Share

OECD Secretary-General

Evento EMnet “Colombia y la OCDE: una alianza para la competitividad”

 

Palabras de Ángel Gurría

Secretario General de la OCDE

25 de octubre de 2019 - Bogotá, Colombia

(Versión para su distribución)

 

Estimado Señor Uribe, Señoras y Señores,


Me da mucho gusto participar en esta edición de EMnet, la red de multinacionales que operan en mercados emergentes. Quiero agradecer al CEO de Bancolombia, Juan Carlos Mora Uribe, y a su equipo, por la cálida bienvenida y por la organización de este importante evento. Gracias también al equipo de EMnet de nuestro Centro de Desarrollo.


En esta ocasión, EMnet se enfocará en la asociación entre la OCDE y Colombia, proyectándola como una alianza para la competitividad.

 

Colombia ha logrado avances importantes 

Fortalecer la competitividad de Colombia es esencial para promover un crecimiento más incluyente y sustentable que permita mejorar el bienestar de las colombianas y los colombianos. Y nos da gusto constatar que el Gobierno Colombiano está comprometido con este objetivo.


Hay que reconocer que Colombia ha registrado un importante progreso económico y social en los últimos años. Entre 2008 y 2018, la economía colombiana creció a una tasa anual promedio de 3.5%, superior al promedio en América Latina . La proporción de la población que vive con menos de 5,5 dólares al día descendió del 43% al 27% . Además, el acuerdo de paz abrió nuevas oportunidades y aspiraciones en materia social y económica, no solo para los ciudadanos, también para el desarrollo empresarial.


La confianza de los inversionistas ha crecido, y el país ha tomado medidas para posicionarse como una nación abierta a los negocios y a la innovación. En 2017, el monto acumulado de Inversión Extranjera Directa superó el 57% del PIB, uno de los más altos de la región y por encima de la media de la OCDE. En efecto, esto supone grandes oportunidades para el desarrollo económico del país. Gracias a la mejora de la conectividad digital y a la adopción de políticas sectoriales específicas, Colombia es actualmente el quinto hub por número de start-ups en América Latina y el cuarto por capital de riesgo.


Estos avances son tanto una fuente como un reflejo del aumento de la competitividad de la economía de Colombia. De hecho, en el Índice Global de Competitividad 2019 del Foro Económico Mundial, Colombia avanzó tres posiciones, alcanzando el mejor nivel en la historia del país en este ranking.


Esto hay que celebrarlo. Pero sobre todo, hay que seguir con el esfuerzo. Colombia sigue enfrentando grandes desafíos económicos y sociales que afectan su competitividad, su productividad, su economía y a su sociedad. Permítanme destacar algunos.

 

Desafíos estructurales que afectan la competitividad

Primero, 27% de la población de Colombia sigue viviendo en condiciones de pobreza, y 39% en condiciones de vulnerabilidad. Además, Colombia tiene uno de los niveles de desigualdad más altos de la OCDE, con un coeficiente de Gini de 0.517 . Otro factor que merma la competitividad de Colombia es el alto nivel de informalidad de la fuerza laboral, cercano al 50%.


Segundo, Colombia sigue teniendo bajos niveles de productividad. La productividad laboral del país es solo un tercio del promedio de la OCDE. Si bien han ha habido avances en sectores como el comercio, las manufacturas y en el sector de servicios, la productividad en gran parte de la economía sigue estando limitada por la fuerte dependencia del sector primario. En 2017 la producción de bienes primarios y de minería representaban el 80% de las exportaciones, solamente 10 % menos que en 1991.


Tercero, los altos niveles de corrupción. A pesar de los importantes esfuerzos dedicados a contenerla, el 86% de la población opina que la corrupción está generalizada, un porcentaje que supera los promedios tanto de la región (74,5%) como de la OCDE (54%). La corrupción desincentiva la inversión y el emprendimiento; afecta el comercio, la calidad de los servicios, y la infraestructura.


