • China (People’s Republic of)
  • Chinese Taipei
  • Colombia
  • Comoros
  • Congo
  • Cook Islands
  • Costa Rica
  • Croatia
  • Cuba
  • Cyprus
  • Czech Republic
  • Côte d'Ivoire
  • Democratic People's Republic of Korea
  • Democratic Republic of the Congo
  • Denmark
  • Djibouti
  • Dominica
  • Dominican Republic
  • Ecuador
  • Egypt
  • El Salvador
  • Equatorial Guinea
  • Eritrea
  • Estonia
  • Ethiopia
  • European Union
  • Faeroe Islands
  • Fiji
  • Finland
  • Former Yugoslav Republic of Macedonia (FYROM)
  • France
  • French Guiana
  • Gabon
  • Gambia
  • Georgia
  • Germany
  • Ghana
  • Gibraltar
  • Greece
  • Greenland
  • Grenada
  • Guatemala
  • Guernsey
  • Guinea
  • Guinea-Bissau
  • Guyana
  • Haiti
  • Honduras
  • Hong Kong, China
  • Hungary
  • Iceland
  • India
  • Indonesia
  • Iraq
  • Ireland
  • Islamic Republic of Iran
  • Isle of Man
  • Israel
  • Italy
  • Jamaica
  • Japan
  • Jersey
  • Jordan
  • Kazakhstan
  • Kenya
  • Kiribati
  • Korea
  • Kuwait
  • Kyrgyzstan
  • Lao People's Democratic Republic
  • Latvia
  • Lebanon
  • Lesotho
  • Liberia
  • Libya
  • Liechtenstein
  • Lithuania
  • Luxembourg
  • Macao (China)
  • Madagascar
  • Malawi
  • Malaysia
  • Maldives
  • Mali
  • Malta
  • Marshall Islands
  • Mauritania
  • Mauritius
  • Mayotte
  • Mexico
  • Micronesia (Federated States of)
  • Moldova
  • Monaco
  • Mongolia
  • Montenegro
  • Montserrat
  • Morocco
  • Mozambique
  • Myanmar
  • Namibia
  • Nauru
  • Nepal
  • Netherlands
  • Netherlands Antilles
  • New Zealand
  • Nicaragua
  • Niger
  • Nigeria
  • Niue
  • Norway
  • Oman
  • Pakistan
  • Palau
  • Palestinian Administered Areas
  • Panama
  • Papua New Guinea
  • Paraguay
  • Peru
  • Philippines
  • Poland
  • Portugal
  • Puerto Rico
  • Qatar
  • Romania
  • Russian Federation
  • Rwanda
  • Saint Helena
  • Saint Kitts and Nevis
  • Saint Lucia
  • Saint Vincent and the Grenadines
  • Samoa
  • San Marino
  • Sao Tome and Principe
  • Saudi Arabia
  • Senegal
  • Serbia
  • Serbia and Montenegro (pre-June 2006)
  • Seychelles
  • Sierra Leone
  • Singapore
  • Slovak Republic
  • Slovenia
  • Solomon Islands
  • Somalia
  • South Africa
  • South Sudan
  • Spain
  • Sri Lanka
  • Sudan
  • Suriname
  • Swaziland
  • Sweden
  • Switzerland
  • Syrian Arab Republic
  • Tajikistan
  • Tanzania
  • Thailand
  • Timor-Leste
  • Togo
  • Tokelau
  • Tonga
  • Trinidad and Tobago
  • Tunisia
  • Turkey
  • Turkmenistan
  • Turks and Caicos Islands
  • Tuvalu
  • Uganda
  • Ukraine
  • United Arab Emirates
  • United Kingdom
  • United States
  • United States Virgin Islands
  • Uruguay
  • Uzbekistan
  • Vanuatu
  • Venezuela
  • Vietnam
  • Virgin Islands (UK)
  • Wallis and Futuna Islands
  • Western Sahara
  • Yemen
  • Zambia
  • Zimbabwe
  • Topics list