Secretary-General

Perspectivas de la Economía Española: Hacia un Modelo de Recuperación Sólido y Sostenible

 

Palabras de  Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, Foro Nueva Economía, 15 de julio de 2013, Madrid, España

 

Señoras y señores:


Es para mí un placer acompañarles hoy. Gracias Enrique por tus calurosas palabras de introducción, y gracias también al Foro Nueva Economía por la amable invitación.


Quisiera compartir con ustedes nuestras perspectivas sobre el panorama económico en España, haciendo especial hincapié en las políticas que, a nuestro juicio, pueden ayudar a salir de una vez por todas de la crisis y atajar el problema del desempleo. Pero también hablaré de los factores que creemos fundamentales para garantizar una recuperación sostenible, que haga posible una sociedad más incluyente. Porque la economía debe estar al servicio de la sociedad y de los ciudadanos.

La situación económica actual: signos alentadores

Comencemos por la situación actual. Pese lo incierto del contexto global, hay signos alentadores de que la economía española ha venido corrigiendo sus desequilibrios estructurales. Por un lado, los costes laborales unitarios están reduciendo su brecha con economías como la alemana, algo fundamental para reforzar la competitividad. Por el otro, los resultados recientes de las exportaciones se cuentan entre los mejores de la eurozona y la balanza exterior ha pasado de un déficit superior al 10% a un superávit. Son signos muy alentadores.

Más noticias positivas: España está reduciendo su déficit público y avanzando en el saneamiento del sector bancario. Algunos indicadores recientes sugieren también que la recesión se está atenuando. Vemos, pues, motivos para el optimismo. La OCDE prevé que el PIB nacional crezca en torno al 0.4% en 2014, y consideramos probable que la reactivación comience antes de que concluya este año. Asimismo, tanto los hogares como las empresas están avanzando en la reducción de su endeudamiento.


Para llegar a este punto, se han tenido que tomar decisiones difíciles pero muy necesarias, sin las cuales la crisis habría sido más profunda y prolongada, y hoy estaríamos hablando de un escenario menos alentador. Aquí me gustaría reiterar una idea clave: hay que mantener el compromiso con estas reformas, porque aunque comenzamos a ver la luz al final del túnel todavía no hemos salido de él. Relajar los objetivos, ahora que estamos tan cerca de la meta, implicaría haber puesto un parche al problema, cuando en realidad tenemos al alcance de la mano el darle una solución.

El principal objetivo: empleo, empleo y más empleo

No obstante, la situación sigue siendo muy difícil para muchas familias. De nada nos sirve que la economía crezca si no genera empleo y oportunidades para todos, especialmente los que más han sufrido con la crisis.

Para sentar las bases de una economía sólida y sostenible tenemos, por tanto, que atajar de una vez por todas la lacra del paro, que sigue siendo la gran asignatura pendiente. Al igual que no habrá empleo sin recuperación, tampoco habrá recuperación sin empleo. Sólo si el crecimiento es incluyente y beneficia a los más vulnerables iremos por el buen camino.
Desde el inicio de la crisis, el número de parados en España se ha incrementado en más de cuatro millones de personas. La tasa de paro es tres veces superior al promedio de la OCDE. Más preocupante, la proporción de los parados de larga duración ha aumentado drásticamente: casi una de cada dos personas desempleadas lleva buscando trabajo desde hace un año o más, lo que conlleva graves riesgos de pérdida de capital humano, desaliento y caída en la pobreza.

Otro aspecto clave es el desempleo juvenil, que  alcanza ya al 56.5% de los jóvenes españoles. También ha crecido el número de “ninis", jóvenes que ni estudian ni trabajan: un 24% de los españoles entre 15 y 29 años se encuentra ya en esta categoría, frente a la media del 16% en la OCDE. Esta es una tragedia.


¿Qué hacer? Buena parte de la solución radica en el crecimiento y la recuperación de la demanda agregada. Pero para atajar de una vez por todas los problemas estructurales se necesita también fomentar un mercado laboral más reactivo, que esté respaldado por un conjunto eficaz de políticas tanto activas como pasivas que preserven los derechos y garantías del trabajador al tiempo que flexibilizan las condiciones de contratación.