Colombia está haciendo esfuerzos para enfrentar estos desafíos. Y la OCDE está lista para ayudar a Colombia a acelerar el proceso. Ayer concluimos dos días de trabajo en el marco de la Conferencia Internacional sobre el Uso de los Indicadores de Bienestar y del Desarrollo Sostenible en las Políticas Públicas de América Latina y el Caribe, con el objetivo de fomentar políticas más incluyentes y centradas en las personas. Pero estos esfuerzos no solo deben venir del sector público: el sector privado también tiene un papel importante. Por eso hemos lanzado nuestra iniciativa Empresas para el Crecimiento Incluyente (Business for Inclusive Growth), en la que empresas internacionales se han comprometido a abordar la desigualdad y promover la diversidad en sus lugares de trabajo. Resolviendo estas cuestiones, se va a fortalecer el crecimiento incluyente, pero también va a mejorar la competitividad de la economía, de las empresas colombianas, de la fuerza laboral.

 

Hay que avanzar en varios frentes

Por ello es crucial apoyar a Colombia a fortalecer la igualdad de oportunidades y la inclusión social mediante el empoderamiento de las mayorías, dotándoles de las habilidades y destrezas que requieren los mercados laborales del siglo XXI. El Centro para las Habilidades de la OCDE y las Estrategias de Habilidades y Destrezas que trabajamos con los Gobiernos nacionales pueden ser de gran ayuda para Colombia. Esto debe de acompañarse de políticas para crear un marco institucional y regulatorio que contribuya cada vez más a la formalización laboral, como lo discutimos ayer en la Conferencia Internacional sobre el Bienestar.


También es necesario continuar fortaleciendo la política de desarrollo territorial, ayudando a los gobiernos locales a adoptar las mejores prácticas internacionales de administración pública. Ya estamos trabajando con el Departamento Nacional de Planeación y a través de nuestros Estudios Territoriales.


El Gobierno colombiano también debería promover una mayor inversión en infraestructuras de calidad, medidas de apoyo a la I+D y a la innovación, políticas de competencia más sólidas y derechos de propiedad intelectual más eficaces. Colombia, como muchos países de la región, tiene que pasar de la adopción de tecnología a la creación de tecnología.


También es indispensable preparar a la población, a las instituciones, a las empresas, para sacar el mayor provecho de la digitalización. El Estudio de la OCDE Going Digital en Colombia, que presenté esta mañana, revela que Colombia sigue teniendo la penetración de banda ancha más baja de los países de la OCDE, con 52 subscripciones móviles y 13 fijas por cada 100 habitantes, en comparación con un promedio de la OCDE de 110 subscripciones móviles y 31 fijas por cada 100 habitantes.


Por último, es fundamental reforzar el estado de derecho y el entramado institucional para elevar la confianza de los inversores y fomentar la inversión. Además, Colombia debiera desarrollar una gobernanza pública y un sistema de justicia más sólidos. Esto es clave no solo para incrementar la legitimidad fiscal y fomentar la Inversión Extranjera Directa, pero también para hacer cumplir el contrato social. El año pasado, el Presidente Duque y yo firmamos un Memorando de Entendimiento en apoyo de la implementación de una Estrategia Nacional Anticorrupción en Colombia, tomando como referencia el Plan de Acción OCDE-ALC y sus recomendaciones en diez ámbitos de políticas públicas.


Estas reformas y políticas requieren un estrecho dialogo entre los sectores público y privado. Por ello, las plataformas de comunicación como EMnet son tan importantes. Los invito a sacarle el mayor provecho a estas discusiones.

 

Señores y Señoras,


La asociación entre Colombia y la OCDE, de la mano del empresariado, puede darle un impulso muy fuerte a la competitividad de Colombia. Pero no olvidemos que la competitividad no es un fin en sí mismo, sino un instrumento para promover la inversión, una inversión responsable; para promover el comercio, un comercio justo y respetuoso del medio ambiente; y el crecimiento, un crecimiento incluyente y sustentable.


Aguardamos con interés e ilusión los últimos pasos para poder dar por finalizado este proceso y trabajar juntos por una Colombia más exitosa y competitiva. No olviden que cuentan con la OCDE para diseñar, desarrollar y poner en marcha mejores políticas para una vida mejor. Muchas gracias.

 

Related Documents