Share

OECD Secretary-General

Lanzamiento Perspectivas Económicas de América Latina 2020: Transformación Digital para una Mejor Reconstrucción

 

Palabras de Angel Gurría

Secretario General, OCDE

24 de septiembre de 2020 - OCDE, Francia

 

 

 

 

Presidente Duque, Presidente Alvarado, Alicia Bárcena, Luis Carranza, Comisaria Jutta Urpilainen, Ministros, señoras y señores:


Me da mucho gusto participar en el lanzamiento del estudio “Perspectivas Económicas de América Latina 2020: Transformación Digital para una Mejor Reconstrucción”.


Quiero agradecer a Colombia por acoger este evento paralelo de la Asamblea General de las Naciones Unidas, así como a la CEPAL, la CAF y la Unión Europea por la excelente colaboración en la preparación del estudio.


La crisis del COVID-19 está teniendo un enorme impacto. Según nuestros últimos análisis, el PIB mundial disminuirá un 4.5% en 2020, antes de recuperarse a un 5% en 2021. En América Latina el impacto será aún más fuerte, como detalló Alicia Bárcena, no solo por las deficiencias estructurales de nuestros sistemas de salud y seguridad social, sino también porque la pandemia llegó en uno de los peores momentos económicos de la región, marcado por bajo crecimiento, baja productividad, altas desigualdades, alta informalidaad y niveles de pobreza en ascenso.


Ahora los gobiernos latinoamericanos tienen que hacer frente a la epidemia, al mismo tiempo que diseñar estrategias de recuperación sintonizadas con los esfuerzos de reforma estructural, para atender los desafíos de largo plazo. Esto es muy difícil. Se requiere de técnica, ciencia y experiencia. Pero también de un uso intensivo de las tecnologías digitales. Los países con mejor preparación digital, muy probablemente sean los primeros en salir de esta crisis.


Por eso este estudio, este esfuerzo conjunto, es tan importante.


Permítanme destacar algunos mensajes claves.


Primero, es fundamental cerrar las brechas de conectividad. La tasa de población conectada a internet en América Latina llegó al 68% en 2018, el doble que en 2010, pero lejos del promedio de la OCDE, que fue de 84% ese mismo año. Además, la conexión a internet del quintil más rico es un 40% mayor que en el quintil más pobre. Esta brecha se acentúa al interior de los países entre la población urbana y rural: en algunos países, el número de usuarios de internet en zonas urbanas es cuatro veces mayor que el de los usuarios en áreas rurales. Debemos invertir en infraestructura digital y fortalecer la competencia del sector para promover un mayor acceso a internet de banda ancha para todos.


Segundo, debemos preparar a los trabajadores para la transformación digital. En varios países de América Latina, más del 20% de los empleos corren un gran riesgo de automatización. Esta es una realidad para la cual no estamos preparados. De hecho, menos de la mitad de los trabajadores de la región tiene experiencia en el uso de computadoras para tareas profesionales básicas. Y menos del 10% usa las tecnologías digitales para tareas más complejas como la programación. La aparición de nuevas formas de trabajo requiere el fortalecimiento de programas de formación continua y del sistema de protección social para fomentar la inclusión en el mercado laboral formal.


Tercero, hay que fortalecer las capacidades digitales del sistema escolar. La educación es la base de una transformación digital incluyente. El cierre de las escuelas durante la pandemia afectó a 154 millones de estudiantes en la región. Y solo un 14% de los estudiantes con menos recursos tiene una computadora conectada a internet en casa, frente al 80% de los estudiantes más ricos. Además, solo un 20% de las escuelas desfavorecidas contaba con una plataforma de apoyo virtual. De igual modo, las brechas de género y los estereotipos también impiden la capacitación digital de las mujeres y afectan su integración en el mercado laboral formal.


Tenemos que aumentar las capacidades digitales en las escuelas, promover el desarrollo temprano de destrezas y habilidades digitales, e incrementar el uso y el acceso de las mujeres a las tecnologías digitales para cerrar las brechas educativas.


Cuarto, la transformación digital tiene que ser parte inherente de los planes nacionales de desarrollo. La transformación digital toca todos los sectores y todos los aspectos de la vida. Por ello debe ser integrada en las Estrategias Nacionales de Desarrollo. Ahora más que nunca, la prioridad es implementación, implementación, implementación. Para ayudar en este proceso, la OCDE ha propuesto el Marco integral del Going Digital Toolkit. Este Marco incluye 7 dimensiones de políticas: el acceso, el uso efectivo, la innovación, el mercado laboral, la prosperidad social, la confianza y la apertura del mercado.


Finalmente, la cooperación internacional también será fundamental para que nuestros países aprovechen la transformación digital al máximo, como lo detalló la Comisaria Europea Jutta Urpilainen. La OCDE está contribuyendo a ello a través de iniciativas como la actualización del marco de tributación internacional de la economía digitalizada, el proyecto “Avanzando hacia lo Digital” (Going Digital), los Principios sobre Inteligencia Artificial, y el análisis sobre “Cómo va la Vida en la Era Digital”. Ponemos al servicio de América Latina todo este conocimiento.

 

Señoras y señores,


América Latina y el Caribe está enfrentando una de las crisis más graves de su historia. Recuerden, las soluciones, las políticas, los programas y las estrategias de recuperación serán tan eficaces como la capacidad digital de cada país. Las tecnologías digitales ayudarán a reconstruir rápido, pero también a reconstruir mejor; construyendo economías más incluyentes y sustentables.


Con el informe Perspectivas Económicas de América Latina 2020, el Centro de Desarrollo de la OCDE, la CEPAL, la CAF y la Unión Europea estamos listos para apoyar el diseño e implementación de políticas estructurales que permitan aprovechar la transformación digital para construir la nueva Latinoamérica próspera, justa y limpia que todas las latinoamericanas y latinoamericanos merecen.


La OCDE está lista para seguir ayudando. Cuenten con nuestro apoyo. Muchas gracias.

 

 

 

Related Documents