Tenemos que poner a la gente primero, brindando el mejor apoyo a los parados, en particular a los jóvenes y personas con poca o ninguna experiencia laboral. Pero también debería reforzarse la vinculación entre el acceso a las prestaciones y la participación en las políticas de reactivación, y hay que promover el empleo formal frente al no declarado. Es necesario, además, mejorar la eficacia de los servicios de colocación y la coordinación entre las diferentes administraciones.

La OCDE considera que la reforma laboral de 2012 va en la buena dirección al reducir la rigidez y la dualidad que obstaculizan la creación de empleo. Nos complace que el Gobierno nos haya pedido evaluar los efectos de la reforma, que esperamos completar antes de fin de año. Mañana daremos a conocer también el informe Perspectivas del Empleo 2013, que ofrece indicadores actualizados de la evolución y perspectivas del mercado laboral en los países miembros de la OCDE, y analiza el impacto de la legislación de protección del empleo según los diferentes tipos de contrato.

En relación al tema que más nos preocupa, el desempleo juvenil, en nuestra Reunión Ministerial del pasado mayo los 34 países miembros de la OCDE se comprometieron a adoptar las medidas concretas propuestas en nuestro Plan de Acción para la Juventud, para ofrecer a los jóvenes un mejor comienzo en el mercado laboral. Estamos comprometidos a trabajar estrechamente con el Gobierno y los agentes sociales para poner en práctica este plan con arreglo a las especiales circunstancias de España, y colaborar con similares esfuerzos promovidos por la UE, la OIT y el G20. En especial, la experiencia acumulada en materia de habilidades y competencias a través de nuestra Skills Strategy y el citado Plan de Acción puede ser muy valiosa en el desarrollo de la Iniciativa de Empleo Juvenil y en la puesta en práctica de la Garantía Juvenil promovida por Bruselas.

Otro aspecto que nos parece crucial es el apoyo a la pequeña y mediana empresa, que constituyen la mayor fuente de empleos, entre ellos para muchos jóvenes. La creación de empresas sigue siendo demasiado complicada en España en comparación con otros países, y el acceso al crédito bancario es excesivamente restrictivo. Mientras los créditos empresariales cayeron un 8% en España entre 2011 y 2012, la caída fue del 17% para los créditos concedidos a PYMES; en términos absolutos, el valor total de los créditos a corto plazo era la mitad que hace cinco años.

Por ello, y por el papel de las PYMES como motores de crecimiento y de nuevos empleos, es fundamental el apoyo que el Gobierno está dando a este tipo de empresas y a su internacionalización, con el objetivo de capitalizar el proceso de apertura a nuevos mercados que vive la economía española.


Reformas estructurales: ganancias a corto y largo plazo que sientan las bases de un nuevo modelo productivo
En este sentido, y con las lentes de largo alcance puestas, vemos que España está abandonando el modelo basado en la construcción, hacia otro más orientado a las exportaciones. Las empresas españolas están avanzando en la diversificación tanto de sus mercados como de sus productos, que ya no sólo incluyen bienes y turismo, sino también servicios de telecomunicaciones y de negocios. Esto es una muy buena noticia.

El Programa Nacional de Reformas español incluye un calendario de profundas transformaciones que deberían impulsarse sin demora, en colaboración con todas las administraciones e interlocutores sociales. Porque es importante explicar a la ciudadanía que las reformas estructurales dan fruto tanto en el corto como en el largo plazo: no sólo generan ahorro y eficiencia, sino que crean la confianza necesaria para impulsar la actividad y sentar las bases de la economía y la sociedad del futuro.


En esta labor reformista, es importante desplegar esfuerzos para eliminar las trabas a la actividad emprendedora, fomentar la iniciativa empresarial y aumentar la competencia en los mercados, incluidos los servicios de transporte y los servicios profesionales. La reforma de la Administración Pública, que apoyamos y hemos tenido ocasión de discutir esta mañana con la Vicepresidenta, ocupa un lugar central. Medidas como la nueva Ley de Unidad de Mercado suponen también  un paso acertado en la creación de un mercado interno más unificado que ofrezca a las empresas españolas una plataforma más amplia para la exportación.

