Secretary-General

Presentación del estudio de la OCDE sobre Datos Abiertos del Sector Público en México

 

Palabras de Angel Gurría,

Secretario General, OCDE

22 de junio de 2016

Cancún, México

(As prepared for delivery)

 

 

Estimada Coordinadora Lagunes, Secretario Guajardo, Secretario Andrade, Doctor Eduardo Sojo, Señoras y Señores,

 

Me da mucho gusto presentar el Estudio de la OCDE sobre Datos Abiertos del Sector Público en México en el marco de nuestra Reunión Ministerial sobre la Economía Digital. Quisiera agradecer a la Coordinadora de la Estrategia Digital Nacional y al Secretario de la Función Pública por su apoyo para llevar a cabo este estudio e impulsar la agenda de gobierno digital en México.

 

Una herramienta para el crecimiento incluyente

 

La transformación digital es un fenómeno que está teniendo un impacto profundo sobre el funcionamiento de nuestras economías, nuestras sociedades y nuestras culturas y los gobiernos juegan un papel clave para convertir este proceso en un motor de crecimiento incluyente y bienestar. La puesta en marcha de una política sólida de datos abiertos es una de las medidas que pueden contribuir a este objetivo.

 

La divulgación de la información del sector público a través de datos abiertos y una mejor difusión de las tecnologías digitales son cruciales para que la totalidad del ciclo de formulación de políticas sea más abierto e inclusivo. El gobierno digital puede ser también un medio para ofrecer un acceso más equitativo a los servicios públicos, mientras que la divulgación de la información del sector público en forma de datos abiertos puede estimular la innovación y el emprendimiento y crear nuevas oportunidades económicas.

 

Varios países de la OCDE han puesto en marcha iniciativas sobre datos de gobierno abierto que muestran los beneficios de estas políticas. En Estados Unidos, diversas compañías están aprovechando los datos publicados por el sector público – por ejemplo por la Oficina de Patentes y Marcas Registradas – y cruzándola con otras bases de datos para desarrollar análisis de mercado más detallados que después pueden informar las decisiones de otras empresas.

 

En México, una pequeña empresa llamada “Alerta MX” ha utilizado datos publicados por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) para informar a ciudadanos en zonas de riesgo sobre los riesgos de desastre natural y demás fenómenos meteorológicos extremos como la actividad volcánica. 

 

Según los resultados de la encuesta OCDE sobre datos abiertos del sector público, 27 países de la OCDE reconocen el potencial de los datos abiertos para impulsar el crecimiento económico, y consideran esta cuestión como una de sus prioridades. Por ello resulta indispensable dar continuidad a los esfuerzos llevados a cabo hasta el momento. 

 

 

El caso de México: avances y desafíos  

 

México ha llevado a cabo importantes esfuerzos en la promoción del gobierno abierto. La Estrategia Nacional de Datos Abiertos de México busca impulsar una transformación real del sector público y asegurar que desempeñe una función esencial como dinamizador de la economía digital.

 

El compromiso manifestado por el Gobierno Mexicano con la apertura de los datos del sector público se refleja en la posición que México ocupa en el Índice de la OCDE de datos públicos abiertos, útiles y reutilizables, el Índice OURdata. México se encuentra entre los diez primeros países de la OCDE, por encima de la media de la OCDE y a escasa distancia de los países más destacados, como Estados Unidos y Canadá.

 

Estos son avances muy importantes. Sin embargo, México sigue enfrentando desafíos importantes en la apertura de su sector público. Permítanme destacar tres desafíos cruciales.

 

En primer lugar, el gobierno abierto beneficia solo a una parte de los mexicanos. México debe reducir su brecha digital y proveer a su población con las habilidades necesarias en materia de educación digital. Sólo el 42% de los mexicanos utiliza el internet, frente a un promedio OCDE de 81%. Si bien entre los jóvenes de 16 a 24 años la situación mejora ligeramente, la brecha sigue siendo amplia: sólo el 70% de los jóvenes mexicanos utiliza el internet, muy por debajo del promedio OCDE de 96%.

 

En segundo lugar, las iniciativas de datos y gobierno abiertos en México aún no están plenamente integradas. Esto reduce su impacto y dificulta que México se consolide como un Estado abierto, en donde los principios de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana se extienden a todos los ministerios y niveles de gobierno  y son aplicados en estrecha colaboración con los Poderes Judicial y Legislativo.

 

Tercero, México debe mejorar la sincronía entre los objetivos de la Política Nacional de Datos Abiertos y las estrategias de datos abiertos que existen en las distintas instituciones del sector público. Mucha de la información publicada responde a la necesidad de transparencia pero su utilidad para mejorar el desarrollo económico y la participación ciudadana aún no se explota plenamente.

 

Recomendaciones de la OCDE

 

Para hacer frente a estos desafíos y extender los logros alcanzados en materia de datos abiertos, la OCDE recomienda mantener el arreglo institucional actual impulsado por la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional en la Oficina de la Presidencia y establecer un mecanismo de financiamiento regular para la Política Nacional de Datos Abiertos.

 

Asimismo, es importante que México utilice la Red de México Abierto para desarrollar iniciativas de datos abiertos a nivel local. Estas iniciativas son cruciales para promover la colaboración e intercambio de buenas prácticas entre gobiernos locales y conectar a dichos gobiernos con el ecosistema de datos abiertos a nivel internacional, lo cual, entre otras cosas, podría facilitar el monitoreo e implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible hacia 2030.

 

Otra acción relevante es incrementar la disponibilidad de datos orientados a los negocios y desarrollar una comunidad de negocios bien capacitada e innovadora que pueda aprovecharlos, con lo cual el gobierno federal y los gobiernos locales podrían detonar el potencial de los datos abiertos para impulsar el crecimiento incluyente, el emprendimiento y la innovación.

 

Por último, debemos considerar que las iniciativas de datos abiertos no terminan con la publicación de la información. Eso es sólo el principio. La intervención pública en la reutilización de los datos abiertos es decisiva para crear valor y encontrar soluciones innovadoras e inclusivas a las necesidades públicas.

 

México necesita seguir cultivando y desarrollando un ecosistema de datos abiertos activo y dinámico, que fomente la capacidad y el deseo de reutilizar los datos abiertos. Esto podría estimular la economía digital entre servidores públicos, emprendedores sociales, empresarios, periodistas, ciudadanos y jóvenes en todo el país y les permitiría participar de manera más activa en el mercado digital global. Todo ello debe lograrse garantizando siempre la protección de los datos personales y sensibles, lo cual también es uno de los temas centrales de esta Reunión Ministerial.

 

Señoras y Señores,

 

Un gobierno abierto al escrutinio público es un gobierno más confiable, más seguro de sí mismo, más fuerte. La apertura de los datos del gobierno es un catalizador de desarrollo económico y social pero también un instrumento muy poderoso para recuperar la confianza en nuestros gobiernos.

 

El Gobierno Mexicano, bajo el liderazgo de la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional y la Secretaría de la Función Pública ha avanzado considerablemente en la adopción de políticas e iniciativas de datos abiertos. Demos continuidad a estos esfuerzos y sigamos impulsando la agenda digital para convertirla en un mecanismo de inclusión, dinamismo y creatividad.

 

¡Cuenten con todo el apoyo de la OCDE para seguir desarrollando mejores políticas de datos abiertos para una vida mejor! ¡Muchas gracias!

 

 

Related Documents