Además de su evidente internacionalización, cabe preguntarse cuál será la fisonomía de la economía española de aquí a unos años. La apuesta nos parece clara: la innovación, la educación y el crecimiento verde serán los principales motores de la economía del mañana.

España todavía no invierte lo suficiente en investigación, desarrollo e innovación, y debe optimizar la transferencia de tecnología a lo largo del tejido productivo. Conforme mejoren las condiciones de financiación, habrá que canalizar inversiones hacia el sector del conocimiento, en vez de volver a invertir en ladrillo. El Gobierno puede desempeñar un papel importante en este proceso, facilitando una mayor vinculación entre las universidades, los centros de investigación y las empresas.

En este sentido, la clave siempre radica en el mismo elemento: educación, educación y más educación. Una educación basada en la excelencia y la calidad, que cree oportunidades para todos y que facilite la transición de la escuela al trabajo y del trabajo a la escuela, adaptando las capacidades a las necesidades de un mercado laboral cambiante y cada vez más global. Sabemos que sigue siendo rentable estudiar: las tasas de desempleo de las personas que carecen de formación secundaria superior en España (26.4%) casi triplican a las de aquellos que han completado un tercer ciclo (11.6%). También sabemos que es importante invertir en mejorar la calidad, oferta y cobertura de la Formación Profesional, haciéndola más atractiva e integrando mejor los contratos de formación en los planes de estudio.


Por último, una economía basada en el conocimiento necesita poner las consideraciones medioambientales en un lugar destacado de las políticas públicas. Hablar de medioambiente en épocas de crisis no es una frivolidad, sino una necesidad. Sabemos que green (verde) y growth (crecimiento) pueden y deben ir de la mano, y ofrecen buena parte de la solución a la crisis que vivimos. En el caso español, nos parece importante apostar por sectores que crean mayor valor agregado para el resto de la economía, como industrias verdes y energías renovables, así como aumentar el coste de las formas de producción y consumo contaminantes basadas en la utilización intensiva de recursos, en especial carburantes y combustibles fósiles.


Señoras y señores:


Nuestra tarea no consiste únicamente en superar una situación difícil como la actual, sino en hacerlo de la manera correcta, sentando las bases del modelo económico que queremos para el futuro mediante las reformas estructurales que la economía española necesitaba desde hace tiempo.

En este propósito, no olvidemos nunca cuál es nuestro último referente: el ciudadano. Como decía antes, el Gobierno ha lanzado un ambicioso programa de reforma de la administración para acercarse al ciudadano, mejorar la calidad y la eficiencia de los servicios públicos y construir unas instituciones más transparentes y responsables.

Éste es el camino para recuperar la confianza. Tenemos que poner a las personas en el centro de nuestra acción política. Detrás de cada cifra de paro hay un ser humano, una familia, una comunidad que sufre. La crisis ha puesto en evidencia nuestra incapacidad de poner la economía al servicio de las personas, y por ello se resiente la confianza de los ciudadanos en las instituciones. Se trata, como nos recuerda el mandato de la OCDE, de diseñar, promover y poner en práctica “mejores políticas para una vida mejor.”


Muchas gracias.


 

Related Documents

 

OECD Secretary-General in Madrid (15th July 2013)

 

Countries list

  • Afghanistan
  • Albania
  • Algeria
  • Andorra
  • Angola
  • Anguilla
  • Antigua and Barbuda
  • Argentina
  • Armenia
  • Aruba
  • Australia
  • Austria
  • Azerbaijan
  • Bahamas
  • Bahrain
  • Bangladesh
  • Barbados
  • Belarus
  • Belgium
  • Belize
  • Benin
  • Bermuda
  • Bhutan
  • Bolivia
  • Bosnia and Herzegovina
  • Botswana
  • Brazil
  • Brunei Darussalam
  • Bulgaria
  • Burkina Faso
  • Burundi
  • Cambodia
  • Cameroon
  • Canada
  • Cape Verde
  • Cayman Islands
  • Central African Republic
  • Chad
  • Chile
  • China (People’s Republic of)
  • Chinese Taipei
  • Colombia
  • Comoros
  • Congo
  • Cook Islands
  • Costa Rica
  • Croatia
  • Cuba
  • Cyprus
  • Czech Republic
  • Côte d'Ivoire
  • Democratic People's Republic of Korea
  • Democratic Republic of the Congo
  • Denmark
  • Djibouti
  • Dominica
  • Dominican Republic
  • Ecuador
  • Egypt
  • El Salvador
  • Equatorial Guinea
  • Eritrea
  • Estonia
  • Ethiopia
  • European Union
  • Faeroe Islands
  • Fiji
  • Finland
  • Former Yugoslav Republic of Macedonia (FYROM)
  • France
  • French Guiana
  • Gabon
  • Gambia
  • Georgia
  • Germany
  • Ghana
  • Gibraltar
  • Greece
  • Greenland
  • Grenada
  • Guatemala
  • Guernsey
  • Guinea
  • Guinea-Bissau
  • Guyana
  • Haiti
  • Honduras
  • Hong Kong, China
  • Hungary
  • Iceland
  • India
  • Indonesia
  • Iraq
  • Ireland
  • Islamic Republic of Iran
  • Isle of Man
  • Israel
  • Italy
  • Jamaica
  • Japan
  • Jersey
  • Jordan
  • Kazakhstan
  • Kenya
  • Kiribati
  • Korea
  • Kuwait
  • Kyrgyzstan
  • Lao People's Democratic Republic
  • Latvia
  • Lebanon
  • Lesotho
  • Liberia
  • Libya
  • Liechtenstein
  • Lithuania
  • Luxembourg
  • Macao (China)
  • Madagascar
  • Malawi
  • Malaysia
  • Maldives
  • Mali
  • Malta
  • Marshall Islands
  • Mauritania
  • Mauritius
  • Mayotte
  • Mexico
  • Micronesia (Federated States of)
  • Moldova
  • Monaco
  • Mongolia
  • Montenegro
  • Montserrat
  • Morocco
  • Mozambique
  • Myanmar
  • Namibia
  • Nauru
  • Nepal
  • Netherlands
  • Netherlands Antilles
  • New Zealand
  • Nicaragua
  • Niger
  • Nigeria
  • Niue
  • Norway
  • Oman
  • Pakistan
  • Palau
  • Palestinian Administered Areas
  • Panama
  • Papua New Guinea
  • Paraguay
  • Peru
  • Philippines
  • Poland
  • Portugal
  • Puerto Rico
  • Qatar
  • Romania
  • Russian Federation
  • Rwanda
  • Saint Helena
  • Saint Kitts and Nevis
  • Saint Lucia
  • Saint Vincent and the Grenadines
  • Samoa
  • San Marino
  • Sao Tome and Principe
  • Saudi Arabia
  • Senegal
  • Serbia
  • Serbia and Montenegro (pre-June 2006)
  • Seychelles
  • Sierra Leone
  • Singapore
  • Slovak Republic
  • Slovenia
  • Solomon Islands
  • Somalia
  • South Africa
  • South Sudan
  • Spain
  • Sri Lanka
  • Sudan
  • Suriname
  • Swaziland
  • Sweden
  • Switzerland
  • Syrian Arab Republic
  • Tajikistan
  • Tanzania
  • Thailand
  • Timor-Leste
  • Togo
  • Tokelau
  • Tonga
  • Trinidad and Tobago
  • Tunisia
  • Turkey
  • Turkmenistan
  • Turks and Caicos Islands
  • Tuvalu
  • Uganda
  • Ukraine
  • United Arab Emirates
  • United Kingdom
  • United States
  • United States Virgin Islands
  • Uruguay
  • Uzbekistan
  • Vanuatu
  • Venezuela
  • Vietnam
  • Virgin Islands (UK)
  • Wallis and Futuna Islands
  • Western Sahara
  • Yemen
  • Zambia
  • Zimbabwe
  • Topics list